La ac­triz que gri­tó en los Go­ya

LA FUER­ZA DE AL­MA, SU PER­SO­NA­JE EN ‘EL OLI­VO’, DE ICÍAR BO­LLAÍN, LE HA VA­LI­DO A LA JO­VEN AC­TRIZ BAR­CE­LO­NE­SA EL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO EN LOS PRE­MIOS DEL CI­NE CO­MO LA ME­JOR AC­TRIZ RE­VE­LA­CIÓN

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - SAL­VA­DOR LLOPART Bar­ce­lo­na

La ac­triz pro­ta­go­ni­za ‘La lla­ma­da’, ba­sa­do en el mu­si­cal de Ja­vier Am­bros­si y Ja­vier Cal­vo

An­na Cas­ti­llo lan­zó un gri­to cuan­do se co­lo­có fren­te al mi­cró­fono, con el Go­ya en el re­ga­zo. Lue­go otro a mi­tad de sus palabras, más sal­va­je si ca­be. “Ne­ce­si­ta­ba sol­tar ten­sión”, re­cuer­da azo­ra­da la jo­ven, es­pon­tá­nea y vis­ce­ral. Tan suel­ta co­mo parece, qui­zá más. Pero nin­guno de aque­llos dos mo­men­tos de fe­liz fu­ria le im­pi­die­ron que se ol­vi­da­ra de ci­tar a quien que­ría ci­tar en ese mo­men­to tan es­pe­cial: a la gen­te que quie­re, cla­ro. A sus pa­dres, por su­pues­to.

“Us es­ti­mo”, di­jo. “Qué sen­ti­do tie­ne un pre­mio si no pue­des acor­dar­te de aque­llos a quie­nes apre­cias”, di­ce la fla­man­te ga­na­do­ra del Go­ya que la re­co­no­ce co­mo la ac­triz re­ve­la­ción del año por su tra­ba­jo en El oli­vo, de Iciar Bo­llaín.

An­na Cas­ti­llo (Bar­ce­lo­na, 1993) ha sa­bi­do ha­cer de la na­tu­ra­li­dad, eso tan di­fí­cil, su re­cur­so más po­de­ro­so. Tan es­pon­tá­nea co­mo Do­ri­ta, su per­so­na­je en el cu­le­brón te­le­vi­si­vo Amar es pa­ra siem­pre, don­de se dio a co­no­cer al gran pú­bli­co, y tan im­pre­vi­si­ble co­mo Su­sa­na, en el mu­si­cal La lla­ma­da ,de Ja­vier Am­bros­si y Ja­vier Cal­vo. Ellos dos son los Ja­vis, pa­ra los que tam­bién tu­vo sen­ti­das palabras des­de el es­ce­na­rio. “Los Ja­vis son mi fa­mi­lia de Ma­drid”.

“An­na es sú­per”, di­ce Am­bros­si de An­na Cas­ti­llo, qui­zá sin sa­ber que es cier­to: An­na es su­per en el sen­ti­do li­te­ral de la pa­la­bra. Lo fue, al me­nos. Em­pe­zó en Bar­ce­lo­na co­mo par­te del gru­po mu­si­cal sp3, ade­más de for­mar par­te del re­par­to del Club Su­per3 ,el pro­gra­ma in­fan­til de TV3.

Los Ja­vis la eli­gie­ron pa­ra su obra sin ape­nas co­no­cer­la. Tras ad­mi­rar su des­par­pa­jo en Pro­mo­ción fan­tas­ma, aque­lla gam­be­rra­da de Ja­vier Ruiz Cal­de­ra. Am­bros­si con­ti­núa: “An­na es su­per­in­tui­ti­va, su­per­na­tu­ral, y tam­bién su­per­bue­naa­mi­ga. Nacida pa­ra ser ac­triz”, afir­ma el di­rec­tor que, jun­to al otro Ja­vi, tra­ba­ja es­tos días en el mon­ta­je fi­nal del fil­me ba­sa­do pre­ci­sa­men­te en

