La gu­rú di­gi­tal que de­fien­de el ca­ra a ca­ra

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - IMA SAN­CHÍS Bar­ce­lo­na

La psi­có­lo­ga clí­ni­ca y so­ció­lo­ga del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) ha pa­sa­do más de trein­ta años es­tu­dian­do la for­ma en que las nue­vas tec­no­lo­gías han cam­bia­do la ma­ne­ra en la que nos co­mu­ni­ca­mos. Ya son sie­te los li­bros que ha es­cri­to so­bre la in­ter­ac­ción del ser hu­mano con la tec­no­lo­gía. Fue pre­ci­sa­men­te im­par­tien­do una con­fe­ren­cia pa­ra Goo­gle so­bre los es­tu­dios e in­ves­ti­ga­cio­nes que ha­bía com­pi­la­do en su pe­núl­ti­mo li­bro cuan­do se per­ca­tó de la im­por­tan­cia de una frase que al­gu­nos de sus en­tre­vis­ta­dos le di­je­ron y que se re­pe­tía en su ca­be­za: “Pre­fie­ro man­dar un men­sa­je an­tes que ha­blar”. “De­ci­dí que ha­bía que ana­li­zar se­ria­men­te, des­de una pers­pec­ti­va et­no­grá­fi­ca, esa frase. Si real­men­te la gen­te pre­fe­ría “man­dar un men­sa­je en lu­gar de ha­blar”, ¿qué im­pli­ca­cio­nes te­nía en las es­fe­ras de sus vi­das? ¿Pa­ra sus tra­ba­jos, fa­mi­lias, re­la­cio­nes amo­ro­sas, pa­ra la edu­ca­ción de los hi­jos? ¿Cuál era el im­pac­to real de esa frase en sus vi­das?”. De ahí na­ce En de­fen­sa de la con­ver­sa­ción (Áti­co de los Li­bros), un en­sa­yo que Ho­ward Gard­ner de­fi­ne co­mo “in­ci­si­vo y bri­llan­te y que ex­pli­ca el po­der de la con­ver­sa­ción”.

Pero Tur­kle no se con­for­ma con ha­cer apo­lo­gía de la con­ver­sa­ción en de­tri­men­to de la tec­no­lo­gía, en más de 400 pá­gi­nas ana­li­za y nos pre­sen­ta es­ta­dís­ti­cas y es­tu­dios que les asom­bra­rán y sin duda les de­ja­rán pen­san­do y se mi­ra­rán su mó­vil, ta­ble­tas y or­de­na­do­res de otra ma­ne­ra. Sin duda se tra­ta de un li­bro im­por­tan­te que nos ha­bla des­de la cien­cia de nues­tro presente y nues­tro fu­tu­ro, de có­mo y en qué nos es­tán trans­for­man­do los men­sa­jes de tex­to, los tuits, las pu­bli­ca­cio­nes de Fa­ce­book, los co­rreos elec­tró­ni­cos, los men­sa­jes ins­tan­tá­neos y los Snap­chats. Sien­do muy sin­té­ti­ca, una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes es que es­ta ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se que es­tá sus­ti­tu­yen­do la con­ver­sa­ción ca­ra a ca­ra (uno de los ac­tos más hu­ma­nos que po­de­mos lle­var a ca­bo) es que re­du­cen nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra desa­rro­llar em­pa­tía. En una en­cues­ta que com­bi­na el aná­li­sis de va­rios mar­ca­do­res psi­co­ló­gi­cos, se re­ve­ló que la co­mu­ni­ca­ción a tra­vés de las re­des so­cia­les ha re­du­ci­do los ni­ve­les de em­pa­tía de los uni­ver­si­ta­rios es­ta­dou­ni­den­ses en un 45 por cien­to en los úl­ti­mos vein­te años.

“El me­ro he­cho de co­lo­car un mó­vil en­ci­ma de la me­sa mien­tras ha­bla­mos, –se­ña­la Tur­kle– un mó­vil apa­ga­do y en si­len­cio, afec­ta el con­te­ni­do de la con­ver­sa­ción. No ha­bla­re­mos de co­sas im­por­tan­tes, de sen­ti­mien­tos pro­fun­dos, de nues­tra in­ti­mi­dad, sino que con­ver­sa­re­mos de tri­via­li­da­des, de asun­tos su­per­fi­cia­les, de los cua­les po­da­mos des­co­nec­tar con fa­ci­li­dad. Ahí ra­di­ca el pro­ble­ma: no es el men­sa­je de tex­to, no es el mó­vil o la ta­ble­ta. Es có­mo nos afec­ta in­te­rior­men­te, có­mo nos mo­di­fi­ca y có­mo cam­bia nues­tras re­la­cio­nes so­cia­les”.

