Hé­roes y mar­chas

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN -

Joan Jo­sep Abó, casi fran­cés y após­tol de los bue­nos vi­nos, es, tam­bién, un me­ló­mano au­tén­ti­co, no fin­gi­do. Abó, asi­duo del fes­ti­val de Bay­reuth (Ale­ma­nia), don­de los wag­ne­ria­nos, a veces, se to­can con una boi­na pa­re­ci­da a la que usa­ba el com­po­si­tor Ri­chard Wag­ner, sue­le re­cor­dar­me que Bar­ce­lo­na, ope­rís­ti­ca­men­te ha­blan­do, fue una ciu­dad wag­ne­ria­na. O una par­te de ella. Ni en mú­si­ca se pue­de ser to­ta­li­ta­rio. En eso pen­sa­ba el pa­sa­do lu­nes mien­tras un gru­po de pa­tri­cios y di­rec­ti­vos de gran­des em­pre­sas se dis­po­nía a en­trar en el Gran Tea­tre del Liceu co­men­tan­do lo que ha­bía pa­sa­do aque­lla mis­ma ma­ña­na en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lun­ya. Lue­go, en el es­ce­na­rio, Sal­va­dor Ale­many, pre­si­den­te del Pa­tro­na­to del Liceu, y a quien yo siem­pre re­cuer­do ju­gan­do a ba­lon­ces­to en las can­chas de los co­le­gios La Sa­lle Con­dal y La Sa­lle Barceloneta, ha­bló de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, de me­ce­nas y de pa­tro­ci­na­do­res. Las co­sas del dinero. apa­sio­na­do es­tá muy bien, pero yo creo que, en es­tos mo­men­tos, quie­nes nos han di­vi­di­do ne­ce­si­tan ur­gen­te­men­te a Ri­chard Wag­ner. Y lo ne­ce­si­tan por­que han de re­cor­dar o apren­der que esos que lla­ma­mos hé­roes, aun­que no lo sean, exi­gen, co­mo las bue­nas ópe­ras, un buen li­bre­to, una bue­na mú­si­ca y unas bue­nas vo­ces. Las lec­cio­nes prác­ti­cas apren­di­das en mon­ta­ñas y va­lles, jun­to a cá­li­das ho­gue­ras, no son su­fi­cien­tes. Los po­lí­ti­cos que nos han di­vi­di­do tie­nen que apren­der de las bue­nas ópe­ras, por­que a las le­yen­das, aun­que en las mis­mas apa­rez­can es­pa­das y dra­go­nes, hay que sa­ber ves­tir­las, hay que sa­ber me­jo­rar­las.

Los po­lí­ti­cos que nos han di­vi­di­do y sus tam­bién muy opor­tu­nis­tas mo­na­gui­llos han de des­cu­brir o re­des­cu­brir el ta­len­to mu­si­cal de Wag­ner. Por ejem­plo, una par­ti­tu­ra co­mo la que pu­so al ser­vi­cio de la muer­te y el fu­ne­ral por Sig­fri­do. Wag­ner, me­jo­ran­do la le­yen­da, re­cuer­da con esa mar­cha fú­ne­bre que a los lla­ma­dos hé­roes se les acom­pa­ña cuan­do mue­ren de­fi­ni­ti­va­men­te,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.