El 70% del co­mer­cio re­du­ce sus ven­tas por la cri­sis po­lí­ti­ca

Una encuesta de Pi­mec revela un des­cen­so de la ac­ti­vi­dad en oc­tu­bre El sec­tor confía en que la si­tua­ción me­jo­re una vez pa­sa­das las elec­cio­nes

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - SÍL­VIA OLLER Gi­ro­na

El sec­tor del co­mer­cio se re­sin­tió en el mes de oc­tu­bre con un des­cen­so de ven­tas, se­gún opi­na el 70% de los co­mer­cian­tes con­sul­ta­dos por la pa­tro­nal Pi­mec. La ma­yo­ría lo atri­bu­ye a la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca.

Cuan­do el in­ves­ti­ga­dor so­cial y pro­fe­sor de la Universidad de Ca­li­for­nia (Ri­ver­si­de) Toby Mi­ller aca­bó ayer la con­fe­ren­cia inau­gu­ral del se­mi­na­rio A Tem­po Arts i For­ma­ció –una de las ac­ti­vi­da­des pe­da­gó­gi­cas de Tem­po­ra­da Alta– a uno le ve­nían ga­nas de des­ha­cer­se del te­lé­fono mó­vil, del or­de­na­dor, de la ta­ble­ta e in­clu­so del te­le­vi­sor que mi­ra­ría ho­ras des­pués de esa char­la có­mo­da­men­te en el so­fá de ca­sa. Mi­ller, con­si­de­ra­do una de las emi­nen­cias del cam­po de las in­dus­trias cul­tu­ra­les, re­mo­vió con­cien­cias ayer en Gi­ro­na al ex­pli­car las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas para el me­dio am­bien­te de esos ar­ti­lu­gios que tan­to nos fa­ci­li­tan la vi­da, pe­ro tam­bién de las pe­no­sas con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los tra­ba­ja­do­res de los de­no­mi­na­dos paí­ses del ter­cer mun­do que en­sam­blan las pie­zas de esos te­lé­fono y de los efec­tos no­ci­vos so­bre la sa­lud para esas per­so­nas, ma­yo­ri­ta­ria­men­te jó­ve­nes.

Mi­ller re­cor­dó que el col­tán, un mi­ne­ral me­tá­li­co es­ca­so en la na­tu­ra­le­za pro­ce­den­te prin­ci­pal­men­te de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Con­go, se ha con­ver­ti­do en uno de los más pre­cia­dos ma­te­ria­les en el ám­bi­to de la elec­tró­ni­ca y de la fa­bri­ca­ción de ce­lu­la­res. Un mi­ne­ral que ha si­do la ba­se de un con­flic­to por el con­trol de ese re­cur­so na­tu­ral que ha de­ja­do más de cin­co mi­llo­nes de muer­tos y es­ce­nas de es­cla­vi­tud. “Qui­zás eso no for­me par­te de nues­tro co­no­ci­mien­to cuan­do te­ne­mos la tec­no­lo­gía en­tre ma­nos, pe­ro tam­bién de­be­mos pen­sar en to­das las par­tes de ese cir­cui­to cul­tu­ral: des­de el que bus­ca el mi­ne­ral en la mi­na, al tra­ba­ja­dor es­cla­vo que lo en­sam­bla en la fá­bri­ca o al que re­co­ge lue­go la ba­su­ra tec­no­ló­gi­ca una vez ha de­ja­do de fun­cio­nar”, afir­mó el pro­fe­sor.

Mi­ller puso el fo­co tam­bién en las du­ras con­di­cio­nes de las em­plea­das de las fá­bri­cas chi­nas que ela­bo­ran la tec­no­lo­gía. “Ma­yo­ri­ta­ria­men­te son mu­je­res de en­tre 11 y 21 años que só­lo li­bran cua­tro ho­ras los domingos. En­tre ellas, hay sui­ci­dios por la es­cla­vi­tud”, afir­mó Mi­ller que ha­bló con al­gu­nas de esas mu­je­res du­ran­te una vi­si­ta a Chi­na en sus es­ca­sas ho­ras de asue­to.

El aca­dé­mi­co, que ha si­do pro­fe­sor tam­bién en uni­ver­si­da­des de Lon­dres, Aus­tra­lia o Car­ta­ge­na de In­dias, in­ci­dió tam­bién en la to­xi­ci­dad de los ele­men­tos que con­fi­gu­ran la tec­no­lo­gía para quie­nes los cons­tru­yen y para los que re­ci­clan la ba­su­ra tec­no­ló­gi­ca,

“Hay que pen­sar en el pa­sa­do que tu­vo y el fu­tu­ro que ten­drá nues­tra tec­no­lo­gía”, di­ce Mi­ller

una vez el dis­po­si­ti­vo ha que­da­do ob­so­le­to. El prin­ci­pal des­tino de esa ba­su­ra “muy tó­xi­ca”, se­gún Mi­ller son paí­ses del oes­te de Áfri­ca, In­dia, Chi­na, Mé­xi­co o Bra­sil, en­tre otros. El pro­fe­sor ex­pli­ca que los pro­ble­mas de fer­ti­li­dad, las afec­ta­cio­nes ce­re­bra­les en­tre la po­bla­ción jo­ven, pro­ble­mas en la vis­ta u oí­dos son al­gu­nos de los im­pac­tos so­bre la sa­lud para las per­so­nas que es­tan en con­tac­to dia­rio y per­ma­nen­te cons­tru­yen­do o re­co­lec­tan­do esa tec­no­lo­gía. En al­gu­nos paí­ses, la es­pe­ran­za de vi­da de los re­ci­cla­do­res de cha­ta­rra tec­no­ló­gi­ca no su­pera los 30 años.

Du­ran­te su in­ter­ven­ción, Mi­ller se acom­pa­ñó de mu­chas imá­ge­nes de obras o per­for­man­ces de ar­tis­tas que se han con­ver­ti­do en un al­ta­voz de de­nun­cia so­bre el im­pac­to am­bien­tal, las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y la to­xi­ci­dad de es­tos dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos una vez con­ver­ti­dos en cha­ta­rra. Mi­ller des­ta­có la obra de un ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se que du­ran­te un año ex­pu­so en un es­pa­cio pú­bli­co de la ciu­dad aus­tra­lia­na de Mel­bour­ne una obra ar­tís­ti­ca he­cha a ba­se de mi­les de ce­lu­la­res en la que apa­re­cía el nú­me­ro 23 (son los mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de Aus­tra­lia y el nú­me­ro de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les en desuso que hay en el país) o la de un ar­tis­ta ho­lan­dés que ex­pli­có sus vi­ven­cias tras re­co­lec­tar ba­su­ra tec­no­ló­gi­ca du­ran­te una se­ma­na en Áfri­ca Oc­ci­den­tal. Otros ar­tis­tas han crea­dos jo­yas con chips elec­tró­ni­cos o cons­trui­do es­cul­tu­ras con par­te de esa herencia. Imá­ge­nes que quie­ren des­per­tar con­cien­cias y ha­cer pen­sar a la gen­te lo que se es­con­de de­trás de un sim­ple mó­vil.

PE­RE DU­RAN / NORD ME­DIA

Pe­da­gó­gi­co.Toby Mi­ller inau­gu­ró ayer el se­mi­na­rio de for­ma­ción en di­ver­si­dad que con­ti­nua­rá el fin de se­ma­na en el cen­tro cul­tu­ra La Mer­cè

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.