El Go­bierno ve­ta un via­je co­mer­cial del puer­to de Bar­ce­lo­na

El Eje­cu­ti­vo cree que el des­pla­za­mien­to no es per­ti­nen­te en pleno con­flic­to ca­ta­lán

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - Llu­cia Ra­mis Bar­ce­lo­na

Una vez más, el frío lle­ga el pri­mer lu­nes de no­viem­bre, con el pre­mio He­rral­de de Novela. Ha­cía seis años que Ser­gi Pà­mies no ve­nía al St Rémy. To­do si­gue ca­si igual. En 2001, el ga­na­dor de es­ta edi­ción, An­drés Bar­ba, fue fi­na­lis­ta con La

her­ma­na de Ka­tia, y su sen­sa­ción es la del adul­to que vuel­ve a una ca­sa don­de es­tu­vo de ni­ño: en su re­cuer­do, to­do era más gran­de. El au­tor de Re­pú­bli­ca lu­mi­no­sa le da las gra­cias por su pa­cien­cia a la tam­bién es­cri­to­ra Car­men M. Cá­ce­res, con quien tie­ne mu­cho que ce­le­brar, ella sin al­cohol. El fi­na­lis­ta es Die­go Vec­chio. Trein­ta y cin­co años des­pués de que se crea­ra, am­bos re­pre­sen­tan la tran­si­ción de un ga­lar­dón que pa­sa de un ju­ra­do for­ma­do por Jor­ge He­rral­de, a otro con­fec­cio­na­do por la ac­tual di­rec­to­ra li­te­ra­ria, Sil­via Se­sé.

De los de an­tes, Mi­le­na Bus­quets echa de me­nos so­bre to­do a su ma­dre, Est­her Tus­quets; so­lía sen­tar­se en uno de los ban­cos que flan­quean las pa­re­des del res­tau­ran­te, y char­la­ba con Car­me Rie­ra, Cris­ti­na Fer­nán­dez Cubas. De los de siem­pre, si­guen La­li y Ro­mán Gu­bern, Sal­va­dor Clo­tas, Juan Ra­món Ma­so­li­ver, muy in­tere­sa­do en la li­te­ra­tu­ra ara­go­ne­sa; Ig­na­cio Martínez de Pi­són le re­co­mien­da Pa­raí­so Al­to, de Ju­lio Jo­sé Ordovás, pu­bli­ca­do por Anagrama y que el au­tor pre­sen­tó en Bar­ce­lo­na con una camiseta de Tin­tín en el Con­go, tras con­fe­sar que, a raíz del pro­cés, sue­ña con Pilar Raho­la.

Ro­dri­go Fre­sán se fue de Ar­gen­ti­na para huir de lo que es­tá pa­san­do en Ca­ta­lun­ya. San­tia­go Ron­ca­glio­lo di­ce que Bar­ba lle­va la cor­ba­ta de su abue­lo y que, ha­ce unos años, los pre­mia­dos siem­pre eran ma­yo­res; aho­ra tie­nen su edad. Más clá­si­cos mo­der­nos que van de fies­ta en fies­ta li­te­ra­ria: An­na So­ler-Pont, Sa­bino Mén­dez, Dia­na Hernández, Da­niel Ri­co, los her­ma­nos Vall, Xa­vier Ju­clà, Mi­guel Agui­lar, Ma­ría Lynch, Jor­di Amat, Mó­ni­ca Car­mo­na, Ella Sher, Luis Mo­rral, Ig­na­cio Eche­va­rría, Eloi Fer­nán­dez Por­ta, Ja­ne Pil­grem, To­ni Hill, Ri­card Ruiz, Alex Hi­no­jo, Txell To­rrent, Inés Pla­nells, Gui­llem Gis­bert, An­na Ball­bo­na, Al­bert Forns, Oriol Cas­tanys, Isa­bel Obiols, Le­ti­cia Vi­la-San­juán, Saïd El Ka­daoui Mous­saoui, Pau­la Bonet y un et­cé­te­ra que se me es­ca­pa a par­tir de la ter­ce­ra cer­ve­za.

En­tre los miem­bros del nue­vo ju­ra­do –in­te­gra­do tam­bién por Juan Pa­blo Vi­lla­lo­bos, Gon­za­lo Pon­tón y Marta Sanz–, es­tá Je­sús True­ba, li­bre­ro de la Bue­na Vi­da. Cree que me in­ven­to es­tas cró­ni­cas; si vi­vie­ra en Ma­drid, ase­gu­ra, no ten­dría na­da que con­tar y siem­pre ha­bla­ría de los mis­mos. A An­na Ca­ba­llé le doy un po­co de mie­do, por­que di­ce que pu­bli­co lo que ella di­ce cuan­do es­toy de­lan­te. Si­guien­do la tra­di­ción y a Pol­do Po­més, va­mos al Giar­di­net­to. Lo que pa­sa en el Giar­di­net­to se que­da en el Giar­di­net­to. Pe­ro el tra­yec­to es otra co­sa. Una vez, mu­chos fui­mos a pie. En­tre ellos, el ci­neas­ta Pau Su­bi­rós (que pre­pa­ra un ro­da­je en Se­ne­gal con su com­pa­ñe­ra, Neus Ba­llús) y Jor­di So­ler (que ha pa­sau­na do un año en To­ron­to y no des­car­ta vol­ver). Subo al ta­xi con Nacho Oro­vio y Ca­mi­la En­rich. Un ti­po se sien­ta jun­to al con­duc­tor, e in­ten­ta ven­der­me un pi­so. ¿De dón­de ha sa­li­do? Creo que so­mos ami­gos de Fa­ce­book. Ol­man Eli­zon­do, es­cri­tor y agen­te in­mo­bi­lia­rio, di­ce.

