La abo­ga­da que cen­su­ra a Evo Mo­ra­les

OBA­MA LA DIS­TIN­GUIÓ CON EL ÚL­TI­MO PRE­MIO MUJER DE CO­RA­JE POR SU IN­TEN­SA LA­BOR POR LAS MU­JE­RES Y LOS DE­RE­CHOS HU­MA­NOS EN BO­LI­VIA

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - SIL­VIA HI­NO­JO­SA Bar­ce­lo­na

Le pu­sie­ron una ca­pu­cha ne­gra pa­ra que no pu­die­ra ver a sus in­te­rro­ga­do­res. Su hi­ja de dos años, sen­ta­da en su re­ga­zo, se pu­so a llo­rar en cuan­to vio lo que ve­nía. “Que­rían que de­la­ta­ra a mis com­pa­ñe­ros, pero yo no co­no­cía a nadie, siem­pre me ha­bían di­cho que era me­jor que no apren­die­ra nom­bres ni nú­me­ros”, re­cuer­da Ju­lie­ta Mon­ta­ño, abo­ga­da bo­li­via­na, fe­mi­nis­ta y ac­ti­vis­ta de de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te más de cua­ren­ta años, que fue se­cues­tra­da y en­car­ce­la­da en dos oca­sio­nes por los go­bier­nos mi­li­ta­res de su país, a los que se enfrentó. Hoy, con 70 años, en re­co­no­ci­mien­to a su lu­cha y tam­bién al im­pul­so de cam­bios le­gis­la­ti­vos cla­ve en Bo­li­via, des­de la Ofi­ci­na Ju­rí­di­ca de la Mujer, la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma la dis­tin­guió en el 2015 con uno de los pre­mios in­ter­na­cio­na­les Mujer de Co­ra­je, los úl­ti­mos con­ce­di­dos.

Mon­ta­ño ha es­ta­do es­ta se­ma­na en Bar­ce­lo­na, don­de vi­ven dos de sus cua­tro hi­jos. Una es la niña que estuvo de­te­ni­da con ella y que ya se ha li­cen­cia­do en Co­mu­ni­ca­ción. “El te­ra­peu­ta al que con­sul­tó di­jo que no su­fría nin­gún trau­ma”, aña­de ali­via­da. En la ca­pi­tal ca­ta­la­na, Ju­lie­ta Mon­ta­ño man­ten­drá el miér­co­les un diá­lo­go so­bre la pér­di­da de la inocen­cia en la in­fan­cia con el es­cri­tor me­xi­cano Juan Pa­blo Vi­lla­lo­bos, en el mar­co de los en­cuen­tros de Ca­sa Amè­ri­ca Ca­ta­lun­ya.

Des­de que fue dis­tin­gui­da con el pre­mio del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos, es­ta abo­ga­da ha con­se­gui­do un buen al­ta­voz pa­ra la lu­cha por los de­re­chos hu­ma­nos, su cau­sa, que man­tie­ne ac­ti­va. Muy crí­ti­ca con el Gobierno de Evo Mo­ra­les, le acu­sa de ha­ber di­la­pi­da­do el am­plio apo­yo po­pu­lar que ob­tu­vo y de re­cu­rrir “al dis­cur­so del odio y el in­ten­to de so­me­ti­mien­to de todo”. Es­ta se­ma­na, sin ir más le­jos, la Asam­blea de De­re­chos Hu­ma­nos de Bo­li­via anun­ció que pre­sen­ta­rá de­nun­cia for­mal an­te las Na­cio­nes Uni­das y la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos con­tra el Gobierno de Mo­ra­les y las or­ga­ni­za­cio­nes afi­nes al ofi­cia­lis­mo, por vio­len­cia po­lí­ti­ca ejer­ci­da con­tra su pre­si­den­ta, Am­pa­ro Car­va­jal, y la en­ti­dad.

“Es­toy muy preo­cu­pa­da –va­lo­ra Mon­ta­ño– por­que en el país que­da­mos muy po­cas or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos in­de­pen­dien­tes y el po­der siem­pre tie­ne la ten­ta­ción de vio­len­tar los de­re­chos”. La abo­ga­da de­nun­cia tam­bién la in­gra­ti­tud ha­cia la ci­ta­da Am­pa­ro Car­va­jal, “una ex­mon­ja ca­ta­la­na que de­jó el con­ven­to pero se en­tre­gó a la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos y se ju­gó el pe­lle­jo por vi­si­tar a los pre­sos, lle­var men­sa­jes en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes que es­tu­vi­mos en la re­sis­ten­cia, vi­si­tar a lí­de­res clan­des­ti­nos y aho­ra vie­ne el Gobierno y al no po­der so­me­ter­la fue­ron a por ella”.

Pe­se a todo, Ju­lie­ta Mon­ta­ño ase­gu­ra que es mu­cho lo que se ha avan­za­do en de­re­chos de la mujer. “Cuan­do em­pe­zó nues­tra lu­cha lo me­nos que nos lla­ma­ban era lo­cas y les­bia­nas, pero ga­na­mos la com­pli­ci­dad de la gen­te”, ase­gu­ra. Des­de la Ofi­ci­na Ju­rí­di­ca de la Mujer, la or­ga­ni­za­ción que creó en 1985, fue­ron las pri­me­ras en cues­tio­nar el en­fo­que an­dro­cén­tri­co que te­nía la le­gis­la­ción bo­li­via­na, aun­que des­de 1967 se ha­bla­ba de igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res. “Pero ese con­cep­to de igual­dad pre­ten­día que las mu­je­res nos pa­re­cié­ra­mos a los hom­bres”, apun­ta. Cues­tio­na­ron la le­gis­la­ción, hi­cie­ron pro­pues­tas y a lo lar­go de trein­ta años han lo­gra­do que se fue­ran in­cor­po­ran­do las re­for­mas a ese sis­te­ma pa­triar­cal. “Ha ha­bi­do un avan­ce muy gran­de, so­bre todo so­cial y cul­tu­ral, pero aho­ra nos en­fren­ta­mos con que no hay un trán­si­to de lo for­mal a lo real, no hay in­ver­sión en jus­ti­cia pa­ra que se apli­quen las le­yes y peor aún, el ór­gano judicial es­tá coop­ta­do por el ór­gano eje­cu­ti­vo, res­pon­de a sus exi­gen­cias, y el mi­nis­te­rio pú­bli­co es más un ór­gano re­pre­sor que de de­fen­sa de la sociedad, ahí ha ha­bi­do un re­tro­ce­so”, de­nun­cia.

Pero Ju­lie­ta no se rin­de. “Ne­ce­si­ta­mos mu­je­res em­po­de­ra­das y hom­bres que sean nues­tros alia­dos por­que a ellos tam­bién les ha­ce da­ño el ma­chis­mo”, ase­gu­ra.

Du­ran­te años im­pul­só cam­bios le­gis­la­ti­vos cla­ve, “pero aho­ra la jus­ti­cia obe­de­ce al Gobierno”, de­nun­cia

ANA JI­MÉ­NEZ

Ju­lie­ta Mon­ta­ño, fo­to­gra­fia­da el pa­sa­do miér­co­les en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.