El juez que guia­rá a EE.UU. por la de­re­cha

DE­SIG­NA­DO POR TRUMP PA­RA EL TRI­BU­NAL SU­PRE­MO, YA HA CRI­TI­CA­DO AL PRE­SI­DEN­TE POR SUS ATA­QUES A LOS JUE­CES

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - JOR­DI BARBETA

Neil Gor­such era un ado­les­cen­te de quin­ce años cuan­do el 9 de mar­zo de 1983 su madre, An­ne Gor­such Bur­ford, que ha­bía desa­rro­lla­do una bri­llan­te ca­rre­ra po­lí­ti­ca, tu­vo que di­mi­tir co­mo di­rec­to­ra de la Agen­cia de Pro­tec­ción del Me­dio Am­bien­te (EPA) tras un en­fren­ta­mien­to con los de­mó­cra­tas del Con­gre­so. Neil se in­dig­nó por lo que con­si­de­ra­ba una enor­me in­jus­ti­cia, pero tam­bién le re­pro­chó a su madre que se die­ra por ven­ci­da: “Tu me en­se­ñas­te a no ser un de­ser­tor”, le di­jo, se­gún ha tras­cen­di­do aho­ra. Aquel su­ce­so mar­có la vi­da de Neil Gor­such, que, co­mo sus pa­dres, es­tu­dió De­re­cho. Han pa­sa­do trein­ta años y aho­ra es el can­di­da­to ele­gi­do por Do­nald Trump pa­ra cu­brir la pla­za del Tri­bu­nal Su­pre­mo que que­dó va­can­te tras la muer­te de An­to­nin Sca­lia. No ca­be duda de que su­pe­rará la con­fir­ma­ción del Se­na­do y su nom­bra­mien­to res­ti­tui­rá la ma­yo­ría con­ser­va­do­ra en la ins­ti­tu­ción que mar­ca el rum­bo po­lí­ti­co y mo­ral de Es­ta­dos Uni­dos.

Neil Gor­such na­ció en Den­ver, Co­lo­ra­do, don­de vi­vió su in­fan­cia has­ta que la ca­rre­ra po­lí­ti­ca de su madre le obli­gó a vi­vir la ado­les­cen­cia en Was­hing­ton. En la es­cue­la se­cun­da­ria ya de­mos­tró do­tes de li­de­raz­go, fue ele­gi­do pre­si­den­te de los es­tu­dian­tes y com­pi­tió en de­ba­tes a ni­vel na­cio­nal, pero ya se le de­bía no­tar el ar­dor po­lí­ti­co con­ser­va­dor cuan­do en un anua­rio sa­tí­ri­co de la es­cue­la le de­la­ta­ron –en bro­ma, se ase­gu­ra– co­mo fundador del Fas­cism Fo­re­ver Club (Fas­cis­mo por Siem­pre). Se pre­pa­ró en Geor­ge­town pa­ra in­gre­sar en la Uni­ver­si­dad y em­pe­zó en la Co­lum­bia (Nue­va York), don­de fun­dó el pe­rió­di­co El

Fe­de­ra­lis­ta, que to­da­vía exis­te, y que na­ció co­mo res­pues­ta al pre­do­mi­nio iz­quier­dis­ta en los años 80. En aque­lla épo­ca adop­tó po­si­cio­nes po­lí­ti­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas. Se re­be­ló con­tra la prohi­bi­ción del re­clu­ta­mien­to mi­li­tar en el Cam­pus, se opu­so a las protestas con­tra el apart­heid su­ra­fri­cano y el es­cán­da­lo Irán-Con­tra, y fir­mó un ar­tícu­lo fa­vo­ra­ble a los clu­bes uni­ver­si­ta­rios ex­clu­si­va­men­te mas­cu­li­nos. Aun­que le en­can­ta­ba lle­var la con­tra­ria y en­fren­tar­se a la ma­yo­ría pro­gre, no te­nía in­con­ve­nien­te en com­par­tir con los com­pa­ñe­ros li­be­ra­les las mo­vi­dí­si­mas fies­tas uni­ver­si­ta­rias, sin de­jar por ello de asis­tir pun­tual­men­te a los ser­vi­cios religiosos de la Igle­sia Epis­co­pa­lia­na.

