La cor­te ce­les­tial

Via­je a los ce­re­zos en flor

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN -

AB­DI­CA­CIÓN

FOR­ZO­SA

El fe­nó­meno ape­nas du­ra una se­ma­na al año pero es uno de los sím­bo­los de Ja­pón. En­tre la úl­ti­ma se­ma­na de mar­zo y la pri­me­ra de abril los ce­re­zos florecen y los ja­po­ne­ses celebran el ha­na­mi (con­tem­pla­ción de las flo­res) y ocu­pan los jar­di­nes ma­ra­vi­llán­do­se por un es­pec­tácu­lo tan be­llo co­mo efí­me­ro. Los ja­po­ne­ses con­si­de­ran el ha­na­mi una me­tá­fo­ra de la vi­da: lu­mi­no­sa y be­lla pero tam­bién frá­gil y pa­sa­je­ra. Los em­pe­ra­do­res de Ja­pón in­vi­ta­ron a los Re­yes a rea­li­zar su pri­me­ra vi­si­ta de Es­ta­do coin­ci­dien­do con la flo­ra­ción de los ce­re­zos; el año pa­sa­do tu­vo que sus­pen­der­se el via­je de­bi­do a la in­te­ri­ni­dad del Gobierno pero es­ta pri­ma­ve­ra, por fin, Fe­li­pe y Le­ti­zia po­drán dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo na­tu­ral y ade­más en los jar­di­nes del pa­la­cio im­pe­rial.

Ade­más de ce­re­zos en flor, los Re­yes se en­con­tra­rán con un em­pe­ra­dor en vías de ab­di­ca­ción. Akihi­to, de 83 años, anun­ció el pa­sa­do ve­rano que de­bi­do a su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud pe­día al país que con­si­de­ra­ra la po­si­bi­li­dad de au­to­ri­zar­le a ce­der su pues­to, pero su de­seo no pue­de ha­cer­se reali­dad por el mo­men­to ya que, a di­fe­ren­cia de lo ocu­rri­do con los an­te­rio­res re­yes de Ho­lan­da, Bél­gi­ca y España, en Ja­pón ab­di­car no es tan fá­cil.

La Cons­ti­tu­ción no con­tem­pla que el em­pe­ra­dor aban­do­ne vo­lun­ta­ria­men­te el trono y se pre­ci­sa una ley es­pe­cial que de­be pre­sen­tar el Gobierno y apro­bar el Par­la­men­to ja­po­nés. To­tal, se cal­cu­la que el em­pe­ra­dor Akihi­to no po­drá ha­cer efec­ti­va su ab­di­ca­ción al me­nos has­ta la pri­ma­ve­ra del 2019. Le que­dan dos ha­na­mis.

Akihi­to fue pro­cla­ma­do em­pe­ra­dor el mes de no­viem­bre de 1990, casi dos años después del fa­lle­ci­mien­to de su pa­dre, Hi­rohi­to, quien en 1945, tras la de­rro­ta de Ja­pón en la Se­gun- da Gue­rra Mun­dial, se li­bró de una ab­di­ca­ción for­zo­sa. El ge­ne­ral Dou­glas McArt­hur, re­pre­sen­tan­do a los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos, le per­do­nó la vi­da a Hi­rohi­to, quien ade­más tu­vo que ad­mi­tir que no te­nía na­tu­ra­le­za di­vi­na. Akihi­to es el úni­co mo­nar­ca y je­fe de Es­ta­do del mun­do que os­ten­ta el tí­tu­lo de em­pe­ra­dor pero pro­ba­ble­men­te sea quien me­nos atri­bu­tos tie­ne. Y no por­que, co­mo to­dos los mo­nar­cas cons­ti­tu­cio­na­les, esté so­me­ti­do al po­der po­lí­ti­co sino por­que tie­ne, ade­más, que se­guir las di­rec­tri­ces de la po­de­ro­sa Agen­cia de la Ca­sa Im­pe­rial. Los es­tric­tos funcionarios de es­te or­ga­nis­mo, equi­va­len­te a la Ca­sa del Rey, son quie­nes mar­can el com­por­ta­mien­to de la fa­mi­lia im­pe­rial con una ri­gi­dez que no ad­mi­te con­tem­pla­cio­nes.

Si el em­pe­ra­dor es­tá en ma­nos del Gobierno ja­po­nés pa­ra po­der ab­di­car, la fra­gi­li­dad de la su­ce­sión al trono no ayu­da a pa­sar el turno. El prín­ci­pe Na­ruhi­to, de 56 años, se­rá el pró­xi­mo em­pe­ra­dor e in­me­dia­ta­men­te se tie­ne que nom­brar un he­re­de­ro que no se­ría su hi­ja, Ai­ko, de 15 años, por­que en Ja­pón ri­ge la ley sá­li­ca, sino su her­mano, el prín­ci­pe Akis­hino, de 51 años, pa­dre a su vez del prín­ci­pe Hi­sahi­to, de 10 años, el úni­co nie­to va­rón del ac­tual em­pe­ra­dor.

El ni­ño fue con­ce­bi­do pa­ra sal­var el trono im­pe­rial después de que que­da­ra cla­ro que la prin­ce­sa Ma­sa­ko no po­día te­ner más hi­jos y que su úni­ca hi­ja, la prin­ce­sa Ai­ko, la na­tu­ral su­ce­so­ra de Na­ruhi­to nun­ca lle­ga­ría al trono por las su­ce­si­vas ne­ga­ti­vas tan­to de la agen­cia im­pe­rial co­mo de los di­fe­ren­tes go­bier­nos ja­po­ne­ses a per­mi­tir que una mujer sea pro­cla­ma­da em­pe­ra­triz. La de­li­ca­de­za de los ce­re­zos en flor y las tan­tas y tan­tas cos­tum­bres ja­po­ne­sas con­tras­tan con la ri­gi­dez de sus con­vic­cio­nes.

FRA­GI­LI­DAD SU­CE­SO­RIA

GTRES

La fa­mi­lia im­pe­rial de Ja­pón, en la úl­ti­ma fo­to ofi­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.