Más da­tos im­pac­tan­tes: Los adul­tos es­ta­dou­ni­den­ses con­sul­tan el te­lé­fono ca­da seis mi­nu­tos y me­dio. Los ado­les­cen­tes en­vían una me­dia de cien men­sa­jes de tex­to al día y el 44 por cien­to de ellos nun­ca des­co­nec­ta. La tí­pi­ca fa­mi­lia es­ta­dou­ni­den­se ma­ne­ja seis o sie­te fuen­tes de in­for­ma­ción si­mul­tá­nea­men­te (mó­vi­les, ta­ble­tas, or­de­na­do­res...) du­ran­te la ho­ra de la co­mi­da o la ce­na. Una en­cues­ta rea­li­za­da en el 2013 de­mos­tró que un 20 por cien­to de la gen­te de en­tre 18 y 34 años con­tes­ta­ba al mó­vil mien­tras man­te­nía re­la­cio­nes se­xua­les.

“So­mos ca­da vez más in­ca­pa­ces de no vol­ver­nos a nues­tros mó­vi­les en un mo­men­to de pau­sa”, re­fle­xio­na Tur­kle. Y aña­de: “La tec­no­lo­gía nos ha­ce ol­vi­dar lo que sa­be­mos de la vi­da. Sa­be­mos que es esen­cial que los pa­dres ha­blen y jue­guen con sus hi­jos; sa­be­mos que los alum­nos de­ben es­cu­char al pro­fe­sor en lu­gar de en­viar men­sa­jes en la cla­se; sa­be­mos que los ami­gos de­ben ha­blar en­tre sí pa­ra ser­lo; sa­be­mos que las re­la­cio­nes amo­ro­sas na­cen de la in­ti­mi­dad com­par­ti­da, de la co­ne­xión per­so­nal; sa­be­mos que el de­ba­te pú­bli­co en la uni­ver­si­dad, en las au­las, en la po­lí­ti­ca, es la me­jor ma­ne­ra de cons­truir nues­tra iden­ti­dad. Acep­te­mos el re­sul­ta­do de las en­cues­tas: La con­ver­sa­ción es la úni­ca ma­ne­ra de ser hu­ma­nos. ¿Por qué no lo ha­ce­mos más?”. Tur­kle, ca­li­fi­ca­da co­mo di­gi­tal

di­va por la re­vis­ta Wi­red, no de­mo­ni­za los dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les, se li­mi­ta a in­ves­ti­gar y se­ña­lar sus efec­tos en nues­tras vi­das: “Un mó­vil te per­mi­te es­tar siem­pre presente, siem­pre co­nec­ta­do... has­ta que ya no te lo per­mi­te”. Nues­tros mó­vi­les son tam­bién en par­te res­pon­sa­bles, lo que se de­mues­tra en in­tere­san­tí­si­mos es­tu­dios con uni­ver­si­ta­rios, de nues­tra cre­cien­te in­ca­pa­ci­dad pa­ra es­tar a so­las, des­co­nec­ta­dos: “Nos ol­vi­da­mos de pres­tar­nos aten­ción, lo que en­tor­pe­ce nues­tra ha­bi­li­dad pa­ra es­tar con los de­más. Si no en­se­ña­mos a nues­tros hi­jos a es­tar a so­las, úni­ca­men­te apren­de­rán a ser per­so­nas so­li­ta­rias”.

LLE­VA 30 AÑOS IN­VES­TI­GAN­DO CÓ­MO EL USO DE LA TEC­NO­LO­GÍA ES­TÁ CAM­BIAN­DO NUES­TRAS RE­LA­CIO­NES SO­CIA­LES Y LA­BO­RA­LES, LA MA­NE­RA EN QUE CONS­TRUI­MOS NUES­TRA IDEN­TI­DAD, LA RE­LA­CIÓN CON NO­SO­TROS MIS­MOS Y CON NUES­TROS HI­JOS Y FA­MI­LIA­RES El 20% de per­so­nas de en­tre 18 y 34 años con­tes­tan al mó­vil mien­tras man­tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les Un mó­vil apa­ga­do en­ci­ma de la me­sa mien­tras ha­bla­mos afec­ta el con­te­ni­do de la con­ver­sa­ción

BOS­TON GLO­BE / GETTY / AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.