PE­LO­TA­ZOS

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - TE­RE­SA AMIGUET

En 1988, España vi­vía in­mer­sa en una de esas eta­pas que de tan­to en tan­to con­du­cen a sus ha­bi­tan­tes a la ado­ra­ción del be­ce­rro de oro. Es un pa­trón que se re­pi­te: co­mien­za con la salida de una cri­sis eco­nó­mi­ca, al que en­se­gui­da su­ce­de la sú­bi­ta cons­ta­ta­ción de con­tar con más dinero en el bol­si­llo del que se es­pe­ra­ba, a veces mu­cho más. Y entonces lle­gan las gran­des ideas pa­ra in­ver­tir­lo: si en la pri­me­ra dé­ca­da del 2000 asis­ti­mos al es­plen­dor de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, vein­te años an­tes se ha­bían de­cla­ra­do los años del pe­lo­ta­zo fi­nan­cie­ro, o sea, la ca­pa­ci­dad de mul­ti­pli­car el va­lor de unas ac­cio­nes o par­ti­ci­pa­cio­nes en los mer­ca­dos en po­quí­si­mo tiem­po, co­mo por ar­te de bir­li­bir­lo­que. De re­pen­te todo el mun­do po­día en­ri­que­cer­se. Lo aca­ba­ba de de­mos­trar el ad­ve­ne­di­zo Ma­rio Conde que, sin nin­gún pe­di­grí, se ha­bía al­za­do a la pre­si­den­cia de un ban­co. Ha­bía al­go de vendaval de­mo­crá­ti­co en aque­lla irrup­ción de los don nadie en el sanc­ta­sanc­tó­rum de las fa­mi­lias que lle­va­ban dé­ca­das do­mi­nan­do las fi­nan­zas del país. Era un “asal­to al po­der”, tí­tu­lo de uno de los li­bros más ven­di­dos por entonces, que tra­za­ba la meteórica ca­rre­ra del en­go­mi­na­do Conde sin tí­tu­lo.

Así que, cuan­do aquel año el Ban­co de Bil­bao y el de Viz­ca­ya se unie­ron de la mano de otros dos ma­gos de las fi­nan­zas, Jo­sé Ángel Sán­chez Asiaín y Pe­dro To­le­do, to­da España em­pe­zó a ha­blar con na­tu­ra­li­dad de fu­sio­nes y opas (hos­ti­les o amis­to­sas), de­mos­tran­do gran do­mi­nio de una jer­ga que tras­pa­sa­ba las pá­gi­nas eco­nó­mi­cas pa­ra lle­gar a la me­sa ca­mi­lla. La bo­rra­che­ra fi­nan­cie­ra era tal que in­clu­so Rap­pel po­día adi­vi­nar que iba a de­jar re­sa­ca.

Lo im­por­tan­te es ga­nar, pa­re­cía ser la con­sig­na ge­ne­ra­li­za­da, dán­do­le la vuel­ta al ada­gio olím­pi­co. El ca­so de Ben John­son en los Jue­gos de Seúl fue pa­ra­dig­má­ti­co: su es­pec­ta­cu­lar desem­pe­ño en la fi­nal de la prue­ba reina de los 100 me­tros li­sos, con récord del mun­do de 9.79 se­gun­dos, era de­ma­sia­do in­hu­mano pa­ra ser cier­to. Los aná­li­sis de ori­na des­cu­bri­rían el pe­lo­ta­zo del atle­ta ca­na­dien­se: chu­te de es­te­roi­des y a triun­far. El cas­ti­go que re­ci­bió fue tam­bién olím­pi­co, y lo ele­vó a la con­di­ción de apes­ta­do mun­dial, de la que nun­ca ha lle­ga­do a re­cu­pe­rar­se (hoy tie­ne 55 años y oca­sio­nal­men­te en­tre­na a de­por­tis­tas). Pero, co­mo en el ca­so del pe­lo­ta­zo fi­nan­cie­ro, el tiem­po y las in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas han su­ge­ri­do que el ca­na­dien­se no era el úni­co ami­go de los es­te­roi­des y que al­go olía a po­dri­do en Seúl.

El BBVA pro­ta­go­ni­zó la fu­sión del año

John­son, de cam­peón olím­pi­co a apes­ta­do en 48 ho­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.