PRE­SI­DEN­TA DE LA COR­TE PE­NAL IN­TER­NA­CIO­NAL

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - SAL­VA­DOR ENGUIX

“Al­gu­nas ten­den­cias po­pu­lis­tas pue­den cues­tio­nar los va­lo­res de la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal”

Abo­ga­da, jue­za y di­plo­má­ti­ca, Sil­via Fer­nán­dez na­ció en Ar­gen­ti­na ha­ce 62 años y des­de ha­ce dos pre­si­de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal. La se­ma­na pa­sa­da par­ti­ci­pó en Va­len­cia en la 8.ª Asam­blea Ge­ne­ral del Co­le­gio de Abo­ga­dos Pe­nal In­ter­na­cio­nal.

¿Qué balance rea­li­za de sus dos años al fren­te de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal (CPI)?

Cuan­do fui nom­bra­da en el 2015 me mar­qué co­mo prio­ri­dad esen­cial pa­ra la CPI me­jo­rar su efi­cien­cia y su efec­ti­vi­dad. Es­to ha im­pli­ca­do ace­le­rar pro­ce­di­mien­tos, me­jo­rar la ad­mi­nis­tra­ción de la ins­ti­tu­ción, la go­ber­nan­za in­ter­na y ace­le­rar los pro­ce­sos. En es­te sen­ti­do es­toy sa­tis­fe­cha. Pa­ra lo­grar­lo los ór­ga­nos del al­to tri­bu­nal –jue­ces, fis­ca­les y se­cre­ta­ría– han te­ni­do que rea­li­zar un es­fuer­zo co­lec­ti­vo con el fin de iden­ti­fi­car me­jor los pro­ble­mas. Los jue­ces tra­ba­jan en sa­las pero he lo­gra­do tam­bién, sin per­jui­cio de su in­de­pen­den­cia, que es­ta­blez­ca­mos dis­cu­sio­nes de gru­po.

Us­ted me ha­bla de cues­tio­nes in­ter­nas, pero a ni­vel ex­terno las ex­pec­ta­ti­vas eran enor­mes so­bre la ac­tua­ción de la CPI. Más aún en un mun­do con tan­tos y gra­ves con­flic­tos. ¿Tam­bién se sien­te sa­tis­fe­cha de esa la­bor? Cier­to. Mi otro gran objetivo era me­jo­rar la coope­ra­ción ex­ter­na y la com­pren­sión de la la­bor de la CPI. Por­que es im­por­tan­te la per­cep­ción que el mun­do tenga de no­so­tros. El desafío, en es­te te­rreno, es a lar­go pla­zo, por­que le tra­ba­jo es in­men­so. Y no le ne­ga­ré que he­mos te­ni­do que li­diar con ex­pec­ta­ti­vas tal vez ex­ce­si­vas. La CPI no pue­de arre­glar to­dos los pro­ble­mas del mun­do. Nues­tro man­da­to es aco­ta­do pero am­bi­cio­so, y de­be ce­ñir­se a con­tri­buir a la re­so­lu­ción de con­flic­tos y a es­ta­ble­cer so­lu­cio­nes pa­cí­fi­cas. Te­ne­mos cla­ro que de­be­mos in­ter­ve­nir en si­tua­cio­nes de crímenes con­tra la hu­ma­ni­dad allí don­de los sis­te­mas na­cio­na­les no pue­den lle­gar. Pero no hay po­cas di­fi­cul­ta­des. La pri­me­ra es es­truc­tu­ral, por­que te­ne­mos 123 es­ta­dos que for­man par­te y de­be­ría­mos su­mar más. Y por lo tan­to no po­de­mos in­ter­ve­nir en to­das las si­tua­cio­nes don­de se es­tán pro­du­cien­do gra­ves crímenes o con­flic­tos por­que no te­ne­mos com­pe­ten­cias pa­ra hacerlo.

Es­ta si­tua­ción ge­ne­ra la vi­sión de una ac­ción se­lec­ti­va. La­men­ta­ble­men­te es una con­se­cuen­cia in­elu­di­ble del tra­ta­do por el que se fun­dó la CPI. Por eso pa­ra mí es un desafío enor­me am­pliar la par­ti­ci­pa­ción de es­ta­dos en el tra­ta­do, uni­ver­sa­li­zar­lo, pa­ra po­der am­pliar nues­tra ca­pa­ci­dad de in­ter­ven­ción.

