El lío de Pe­ne­lo­pe

PE­NE­LO­PE FI­LLON SU­MÓ 800.000 € POR UN EM­PLEO FIC­TI­CIO CO­MO AYU­DAN­TE PAR­LA­MEN­TA­RIA DE SU MA­RI­DO, QUE HA PE­DI­DO PER­DÓN POR SU ERROR, PERO QUE SE MAN­TIE­NE EN LA CA­RRE­RA PRE­SI­DEN­CIAL FRAN­CE­SA

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - RA­FAEL POCH Pa­rís

En la Odi­sea, Pe­né­lo­pe des­ha­ce por las no­ches el ta­piz que te­je du­ran­te el día pa­ra elu­dir a sus pre­ten­dien­tes, en es­pe­ra de Uli­ses. En el ca­so de Pe­ne­lo­pe Fi­llon, nacida Clar­ke, el ta­piz se ha en­re­da­do y ha cues­tio­na­do la con­ti­nui­dad de su ma­ri­do, el can­di­da­to con­ser­va­dor Fra­nçois Fi­llon, en la ca­rre­ra pre­si­den­cial fran­ce­sa.

En reali­dad ha si­do Fi­llon el te­je­dor de es­te lío que le cu­bre de opro­bio, un en­re­do de empleos fic­ti­cios de es­po­sa e hi­jos re­tri­bui­dos con cer­ca de un mi­llón de eu­ros que fue des­ta­pa­do el 25 de enero por el se­ma­na­rio sa­tí­ri­co Le Ca­nard En­châi­né. Pe­ne­lo­pe nun­ca parece ha­ber ma­ne­ja­do los hi­los. Era so­lo un nom­bre en una nó­mi­na muy bien re­tri­bui­da por ac­ti­vi­da­des apa­ren­te­men­te inexis­ten­tes.

Lo peor de es­te ca­so es que la pro­pia be­ne­fi­cia­ria, a la que su ma­ri­do pre­sen­ta co­mo “ayu­dan­te” par­la­men­ta­ria y se­na­to­rial a lo lar­go de su ca­rre­ra, hi­zo, en el 2007, una inocen­te con­fe­sión com­ple­ta al res­pec­to cuan­do ese da­to no in­tere­sa­ba a nadie y ca­re­cía de to­da re­le­van­cia: “Nun­ca he si­do su asis­ten­te, ni na­da de ese ti­po, tampoco me ocu­po de sus re­la­cio­nes”, le di­jo entonces a una pe­rio­dis­ta bri­tá­ni­ca en un ca­fé de Pa­rís, cuan­do Fi­llon aca­ba­ba de ser nom­bra­do pri­mer mi­nis­tro. Y es que Pe­ne­lo­pe Fi­llon nun­ca hi­zo se­cre­to de su con­di­ción de ama de ca­sa, madre de cin­co hi­jos, in­tere­sa­da en los ca­ba­llos y en el jar­dín de su cam­pes­tre re­si­den­cia.

El cho­que con la ver­sión de su ma­ri­do de que siem­pre fue su in­fa­ti­ga­ble se­cre­ta­ria y ayu­dan­te po­lí­ti­ca de pri­me­ra lí­nea es fron­tal: en 2007, cuan­do ha­ce aque­lla ano­di­na de­cla­ra­ción, Pe­ne­lo­pe lle­va­ba por lo me­nos cin­co años co­bran­do del fondo de 9.000 eu­ros men­sua­les que los dipu­tados fran­ce­ses dis­po­nen pa­ra pa­gar a ayu­dan­tes, fondo que Fi­llon parece ha­ber uti­li­za­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra re­don­dear el in­gre­so fa­mi­liar. Y la guin­da de es­te bo­chor­no­so ca­pí­tu­lo la po­ne el propio Fi­llon al de­nun­ciar todo el asun­to co­mo un “gol­pe de es­ta­do ins­ti­tu­cio­nal”, una cons­pi­ra­ción del Elí­seo pa­ra hun­dir su pro­yec­to po­lí­ti­co des­ti­na­do a sal­var a Francia... Pero, ¿quién es es­te dis­cre­to per­so­na­je que, bien a su pe­sar, da nom­bre al Pe­ne­lo­pe­ga­te fran­cés te­ji­do por un po­lí­ti­co ca­ra­du­ra?

