Sal­va­dor ale­many

Lo re­cuer­do ju­gan­do a ba­lon­ces­to en La Sa­lle Con­dal y La Sa­lle Barceloneta

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN -

O sea, que si, se­gún Ale­many, que ya na­ció al­to, el Liceu con­tri­bu­ye a pres­ti­giar Bar­ce­lo­na en el mun­do, qui­zá sus res­pon­sa­bles ar­tís­ti­cos de­be­rían ase­so­rar a al­gu­nos de nues­tros po­lí­ti­cos que, in­de­pen­dien­te­men­te de sus ideo­lo­gías e in­clu­so de sus am­bi­cio­nes e in­com­pe­ten­cias, con­ti­núan pro­yec­tan­do una ima­gen de Bar­ce­lo­na más co­mar­cal que cos­mo­po­li­ta y, des­de lue­go, más pró­xi­ma al tea­tro de afi­cio­na­dos y a las zar­zue­las de nues­tros que­ri­dos abue­los que, por ejem­plo, a la ópe­ra. Y aquí es don­de vuel­vo a Wag­ner. Na­da que ob­je­tar a Gia­co­mo Puc­ci­ni y a la po­pu­lar aria Nes­sun dor­ma de su ópe­ra Tu­ran­dot, que el lu­nes in­ter­pre­tó en el Liceu el te­nor Jor­ge de León. Todo eso tan es de­cir, en su en­tie­rro. No an­tes. Cuan­do mue­ren, pero he­roi­ca­men­te, sin es­cu­dar­se en el pue­blo y después de ha­ber­se en­fren­ta­do ellos so­los al dra­gón o al ogro. Y, por su­pues­to, siem­pre mue­ren ase­si­na­dos por un trai­dor que los sor­pren­de por la es­pal­da. Es entonces, só­lo entonces, cuan­do las ma­sas los acom­pa­ñan.

La ima­gen que de­be pro­yec­tar Bar­ce­lo­na ha de pa­re­cer­se y so­nar co­mo una ópe­ra de Wag­ner. Na­da que ver, pues, con una obra tea­tral es­cri­ta los fi­nes de se­ma­na por un afi­cio­na­do aca­ta­rra­do e in­ter­pre­ta­da por un gru­po de ac­to­res tam­bién afi­cio­na­dos y di­ri­gi­dos por un sa­cer­do­te que du­dó en­tre ser ac­tor y de­di­car su vi­da a Dios.

ÀLEX GAR­CIA

Sal­va­dor Ale­many el lu­nes en el es­ce­na­rio del Liceu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.