La lla­ma­da, el mu­si­cal. Una lo­ca his­to­ria que mez­cla sin pro­ble­ma Dios, la vo­ca­ción re­li­gio­sa y la mar­cha tec­no­la­ti­na ju­ve­nil, ese rit­mo sa­bro­són. La ac­triz re­to­ma en el fil­me su pa­pel, el de la fe­liz Su­sa­na. Los di­rec­to­res no sa­ben si se­rá el La La Land a la es­pa­ño­la. Por ellos no que­da­rá. Al me­nos, agi­ta­rá el pa­no­ra­ma, es­tán se­gu­ros. “Ya ve­rán, ya”, di­ce la mi­tad de los Ja­vis, que vuel­ve a ha­blar de su ac­triz con en­tu­sias­mo: “No es una im­pos­to­ra”. Y des­ta­ca el jo­ven di­rec­tor la in­tui­ción na­tu­ral de An­na pa­ra ac­tuar. “Se me­te en el pa­pel y lo rein­ven­ta”.

So­bre es­to la mis­ma An­na tie­ne mu­cho que de­cir: “Nun­ca juz­go a los per­so­na­jes que me to­can en suer­te. Los quie­ro en­ten­der”. De es­ta ma­ne­ra se acer­có a Al­ma, su per­so­na­je en El oli­vo, la pe­lí­cu­la que le ha va­li­do el Go­ya. De­bía ser una jo­ven desen­vuel­ta, de­ci­di­da a que su abue­lo re­cu­pe­re el vie­jo oli­vo cen­te­na­rio de la fa­mi­lia. An­na, co­mo in­tér­pre­te, no reunía el perfil que Bo­llaín bus­ca­ba. Pero, al co­no­cer­la, la di­rec­to­ra cam­bió de opi­nión y se de­ci­dió por ella. Al­ma, co­mo per­so­na­je, era más du­ra y agre­si­va, sin tan­tas re­so­nan­cias emo­cio­na­les co­mo apor­ta la ac­triz. “Me con­quis­tó su ca­ris­ma”, ha re­mar­ca­do en más de una oca­sión la di­rec­to­ra de El oli­vo.

El re­sul­ta­do ha si­do el Go­ya, na­da me­nos. “Lo ten­go en la me­sa del co­me­dor, desa­yu­na, co­me y ce­na con­mi­go, di­ce. “Esa gran ca­be­za me im­po­ne y me es­ti­mu­la, ya ves. Lo veo tan se­ve­ro, con esa mi­ra­da in­ten­sa de Go­ya, co­mo si me vi­gi­la­ra”. Y re­cuer­da cuan­do lle­gó a Ma­drid, con una ma­le­ta en la mano y las ilu­sio­nes nue­vas de trin­ca. Lle­ga­ba a la ca­pi­tal de España pa­ra su­mar­se al re­par­to de Amar es pa­ra

siem­pre, y en Ma­drid se ha que­da­do.“Aquí he apren­di­do mu­cho y soy fe­liz. Pero cuan­do pien­so en ca­sa pien­so en Bar­ce­lo­na”.

Tie­ne dos películas lis­tas pa­ra es­tre­nar, la ci­ta­da La lla­ma­da ,y

Oro, de Agus­tín Díaz Ya­nes, una re­vi­si­ta­ción al si­glo XVI de la con­quis­ta de Amé­ri­ca y a la odi­sea de Lope de Agui­rre, co­mo ya hi­zo Her­zog en su mo­men­to. Aho­ra for­ma pa­re del re­par­to de Drac

Pack, un mu­si­cal que Naw­ja Nim­ri, Al­ba Flo­res y Kim­ber­ley Tell y ella pa­sean de aquí pa­ra allí. Es­tán de gi­ra to­da­vía. Y lue­go, en mar­zo, le es­pe­ra el ro­da­je de Via­je al­re­de­dor del cuar­to de una madre, el de­but en la di­rec­ción de Ce­lia Ri­co. Don­de com­par­ti­rá pro­ta­go­nis­mo con Lo­la Due­ñas. Se­rán madre e hi­ja en la pan­ta­lla. Es­tá en­tu­sias­ma­da con es­ta his­to­ria al lí­mi­te en­tre madre e hi­ja. Y es que la fa­mi­lia es im­por­tan­te pa­ra ella. ¿Re­cuer­dan?: “Us es­ti­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.