Pe­ne­lo­pe Clar­ke na­ció en 1956 en el seno de una fa­mi­lia de bur­gue­ses ru­ra­les de Ga­les, en la lo­ca­li­dad de Lla­no­ver, 1.300 ha­bi­tan­tes, a unos 40 kilómetros al nor­te de New­port. Su pa­dre, Co­lin Clar­ke, te­nía un bu­fe­te de abo­ga­do en Aber­ga­venny, una lo­ca­li­dad cer­ca­na al­go ma­yor. Su madre, ama de ca­sa. Penny era la ma­yor de los cin­co. Es­tu­dió en la es­cue­la pú­bli­ca lo­cal, lue­go cur­só y aca­bó De­re­cho en Bris­tol. A fi­na­les de los se­ten­ta asis­tió a cla­ses en la Sor­bo­na y allí co­no­ció a Fra­nçois Fi­llon, un chi­co de su mis­ma ex­trac­ción so­cial, hi­jo de un no­ta­rio de pro­vin­cias. El 28 de ju­nio de 1980, Pe­ne­lo­pe y Fra­nçois se ca­sa­ron en la pin­to­res­ca igle­sia de pie­dra de Lla­no­ver, con su cam­pa­na­rio for­ti­fi­ca­do. El chi­co pro­me­tía, era ayu­dan­te de par­la­men­ta­rio y so­lo un año después ya se­ría dipu­tado: el más jo­ven de Francia. Otro her­mano de Fra­nçois se ca­sa­ría mas tar­de con la her­ma­na pe­que­ña de Pe­ne­lo­pe. Fra­nçois y Pe­ne­lo­pe se fue­ron de via­je de no­vios a España en co­che. Ha­cia el fi­nal de las va­ca­cio­nes tu­vie­ron un ac­ci­den­te de trá­fi­co y pa­sa­ron por el hos­pi­tal. Fi­llon ya ha­bía ve­ra­nea­do de ni­ño en España. Su pa­dre no veía con tan ma­los ojos el ré­gi­men de Fran­co, pero en eso cho­ca­ba con su hi­jo y su pro­pia es­po­sa.

El víncu­lo de Pe­ne­lo­pe con su pue­ble­ci­to ga­lés ha des­apa­re­ci­do. Sus pa­dres mu­rie­ron y la ca­sa fa­mi­liar se ven­dió. Nin­guno de sus her­ma­nos vi­ve allá. Ella de­jó de vo­tar a los la­bo­ris­tas pa­ra orien­tar­se ha­cia los con­ser­va­do­res fran­ce- ses. Pe­ne­lo­pe hi­zo su vi­da en Francia. Se pa­só al ca­to­li­cis­mo y los Fi­llon se es­ta­ble­cie­ron en la lo­ca­li­dad de So­les­mes, un pue­blo de 1.200 ha­bi­tan­tes cer­ca de Sa­ble­sur-Sart­he, a 45 kilómetros de Le Mans, don­de el pa­dre de Fi­llon ha­bía si­do no­ta­rio. Ha­ce más de vein­te años, Fi­llon se com­pró allí el bo­ni­to châ­teau de Beau­cé, con ca­tor­ce ha­bi­ta­cio­nes y sie­te hec­tá­reas de par­que, por 440.000 eu­ros. La ca­sa, una fin­ca elegante y sun­tuo­sa, fue va­lo­ra­da en 2013 en 650.000 eu­ros, el pre­cio de un pi­so en la es­pe­cu­la­do­ra Bar­ce­lo­na o de un pe­que­ño apar­ta­men­to de 60 me­tros cua­dra­dos en Pa­rís.

