La reina eu­ro­pea del ta­tua­je va a por el Guin­ness

LA CA­TA­LA­NA LI­DIA RE­YES, DE 32 AÑOS Y MADRE DE DOS HI­JAS, AS­PI­RA A SER LA MUJER MÁS TA­TUA­DA DEL MUN­DO. SU MIE­DO A LAS AGU­JAS NO LE HA IM­PE­DI­DO PLAS­MAR SU VI­DA EN SU PIEL. CUEN­TA CON MÁS DE 270 TATUAJES

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - AMANDA AGUILAR Bar­ce­lo­na

La mujer más ta­tua­da de Eu­ro­pa tie­ne más de 270 tatuajes y na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la. Su nom­bre es Li­dia Re­yes, una ca­ta­la­na de 32 años que tie­ne gra­ba­da su vi­da en la piel. Su cuer­po es un lien­zo que pron­to es­ta­rá to­tal­men­te cu­bier­to. Su objetivo es arre­ba­tar­le el tí­tu­lo a Ju­lia Gnu­se, la es­ta­dou­ni­den­se que en el 2010 ob­tu­vo el récord Guin­ness por ser la mujer más ta­tua­da del mun­do. Li­dia es madre sol­te­ra y vi­ve en Ma­ta­ró con sus dos hi­jas, su prin­ci­pal ocu­pa­ción. Ac­tual­men­te tie­ne en­tre el 85 y el 90 por cien­to de su anato­mía cu­bier­ta de tin­ta, mo­ti­vo que le im­pi­de en­con­trar un tra­ba­jo con­ven­cio­nal. Cons­cien­te de su si­tua­ción, ha decidido vi­vir de su ima­gen, que des­ta­ca por la gran can­ti­dad de tin­ta que hay en su piel y el co­lor fuc­sia de sus gló­bu­los ocu­la­res. Ca­da uno de sus tatuajes tie­ne un por­qué, en­tre los que des­ta­can los ros­tros de quie­nes son y fue­ron sus se­res más que­ri­dos: el ta­tua­je de sus dos hi­jas y el de su madre y su me­jor ami­go, am­bos ya fa­lle­ci­dos. Todo di­bu­jo tie­ne una his­to­ria y ella con­fie­sa que se de­pri­mi­rá cuan­do no le que­de rin­cón de piel por ta­tuar. Nun­ca ima­gi­nó ver­se así. Fue a los 15 años cuan­do se hi­zo su pri­mer ta­tua­je por mo­da, del que se arrepintió y aca­bó ta­pan­do con otro di­bu­jo. Lue­go con­ti­nuó pero de for­ma pun­tual. En el 2011 em­pe­zó a con­ver­tir­se en al­go adic­ti­vo pa­ra ella: “Te ha­ces uno, lue­go quie­res otro y otro. Lle­gó un pun­to en que me con­ver­tí en la mujer más ta­tua­da de España, sin plan­teár­me­lo”, ex­pli­ca. Ahí fue cuan­do Li­dia qui­so apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad pa­ra orien­tar su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. “Me di­je: ¿por qué no con­si­gues el récord Guin­ness mun­dial? Ha­blé con Iso­bel Var­ley, la mujer que ob­tu­vo el récord mun­dial an­tes que Ju­lia Gnu­se y me di­jo que te­nía mu­chas po­si­bi­li­da­des”, ex­pli­ca. Des­de entonces, de­ce­nas de ta­tua­do­res han te­ni­do el pri­vi­le­gio de di­bu­jar en su piel. No co­bran, con­tri­bu­yen a que una es­pa­ño­la aca­be sien­do la mujer más ta­tua­da del mun­do. Son mu­chos los pre­jui­cios y las di­fi­cul­ta­des a la que su es­té­ti­ca la ex­po­ne, pero la ca­ta­la­na no se arre­pien­te de su tra­yec­to­ria. Eso sí, si pu­die­ra vol­ver atrás no se to­ca­ría la ca­ra: “Es al­go que te ves to­dos los días. Echas de me­nos tu an­te­rior ros­tro. Di­ces ‘jo­der, qué gua­pa era’”. Aho­ra Li­dia se es­tá bo­rran­do los tatuajes que lle­va en el ros­tro con se­sio­nes lá­ser, gran hán­di­cap pa­ra lo­grar su objetivo. Pa­ra con­se­guir el récord de­be lle­gar a ta­tuar el 95 por cien­to de su cuer­po. Pero a la as­pi­ran­te al Guin­ness eso no le qui­ta el sue­ño, tie­ne un as en la man­ga. Po­see dos par­tes de su anato­mía to­da­vía sin ta­tuar: las plan­tas de los pies y sus par­tes ín­ti­mas, que se ta­tua­rá en unos po­cos días. An­te el de­ba­te de has­ta qué pun­to es per­ju­di­cial pa­ra su sa­lud, Li­dia sa­be que podría te­ner más po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar un cán­cer de piel y ex­pli­ca que de­be­ría