Las bue­nas ma­dres

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIEN - MAI­TE GU­TIÉ­RREZ

Una ami­ga em­ba­ra­za­da de sie­te me­ses me con­fe­sa­ba ha­ce po­co que la ges­ta­ción es lo peor que ha ex­pe­ri­men­ta­do en su vi­da. Se sen­tía cul­pa­ble por de­cir al­go así. “Se su­po­ne que de­be­ría ser al­go ma­ra­vi­llo­so, que yo ten­dría que es­tar en­can­ta­da por lle­var a un ni­ño den­tro, ¿no?”, con­ti­nua­ba. La sociedad ha sa­cra­li­za­do la ma­ter­ni­dad has­ta el pun­to de de­mo­ni­zar a la mujer que mues­tre el me­nor sín­to­ma de ma­les­tar. Es­tá prohi­bi­do que­jar­se, es­tá prohi­bi­do ex­pre­sar tris­te­za, es­tá prohi­bi­do an­he­lar la vi­da an­te­rior al alum­bra­mien­to de los hi­jos. Ser madre se pre­sen­ta co­mo el ca­mino ha­cia una exis­ten­cia de ple­ni­tud en la que só­lo ca­ben ale­grías. Ay de la que cues­tio­ne es­te dog­ma.

El sa­cri­le­gio se pa­ga con el lin­cha­mien­to. La in­qui­si­ción de la bue­na madre ata­ca­rá a la disidente sin pie­dad. Una de las úl­ti­mas víc­ti­mas de es­te si­nies­tro club ha si­do la pe­rio­dis­ta Sa­man­ta Vi­llar. Después de dar a luz ge­me­los, la co­mu­ni­ca­do­ra ha pu­bli­ca­do un li­bro en el que afir­ma ha­ber per­di­do ca­li­dad de vi­da. “La ma­ter­ni­dad no me ha he­cho más fe­liz”, con­clu­ye. Aquí ha em­pe­za­do la bron­ca. Una madre per­fec­ta ha ini­cia­do un jui­cio su­ma­rí­si­mo a Vi­llar a tra­vés de in­ter­net. Le re­cri­mi­na por car­ta “falta de va­lo­res” por no asu­mir de for­ma cie­ga que con hi­jos siem­pre se vi­ve me­jor, que re­pre­sen­tan el cen­tro de la exis­ten­cia fe­me­ni­na y que cual­quier sa­cri­fi­cio es po­co por ellos. “¿Qué pa­sa, que duer­mes po­co? ¿Que no tie­nes tiem­po de arre­glar­te? Uy, po­bre­ci­ta”, le es­pe­ta la se­ño­ra en un es­cri­to que ha arra­sa­do en las re­des so­cia­les, con el apo­yo de mi­les de per­so­nas. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de otro ca­so de des­pre­cio a la mujer. Co­mo si te­ner un hi­jo te des­po­ja­ra de tu cua­li­dad de ser hu­mano y pa­sa­ras a for­mar par­te de otra es­pe­cie, “la madre”, obli­ga­da a se­guir unos pa­tro­nes y a te­ner de­ter­mi­na­dos sen­ti­mien­tos, sin re­chis­tar.

AN­DREU DAL­MAU / EFE

La pe­rio­dis­ta Sa­man­ta Vi­llar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.