A fi­na­les de ve­rano la fa­mi­lia po­só al com­ple­to pa­ra Pa­ris Match to­man­do el té so­bre el cés­ped con su châ­teau de fondo. En otras to­mas apa­re­cía ella con sus ca­ba­llos y él subido a un vie­jo trac­tor. Ella, él y los cin­co hi­jos; Ma­rie y Char­les, los ma­yo­res, abo­ga­dos, An­toi­ne y Edouard tra­ba­jan­do en las fi­nan­zas, y el pe­que­ño, Ar­naud, de 15 años, ba­chi­ller en un ins­ti­tu­to de Pa­rís.

“La ro­pa, las ac­ti­tu­des, las po­ses, los po­los La­cos­te, los mo­ca­si­nes de ve­rano, las ber­mu­das chics con la me­sa del té ser­vi­da fue­ra... todo eso ener­va, el châ­teau irri­ta, es un signo de do­mi­na­ción de cla­se”, co­men­ta­ba el se­ma­na­rio L’Obs. “Na­da es más in­so­por­ta­ble pa­ra la gen­te en pe­rio­do de cri­sis”, de­cía de aque­lla fa­lli­da ope­ra­ción de ima­gen en un país que cuen­ta con cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas en vi­vien­da pre­ca­ria.

Pe­ne­lo­pe ha si­do bas­tan­te aje­na a todo eso. Cuan­do su ma­ri­do fue nom­bra­do pri­mer mi­nis­tro se tras­la­dó a vi­vir a Pa­rís, pero es en su am­bien­te na­tal ru­ral y pro­vin­ciano don­de parece es­tar a gus­to. Una vez cria­dos los hi­jos, su mun­do son los ca­ba­llos y el jar­dín. Co­mo má­xi­mo las re­la­cio­nes so­cia­les de pro­xi­mi­dad, con otros pro­pie­ta­rios de la co­mar­ca, la mi­sa do­mi­ni­cal y la pe­que­ña po­lí­ti­ca lo­cal. So­lía asis­tir a cier­tas se­sio­nes po­lí­ti­cas mu­ni­ci­pa­les, pero sen­tán­do­se al fondo de la sa­la, ex­pli­ca en la te­le una se­ño­ra que vi­ve en las de­pen­den­cias de su

châ­teau. Esa es to­da la po­lí­ti­ca que se le co­no­ce. Sin em­bar­go, en el es­que­ma fi­nan­cie­ro-fa­mi­liar or­ga­ni­za­do por su ma­ri­do ella co­bró un to­tal de más de 800.000 eu­ros a lo lar­go de va­rios años y sus dos hi­jos ma­yo­res, más de 80.000

Nun­ca hi­zo se­cre­to de su con­di­ción de ama de ca­sa, madre de cin­co hi­jos, in­tere­sa­da en los ca­ba­llos

en po­co más de dos años.

Más de cin­co mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res vie­ron la se­ma­na pa­sa­da el re­por­ta­je de te­le­vi­sión en el que ella con­fe­sa­ba que nun­ca tra­ba­jó co­mo ayu­dan­te de su ma­ri­do. Los Fi­llon, que lo te­nían todo pa­ra ser los pró­xi­mos in­qui­li­nos del Elí­seo, se han me­ti­do en un buen lío. La ma­de­ja de Pe­ne­lo­pe se le ha en­re­da­do por com­ple­to al Uli­ses pre­si­den­cial.

FRAN­CO­IS MO­RI / AP

Pe­ne­lo­pe Fi­llon, en un ac­to po­lí­ti­co en Pa­rís po­co después de que es­ta­lla­ra el es­cán­da­lo por su em­pleo fic­ti­cio co­mo ase­so­ra. Aba­jo, Fi­llon, en un ges­to de apo­yo a su es­po­sa

pe­ne­lo­pe fi­llon

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.