De Co­lum­bia a Har­vard, en la es­cue­la de De­re­cho coin­ci­dió con un ti­po de Chica­go, muy po­pu­lar, al­go ma­yor que él, de nom­bre Ba­rack Oba­ma, con el que man­tu­vo va­rios pi­ques dia­léc­ti­cos pero res­pe­tán­do­se mu­tua­men­te. Es­tu­dian­te bri­llan­te, ob­tu­vo la Be­ca Mars­hall, re­ser­va­da pa­ra la éli­te aca­dé­mi­ca, que le per­mi­tió cur­sar el doc­to­ra­do en Fi­lo­so­fía del De­re­cho en Ox­ford con una te­sis so­bre el sui­ci­dio asis­ti­do y la eu­ta­na­sia.

Ter­mi­na­dos los es­tu­dios, Gor­such ha al­ter­na­do el ser­vi­cio pú­bli­co y el ejer­ci­cio pri­va­do de la abo­ga­cía. Asis­ten­te de jue­ces fe­de­ra­les, ya tra­ba­jó en el Tri­bu­nal Su­pre­mo a las ór­de­nes de los ma­gis­tra­dos By­ron Whi­te y Ant­hony Ken­nedy. A me­dia­dos de los 90, se in­cor­po­ró a un in­fluen­te des­pa­cho de abo­ga­dos de Was­hing­ton DC, has­ta in­cor­po­rar­se al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, ba­jo la pre­si- den­cia de Geor­ge W. Bush, co­mo di­rec­tor ad­jun­to aso­cia­do al fis­cal ge­ne­ral, Robert McCa­llum, car­go que só­lo desem­pe­ño du­ran­te un año, por­que el pre­si­den­te Bush de­ci­dió pro­mo­cio­nar­lo a juez fe­de­ral de un tri­bu­nal de ape­la­cio­nes, un nom­bra­mien­to que no ob­tu­vo una so­la ob­je­ción por par­te de los de­mó­cra­tas del Se­na­do.

De su tra­yec­to­ria co­mo jurista y de las opi­nio­nes que ha ex­pre­sa­do en di­ver­sos de­ba­tes sus­ci­ta­dos, no ca­be duda de que la de­sig­na­ción de Gor­such va a de­can­tar las re­so­lu­cio­nes del Tri­bu­nal Su­pre­mo a favor de las po­si­cio­nes de los gru­pos religiosos que se opo­nen al de­re­cho al abor­to, al ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo y a la eu­ta­na­sia. En­tien­de que la li­ber­tad re­li­gio­sa in­clu­ye el de­re­cho de las per­so­nas a ac­tuar se­gún sus creen­cias y a ale­gar ob­je­ción de con­cien­cia cuan­do, por ejem­plo, una em­pre­sa pro­pie­dad de una ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa de­bía fa­ci­li­tar an­ti­con­cep­ti­vos a sus em­plea­dos, tal co­mo pres­cri­bía la re­for­ma sa­ni­ta­ria co­no­ci­da co­mo Oba­ma­ca­re.

En otros asun­tos po­lí­ti­cos es di­fí­cil en­con­trar una po­si­ción de Go­such que no coin­ci­da con la agen­da po­lí­ti­ca de los re­pu­bli­ca­nos. Aun­que es­ta mis­ma se­ma­na tras­cen­dió que es­tá de­cep­cio­na­do por los co­men­ta­rios “des­mo­ra­li­zan­tes y abo­rre­ci­bles” que el pre­si­den­te Trump ha he­cho so­bre el sis­te­ma judicial y al­gu­nos jue­ces en par­ti­cu­lar.

Neil Gor­such vi­ve con su es­po­sa Loui­se y sus dos hi­jas, Em­ma y Be­lin­da, en una pin­to­res­ca ciu­dad de Co­lo­ra­do, Boul­der. La re­gión se ha ga­na­do me­re­ci­da fa­ma mun­dial por el fes­ti­val de mú­si­ca de las Mon­ta­ñas Ro­co­sas, que to­da­vía con­ti­núa la tra­di­ción hip­pie, y las pis­tas de esquí de Aspen. Gor­such es más ha­bi­tual en lo se­gun­do.

neil gor­such

NURPHOTO / GETTY

El juez Neil Gor­such, con su es­po­sa, Loui­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.