hi­dra­tar­se más que una per­so­na no tan ta­tua­da. Su en­torno siem­pre le ha di­cho “pa­ra”, pero ella no teme, sino que va a más. No só­lo des­ta­ca por sus tatuajes sino por ser una de los cua­tro es­pa­ño­les que se han atre­vi­do con la téc­ni­ca del Eye­ball Tat­too, que con­sis­te en in­yec­tar la tin­ta en­tre la ca­pa con­jun­ti­va y es­cle­ró­ti­ca que pro­te­ge el ojo. “Es­ta téc­ni­ca no tie­ne que ser pe­li­gro­sa si te po­nes en ma­nos de un buen pro­fe­sio­nal, co­mo hi­ce yo”, tran­qui­li­za Li­dia y ase­gu­ra que no ha te­ni­do pro­ble­mas de vi­sión. “Bueno, soy mio­pe, pero lo he si­do to­da la vi­da”, bro­mea. Le­jos de preo­cu­par­se por los ries­gos a los que se ha po­di­do so­me­ter, el “cu­rio­so” mie­do de la ca­ta­la­na es otro. La reina eu­ro­pea del ta­tua­je tie­ne mie­do a las agu­jas. Las en­fer­me­ras se en­fa­dan con ella: “Con todo lo que lle­vas en­ci­ma, me di­cen”, ex­pli­ca en­tre ri­sas. Pero su pá­ni­co no le ha im­pe­di­do ha­cer lo que ha que­ri­do y tatuarse todo lo que le ha ape­te­ci­do. Y lo vol­ve­ría a ha­cer. Li­dia Re­yes echa de me­nos un tra­ba­jo con­ven­cio­nal pero “a cor­to pla­zo”, es­pe­ci­fi­ca, por­que no sa­be si podría vol­ver a cum­plir con todo lo que con­lle­va. Al pa­re­cer, an­tes de aden­trar­se en es­te mun­do ha ejer­ci­do de co­mer­cial, pa­na­de­ra y en­car­ga­da de una im­por­tan­te ca­de­na de su­per­mer­ca­dos, en­tre otros empleos, has­ta que en el 2007 se aden­tró en el ci­ne pa­ra adul­tos. En esa épo­ca via­jó mu­cho y su pro­fe­sión le per­mi­tió tra­ba­jar pa­ra ella y por ella, sin un je­fe y un horario fi­jo del que de­pen­der. Su ca­rre­ra ter­mi­nó cuan­do co­no­ció al pa­dre de su hi­ja y se que­dó em­ba­ra­za­da y, aun­que le han ofre­ci­do vol­ver, ya cerró esa eta­pa: “No qui­se vol­ver por­que que­ría lle­var mi vi­da ha­cia otro ca­mino, por ejem­plo en la te­le­vi­sión. Bueno, ahí va­mos”. Aho­ra lle­va una vi­da di­fí­cil pero ase­gu­ra que man­tie­ne in­tac­to su ca­rác­ter. Si­gue sien­do una mujer sen­ci­lla, muy ca­ri­ño­sa y sen­ti­men­tal, pero “im­pul­si­va y con muy mal ca­rác­ter cuan­do van con­tra mí o los míos”, re­co­no­ce. Aho­ra es­tá de mal hu­mor. “Real­men­te pen­sa­ba que es­to ha­bía cam­bia­do pero con las re­des so­cia­les me he da­do cuen­ta de que el país es­tá atra­sa­do”, ex­pre­sa una Li­dia in­dig­na­da por las crí­ti­cas y los co­men­ta­rios irres­pe­tuo­sos que ha re­ci­bi­do. En su si­tua­ción, ha en­tra­do en con­tac­to con mu­chas per­so­nas de otros paí­ses que vi­ven, co­mo ella, la pa­sión por el ta­tua­je y son inevi­ta­bles las com­pa­ra­cio­nes. Po­ne co­mo ejem­plo a In­gla­te­rra, un país en el que la tin­ta no es un im­pe­di­men­to pa­ra la vi­da la­bo­ral. La ex­po­si­ción pú­bli­ca pue­de ser muy ex­ci­tan­te pero pue­de con­ver­tir­se en un jue­go pe­li­gro­so en el que ya es­tá in­vo­lu­cra­da. Li­dia ase­gu­ra que lu­cha día a día con­tra los pre­jui­cios de una sociedad que ana­li­za cual­quier ele­men­to que se aleje de lo co­mún. Se apo­ya en mu­cha gen­te que le da áni­mos y tie­ne la es­pe­ran­za de que cam­bie la for­ma de pen­sar de es­te país. Co­mo di­ce ella, “vi­ve y de­ja vi­vir”, una fi­lo­so­fía que ayu­da­ría a au­men­tar el ni­vel de to­le­ran­cia de una sociedad que parece no ha­ber ro­za­do el si­glo XXI.

“Tatuarse es adic­ti­vo y quien di­ga lo con­tra­rio mien­te. Me con­ver­tí en la mujer más ta­tua­da de España. Todo es­to sin plan­teár­me­lo. Me di­je: ¿por qué no con­si­gues el récord Guin­ness mun­dial?”, ex­pli­ca

LI­DIA RE­YES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.