Ca­da vez cues­ta más ven­der libros, y el in­ge­nio se ha vuel­to in­dis­pen­sa­ble. Para pre­sen­tar Ama­ne­cer de hie­lo, de Laura Fal­có, un hom­bre ya­ce en cal­zon­ci­llos, ata­do de pies y ma­nos, y con los tes­tícu­los en una bol­sa de prue­bas, so­bre una me­sa en la Ca­sa del Li­bro. El director de Edhasa, Da­niel Fer­nán­dez, re­pre­sen­ta a un ins­pec­tor. Lo acom­pa­ña la po­li­cía y es­cri­to­ra Ol­ga Mae­so. “Ne­ce­si­ta­mos a al­guien con ima­gi­na­ción que nos re­suel­va el ca­so”, con­clu­yen para que en­tre la au­to­ra. Lue­go Pe­né­lo­pe Ace­ro me en­se­ña­rá có­mo ha di­se­ña­do el ór­gano ín­ti­mo con unos huevos de plás­ti­co y

me­dia de co­lor car­ne. El edi­tor le pre­gun­ta­rá a Fal­có por qué es­cri­be so­bre fan­tas­mas y crí­me­nes. Le gus­ta el te­rror, con­tes­ta, y cree que las co­sas pa­san por­que tie­nen que ocu­rrir.

Pe­ro lo más in­quie­tan­te es al­go que cuen­ta Mae­so. Le preo­cu­pa que la gen­te no se­pa cuál es la fun­ción de la po­li­cía. Mu­chos pien­san que só­lo pe­gan o po­nen mul­tas, cuan­do ha­cen de en­fer­me­ros, psi­có­lo­gos, bom­be­ros. Se ne­ce­si­ta mu­cha pe­da­go­gía. En­ton­ces ex­pli­ca có­mo fun­cio­nan las rue­das de re­co­no­ci­mien­to: van por la ca­lle con una foto del sos­pe­cho­so, bus­can­do a per­so­nas que se le pa­rez­can para que po­sen tras el cris­tal. Esas per­so­nas, cla­ro, se po­nen muy ner­vio­sas: ¿y si el tes­ti­go las se­ña­la?

Des­de el éxi­to de su pri­me­ra novela, Can­cio­nes de amor a que­ma­rro­pa, a Nic­ko­las Butler le ha cam­bia­do la vi­da. Se lo cuen­ta a An­na Gui­tart mien­tras hablan de El co­ra­zón de los hom­bres (Libros del As­te­roi­de/Em­pú­ries). Pe­ro tal vez cam­bió an­tes, cuan­do de pe­que­ño su pa­dre lo lle­vó a Chica­go y le pre­sen­tó a su aman­te; lue­go él tu­vo que guar­dar el se­cre­to an­te su ma­dre y her­ma­nos. En un tor­men­to­so via­je en avión, don­de los pa­sa­je­ros creían que iban a mo­rir, en­ten­dió que el mun­do no es­tá he­cho de bue­nos y ma­los, y que ser un buen ti­po no tie­ne por qué ha­cer­te po­pu­lar. ¿O aca­so hay peor mo­ra­le­ja para la po­lí­ti­ca, que Do­nald Trump pue­da ser pre­si­den­te?

En­tre el pú­bli­co es­tán los edi­to­res Luis So­lano y Marta Sel­vas, que to­ma el re­le­vo de Di­na La­ma al fren­te de Em­pú­ries, aho­ra que ella se mu­da a Gi­ne­bra; el director de La Ca­sa del Li­bro de ram­bla Ca­ta­lun­ya, Ra­fael Coe­ró, Mò­ni­ca Mar­tín y Greta, el le­brel ita­liano que tiem­bla ba­jo un jer­sey de la­na. El frío ha vuel­to.

Para pre­sen­tar ‘Ama­ne­cer de hie­lo’, de Laura Fal­có, un hom­bre ya­ce en cal­zon­ci­llos, ata­do de pies y ma­nos...

LLIBERT TEI­XI­DÓ

Pre­mia­dos.Die­go Vec­chio y An­drés Bar­ba, la no­che del lu­nes en el res­tau­ran­te St Remy, don­de Anagrama en­tre­ga el pri­mer lu­nes de no­viem­bre su pre­mio de novela

LLIBERT TEI­XI­DÓ

Es real. Je­sús True­ba, li­bre­ro za­ra­go­zano y ju­ra­do del pre­mio Anagrama, pu­do com­pro­bar que es­tas ve­la­das li­te­ra­rias en Bar­ce­lo­na son de ver­dad...

.

Co­ra­zón. El au­tor

de El co­ra­zón de los

hom­bres, Nic­ko­las Butler, en­tre su edi­tor, Luis So­lano, y la periodista An­na Gui­tart, en la pre­sen­ta­ción del li­bro, es­ta se­ma­na

PE­NÉ­LO­PE ACE­RO

Mis­te­rio. La es­cri­to­ra Laura Fal­có, en el cen­tro, atien­de –jun­to al edi­tor Da­niel Fer­nán­dez– a la po­li­cía y es­cri­to­ra Ol­ga Mae­so, en la pre­sen­ta­ción del li­bro de la pri­me­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.