Si al­go en­se­ñó el jui­cio con­tra Slo­bo­dan Mi­lo­se­vic fue que sin coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal es casi im­po­si­ble per­se­guir, cap­tu­rar y juz­gar a los cri­mi­na­les de gue­rra. Se lo di­go por­que se ha­ce di­fí­cil pen­sar en la ca­pa­ci­dad de ac­ción de la CPI cuan­do paí­ses co­mo EE.UU., Ru­sia o Is­rael no se han su­ma­do al tra­ta­do. Pero la CPI ha lo­gra­do bas­tan­te coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal en los ca­sos que ha in­ves­ti­ga­do. No só­lo de es­ta­dos par­te, sino tam­bién de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les co­mo la ONU, con el que te­ne­mos un cla­ro acuer­do de co­la­bo­ra­ción. El pro­ble­ma, le in­sis­to, no es la coope­ra­ción sino la falta de ra­ti­fi­ca­ción del tra­ta­do que nos res­ta ca­pa­ci­dad y com­pe­ten­cia a la CPI pa­ra ac­tuar en cier­tos con­flic­tos. Por eso es fun­da­men­tal am­pliar la uni­ver­sa­li­za­ción.

Mu­chos han es­pe­ra­do las sen­ten­cias de la CPI pa­ra pro­du­cir un efec­to disuasorio. ¿Cree que se ha lo­gra­do? Es que esa es en par­te nues­tra la­bor, la de com­ba­tir cier­tos crímenes pa­ra pro­du­cir un efec­to disuasorio. Pa­ra evi­tar que al­gu­nos ten­gan la ten­ta­ción de re­pe­tir esas bar­ba­ri­da­des. Pero lo que ha­ce falta es es­ta­ble­cer una cultura judicial don­de to­dos se­pan que cier­tos com­por­ta­mien­tos y de­li­tos van a te­ner con­se-

cuen­cias. Ese es el gran desafío, ac­tuar no só­lo pen­san­do en unos ca­sos sino en es­ta­ble­cer una vi­sión glo­bal de la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal, y so­bre esa pre­mi­sa ins­ta­lar un sis­te­ma que ge­ne­re en cier­tas per­so­nas la ex­pec­ta­ti­va de que van a ser juz­ga­dos si co­me­ten esos de­li­tos. Por eso es im­por­tan­te que to­dos los es­ta­dos se su­men al tra­ta­do de la CPI y com­pren­dan esa im­por­tan­cia de la jus­ti­cia pa­ra que es­te sis­te­ma sea más efi­caz. La le­gi­ti­mi­dad y el desafío de la CPI se con­so­li­da­rá con su uni­ver­sa­li­za­ción.

Si en po­lí­ti­ca ya es com­pli­ca­do, en jus­ti­cia ima­gino que se­rá aún más ce­der so­be­ra­nía na­cio­nal a ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Es cier­to. El he­cho de ha­ber crea­do es­ta CPI es en sí mis­mo un avan­ce im­por­tan­tí­si­mo por­que la so­be­ra­nía y el in­ter­na­cio­na­lis­mo siem­pre es­tán en ten­sión. Más aún en el ám­bi­to pe­nal; es un clá­si­co. Pero hay que dar tiem­po, en tér­mi­nos ins­ti­tu­cio­na­les, a la CPI pa­ra con­so­li­dar­se; es jo­ven, só­lo 15 años, y con la la­bor que ya he­mos rea­li­za­do creo que he­mos con­se­gui­do éxi­tos im­por­tan­tes. No de­be­mos, al res­pec­to, ser im­pa­cien­tes.

La CPI na­ce en los no­ven­ta, tras los con­flic­tos de los Bal­ca­nes y Ruan­da. Ha­bía, al res­pec­to, un cli­ma mun­dial fa­vo­ra­ble. ¿Lo en­cuen­tra tam­bién en es­ta dé­ca­da? Aque­lla fue una dé­ca­da fun­da­men­tal, y muy fe­cun­da pa­ra el de­re­cho in­ter­na­cio­nal. Ruan­da y los Bal­ca­nes pro­pi­cia­ron un fuerte cli­ma de opi­nión pú­bli­ca, y una gran es­pe­ran­za en ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les in­ter­na­cio­na­les. Creo que aho­ra vi­vi­mos una dé­ca­da más di­fí­cil, don­de hay más re­ti­cen­cias a es­ta­ble­cer la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la jus­ti­cia. Pero creo que pa­so a pa­so lo lo­gra­re­mos.

