Has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - Lo­la Gar­cía

El len­gua­je bé­li­co se ha apo­de­ra­do de al­gu­nos de los di­ri­gen­tes que acon­se­jan a Car­les Puig­de­mont la pro­cla­ma­ción uni­la­te­ral de la in­de­pen­den­cia. Y hay quien, en esas reunio­nes in­ter­mi­na­bles so­bre es­tra­te­gia, lo apli­can a las mo­vi­li­za­cio­nes pre­vis­tas con­tra la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155. Fren­te al gru­po que du­ran­te días ha acon­se­ja­do al pre­si­dent que pi­sa­ra el freno, se im­po­nen los que aban­de­ran el dis­cur­so de los agra­vios y de la rup­tu­ra co­mo úni­ca vía pa­ra evi­tar una hu­mi­lla­ción. Puig­de­mont se sien­te en­ga­ña­do y ul­tra­ja­do por la Mon­cloa. Y esa im­pre­sión, uni­da a sus pro­fun­das con­vic­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas, le em­pu­ja a es­cu­char so­bre to­do a los más exal­ta­dos. En otros mo­men­tos, sin em­bar­go, los pru­den­tes con­si­guen ha­cer me­lla en su áni­mo y el pre­si­dent es cons­cien­te de que pue­de echar a per­der su vi­da per­so­nal y el fu­tu­ro de su país.

En las úl­ti­mas se­ma­nas se han pro­du­ci­do con­tac­tos dis­cre­tos en­tre in­de­pen­den­tis­tas del sec­tor más tem­pla­do, di­ri­gen­tes del PSC y al­gún ex­po­lí­ti­co que han ejer­ci­do de en­la­ces con po­lí­ti­cos del PP co­mo Ana Pas­tor, pre­si­den­ta del Con­gre­so, o el mi­nis­tro Ra­fael Ca­ta­lá, ade­más de la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, en­tre otros. En esas co­mu­ni­ca­cio­nes se in­ten­tó que Ra­joy die­ra por bue­nas las ex­pli­ca­cio­nes de Puig­de­mont a sus re­que­ri­mien­tos so­bre la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia del 10 de oc­tu­bre en el sen­ti­do de que és­ta no exis­tió en reali­dad. El pre­si­dent y sus más di­rec­tos co­la­bo­ra­do­res es­tán con­ven­ci­dos de que se re­tro­ce­dió al má­xi­mo, que que­dó cla­ro que no hu­bo DUI y que en la Mon­cloa des­de­ña­ron esa sa­li­da.

Pe­ro los con­tac­tos re­ser­va­dos tam­bién han ser­vi­do pa­ra ha­cer lle­gar a Ra­joy las con­di­cio­nes de Puig­de­mont pa­ra aban­do­nar la idea de la DUI. ¿Cuá­les son esas con­di­cio­nes? Pa­ra el pre­si­dent, só­lo pue­de apear­se del “man­da­to” del 1 de oc­tu­bre si se le ga­ran­ti­zan cua­tro pre­mi­sas: pri­me­ra, que no se apli­ca­rá el ar­tícu­lo 155; se­gun­da, que se li­be­re a los lí­de­res de la ANC y Òm­nium, Jordi Sàn­chez y Jordi Cui­xart; ter­ce­ra, que el Go­bierno se com­pro­me­ta a em­bri­dar a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do en sus ac­tua­cio­nes con­tra los di­ri­gen­tes so­be­ra­nis­tas y, cuar­ta, si se re­ti­ran los po­li­cías y guar­dias ci­vi­les des­ple­ga­dos de for­ma ex­cep­cio­nal en Ca­ta­lun­ya. La res­pues­ta has­ta el mo­men­to es que esas pe­ti­cio­nes no son via­bles.

Con esos pre­ce­den­tes, Puig­de­mont ha lle­ga­do al mo­men­to cul­mi­nan­te de su re­co­rri­do co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, ini­cia­do en enero de 2016. En las úl­ti­mas se­ma­nas, ha ex­pli­ca­do a su en­torno que no desea aca­bar en la cár­cel e in­clu­so ha co­men­ta­do la po­si­bi­li­dad de pe­dir asi­lo en al­gu­na em­ba­ja­da (Bél­gi­ca se ha con­ver­ti­do en re­fe­ren­te). Al mis­mo tiem­po, la sa­li­da de unas elec­cio­nes le pa­re­ce des­hon­ro­sa. Por ello, bus­ca con de­nue­do una fór­mu­la que evi­te las dos co­sas, la DUI y las au­to­nó­mi­cas. Y has­ta ayer na­die le ha­bía pro­por­cio­na­do la so­lu­ción má­gi­ca.

Ba­jo esa an­gus­tio­sa y abru­ma­do­ra pre­sión, es muy po­si­ble que el pre­si­dent ago­te to­dos los pla­zos an­tes de to­mar una de­ci­sión. Por ejem­plo, pue­de es­pe­rar a que el Se­na­do aprue­be el 155 pa­ra pro­cla­mar de in­me­dia­to la DUI en el Par­la­ment. Si lo ha­ce an­tes, sa­be que es­ta­rá le­gi­ti­man­do la in­ter­ven­ción de la au­to­no­mía. O pue­de ocu­rrir que la re­be­lión en­tre con­se­llers y miem­bros del Par­la­ment en sus pro­pias fi­las le sir­va de es­tí­mu­lo pa­ra jus­ti­fi­car las elec­cio­nes. Puig­de­mont –cu­yo as­pec­to de­no­ta es­tos días el mal tra­go que es­tá pa­san­do, se­gún al­gu­nos que le han vi­si­ta­do– tie­ne en su mano una de­ci­sión cla­ve pa­ra su vi­da y la de otros di­ri­gen­tes, pa­ra su par­ti­do y pa­ra su pa­tria. Has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to.

Ha ha­bi­do con­tac­tos en­tre Bar­ce­lo­na y Ma­drid pa­ra desis­tir de la DUI si se acep­ta­ban cua­tro con­di­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.