‘MA­DE IN CHI­NA’

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN -

Cuan­do se di­ri­ge a uno de los em­plea­dos de la em­pre­sa de re­par­to, Beth ex­pe­ri­men­ta per­ple­ji­dad e in­dig­na­ción. –Les ha caí­do es­te pa­que­te. –No se lo pue­do co­ger. No, no y no. Cues­tión de se­gu­ri­dad. De pron­to, tie­ne un vestido de una fir­ma que ja­más le ha­bía atraí­do, y me­nos aho­ra. Jun­to a la eti­que­ta blan­ca, con el sím­bo­lo de la mar­ca y el nom­bre en le­tras ne­gras, otra más pe­que­ña que de­la­ta la de­ma­go­gia del pa­dre pre­si­den­te. Ma­de in Chi­na.

La mujer que ha da­do con es­te ha­llaz­go di­ría que se tra­ta de una pren­da de cóc­tel, co­lor ro­sa pa­lo –se­gún la ver­sión ofi­cial, “co­lor ba­llet”–, sin man­gas, lí­nea rec­ta y con dos ador­nos fron­ta­les ver­ti­ca­les de bi­su­te­ría do­ra­da, que se des­cri­ben co­mo “ra­nu­ras de­lan­te­ras ju­gue­to­nas”. Se re­co­mien­da la­var en se­co. Sa­le por 138 dó­la­res. Lo co­mer­cia­li­za Lord & Tay­lor. Pero la com­pra­do­ra, Jes­si­ca R. –nom­bre e ini­cial reales–, lo ha ad­qui­ri­do on li­ne (por eso el en­vío de Fe­dex), con un des­cuen­to que lo de­ja en 103 dó­la­res.

Aquí sur­ge el gran di­le­ma. Beth ha in­ten­ta­do de­vol­ver­lo en vano. Podría con­tac­tar con Jes­si­ca R. (en el pa­que­te apa­re­ce la di­rec­ción de en­tre­ga).

Pero se le ocu­rre otra salida más ac­ti­vis­ta. Co­mo no ha ha­bi­do en­tre­ga, si la com­pra­do­ra re­cla­ma, le en­via­rán otro. Y ella tra­ta­rá de re­cla­mar a la tien­da a fin de re­cu­pe­rar ese dinero. De con­se­guir­lo –el azar exis­te–, lo do­na­rá a una or­ga­ni­za­ción de re­fu­gia­dos o de mu­je­res en lu­cha con­tra las po­lí­ti­cas del nue­vo pre­si­den­te.

Una ma­ne­ra de que Trump sub­ven­cio­ne a los an­ti-Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.