Se lo di­go tam­bién por el au­ge de los po­pu­lis­mos en mu­chos es­ta­dos que exi­gen re­cu­pe­rar so­be­ra­nía fren­te a los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les. El Bre­xit bri­tá­ni­co es un buen ejem­plo. Es cier­to que al­gu­nas ten­den­cias pue­den lle­var a cues­tio­nar cier­tos va­lo­res de jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal que se ins­ta­la­ron bien en los años no­ven­ta, pero creo que de mo­men­to no hay pe­li­gro. No le ne­ga­ré que las di­fi­cul­ta­des del mun­do ac­tual son ob­vias. Pero us­ted en­tien­da que en el te­rreno judicial la CPI no es an­ta­gó­ni­ca de las so­be­ra­nías na­cio­na­les, ni so­mos una ame­na­za pa­ra los sis­te­mas na­cio­na­les. So­mos un al­to tri­bu­nal de úl­ti­mo re­cur­so que só­lo in­ter­vie­ne en si­tua­cio­nes en las que los es­ta­dos no pue­den o no quie­ren in­ter­ve­nir.

No son po­cos los es­ta­dos afri­ca­nos que les acu­san de ser un “tri­bu­nal pa­ra blan­cos”. Es cier­to que la CPI en sus pri­me­ros años se ha fo­ca­li­za­do en abor­dar in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les en Áfri­ca, y eso ha ge­ne­ra­do cier­ta per­cep­ción erró­nea. Pero quie­ro re­cor­dar que la gran ma­yo­ría de es­tos ca­sos fue­ron lle­va­dos a la CPI por es­ta­dos afri­ca­nos in­clu­yen­do ca­sos re­cien­tes; es de­cir, ellos pi­die­ron la in­ter­ven­ción y la ayu­da. Aho­ra mis­mo te­ne­mos in­ves­ti­ga­cio­nes en mar­cha en to­dos los con­ti­nen­tes.

¿Es us­ted par­ti­da­ria de am­pliar la ca­pa­ci­dad de ac­tua­ción de la CPI en un mo­men­to en el que sur­gen nue­vos dra­mas hu­ma­nos co­mo el trá­fi­co de per­so­nas en la in­mi­gra­ción?

Creo que de­be­mos con­so­li­dar pri­me­ro nues­tra la­bor so­bre crímenes de gue­rra, ge­no­ci­dio y de le­sa hu­ma­ni­dad. Pero den­tro de esas fi­gu­ras pe­na­les hay cam­po de ac­tua­ción pa­ra todo ti­po de reali­da­des, tan­to en si­tua­ción de gue­rra co­mo de paz sin per­jui­cio de que sean aten­di­dos por otros me­ca­nis­mos na­cio­na­les o in­ter­na­cio­na­les. El tra­ta­do de Ro­ma de­ja aco­ta­da nues­tras com­pe­ten­cias y no es bueno avan­zar sin los con­sen­sos ne­ce­sa­rios.

¿Dónde tie­ne pues­ta la mi­ra­da aho­ra la CPI? Co­mo pre­si­den­ta del tri­bu­nal no pue­do ha­blar de los ca­sos abier­tos, pero ya le di­go que te­ne­mos por de­lan­te in­ves­ti­ga­cio­nes en mu­chos paí­ses. So­mos el úl­ti­mo re­cur­so y ya le avan­zo que tra­ba­jo no nos falta ni nos va a fal­tar. Y mi objetivo es, an­te todo, lo­grar su con­so­li­da­ción.

“Aho­ra mis­mo te­ne­mos abier­tas in­ves­ti­ga­cio­nes pre­vias en los cin­co con­ti­nen­tes” “La CPI de­be lo­grar su­mar a es­ta­dos co­mo EE.UU. o Ru­sia pa­ra am­pliar su ca­pa­ci­dad in­ter­na­cio­nal”

Sil­via Fer­nán­dez de Gur­men­di du­ran­te la entrevista rea­li­za­da en el Co­le­gio de Abo­ga­dos de Va­len­cia

DANIEL GAR­CIA-SA­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.