Cesc Ge­la­bert

CO­REÓ­GRA­FO Y BAI­LA­RÍN

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - MA­RI­CEL CHA­VA­RRÍA Bar­ce­lo­na

Cesc Ge­la­bert, con­si­de­ra­do el de­cano de la dan­za en Ca­ta­lun­ya, vuel­ve al Lliu­re de Grà­cia con la obra Es­crit en l’ai­re (Ge­la­bert dan­sa No­va­ri­na) y ul­ti­ma un li­bro. De to­do ello y del pro­cés ha­bla en una am­plia en­tre­vis­ta.

Una épo­ca in­ten­sa y tam­bién do­lo­ro­sa para Cesc Ge­la­bert, que re­ca­la es­ta se­ma­na en el Lliu­re de Grà­cia con es­te fas­ci­nan­te y su­rreal solo que es Es­crit en l’ai­re (Ge­la­bert dan­sa No­va­ri­na), ela­bo­ra­do co­do con co­do con el es­cri­tor y pin­tor fran­cés Va­lè­re No­va­ri­na, de cu­yas pa­la­bras se sir­ve la performance, y con el ma­lo­gra­do director tea­tral Moi­sès Maicas, que el pa­sa­do ju­nio se arro­jó a las vías del me­tro. “Me he sen­ti­do ra­rí­si­mo en­sa­yan­do de nue­vo la pie­za sin él. Es muy do­lo­ro­so”, di­ce. El ar­te, la dan­za, el li­bro que es­tá es­cri­bien­do, la po­lí­ti­ca cul­tu­ral y el pro­cés, de to­do ha­bla el de­cano de la dan­za en Ca­ta­lun­ya, un ar­tis­ta en in­ves­ti­ga­ción cons­tan­te que año­ra, y con ra­zón, la eclo­sión dan­cís­ti­ca de la Bar­ce­lo­na de la tran­si­ción. Ge­la­bert ya no tie­ne es­tu­dio, ni ayu­da es­ta­ble en Ca­ta­lun­ya, ni si­quie­ra la re­si­den­cia sim­bó­li­ca en el Lliu­re que ga­ran­ti­za­ba su anual pre­sen­cia en la ciu­dad. Sus pro­yec­tos sur­gen aho­ra mis­mo en el ex­tran­je­ro...

Si le dan a es­co­ger en­tre una se­ma­na en el Lliu­re de Grà­cia y dos días en el de Montjuïc, ¿qué ha­ce?

Lo bueno es bai­lar para una sa­la lle­na o para tres per­so­nas; lo di­fí­cil es tra­ba­jar para me­dia sa­la. Cuan­do la sa­la es­tá lle­na co­mien­za a fun­cio­nar co­mo un animal, un ser que va ya por en­ci­ma de to­dos, del pú­bli­co y de mi mis­mo, y eso es in­tere­san­te por­que la ener­gía que se crea es el he­cho co­lec­ti­vo. Es­ta­mos in­ter­co­nec­ta­dos, y cuan­do en­tien­des que las co­sas fun­cio­nan en co­lec­ti­vo se crea una di­men­sión nue­va. Así que de­pen­de de las obras: es­te solo en la de Grà­cia es per­fec­to, que­da me­jor que cuan­do lo hi­ce en Montjuïc.

¿Por qué se fi­jó en un crea­dor con­tem­po­rá­neo co­mo No­va­ri­na?

To­do na­ce de mi ob­se­sión, ese man­tra que si­go re­pi­tien­do: la po­ten­cia de un mo­vi­mien­to vie­ne de la emo­ción que sien­to y de las pa­la­bras que me lle­nan, de las men­tes que me lle­nan. La tra­ge­dia y la vir­tud de la dan­za es que mis pa­la­bras es­tán ve­la­das por mi cuer­po. Las emo­cio­nes no del to­do, las per­ci­bes por el lenguaje cor­po­ral. Pe­ro no tie­ne ni la vir­tud ni el de­fec­to de la pa­la­bra, por­que es­tá ve­la­da. Siem­pre he so­ña­do en que mien­tras bai­la­ba el pú­bli­co iba es­cu­chan­do pa­la­bras de las que me lle­nan. Char­lan­do con Moisés, que ya ha­bía he­cho otras obras de Va­lè­re, me pro­pu­so ha­cer al­go jun­tos. Va­lè­re di­ce al­gu­na de las po­si­bles pa­la­bras que yo di­ría al bai­lar, pe­ro con ca­li­dad poé­ti­ca. Es co­mo un com­po­si­tor de la pa­la­bra, sus obras son co­mo con­cier­tos. Yo quiero dar pa­la­bra al mo­vi­mien­to y

él quie­re dar­le cuer­po a la pa­la­bra...

Pa­só dos años tra­ba­jan­do con Maicas y No­va­ri­na...

Para mi ha si­do muy du­ro que Moi­sès ha­ya muer­to de re­pen­te, aun no lo en­tien­do. Ha­bía­mos pa­sa­do dos años muy uni­dos y aho­ra tra­ba­já­ba­mos en otro pro­yec­to. No me di cuen­ta. Era una per­so­na su­ma­men­te ama­ble, ca­ri­ño­sa, res­pe­tuo­sa, to­zu­da... pe­ro su to­zu­dez nun­ca iba por de­lan­te de la ama­bi­li­dad y su amor por es­ta pro­fe­sión. He pa­sa­do mu­cho tiem­po con él es­tos dos años. Se ini­ció un lar­go pro­ce­so, por­que es­te es­pec­tácu­lo es un gran tra­ba­jo en equi­po. Las pa­la­bra, la mú­si­ca, la luz, el ves­tua­rio...

Es la pri­me­ra vez que tie­ne us­ted un tex­to tan lar­go.

De lo que es­toy con­ten­to es que es dan­za y es teatro, pe­ro no es dan­za­tea­tro. Es­tá en un pun­to cu­rio­so y ha sur­gi­do fru­to del tra­ba­jo con to­dos. Hay fra­ses de to­dos los tex­tos de Va­lè­re, es­co­gi­das por Moi­sès. Y lue­go le pe­día­mos otras que tu­vie­ran que ver con al­go en con­cre­to. “¿Hay en la sa­la al­gún animal ves­ti­do de hom­bre pro­vis­to de ore­jas aten­tas que trans­mi­tan al ce­re­bro se­ña­les nue­vas?” La obra ha ad­qui­ri­do un ca­rác­ter sin­té­ti­co y se pue­de apli­car a mu­chas si­tua­cio­nes, co­mo la ac­tual. Con to­do lo que es­tá pa­san­do en Ca­ta­lun­ya ne­ce­si­ta­mos es­cu­char, y que ha­ya ideas nue­vas. Yo me he de­di­ca­do siem­pre a tra­ba­jar por la cul­tu­ra ca­ta­la­na por­que es el lu­gar en el que he caí­do. Y quiero una cul­tu­ra ca­ta­la­na co­mu­ni­ca­da y abier­ta al mun­do. Hoy hay de­ma­sia­da emo­ción y de­ma­sia­da as­tu­cia. Ne­ce­si­ta­mos no ol­vi­dar la emo­ción pe­ro con­du­cir­la con sa­bi­du­ría, una sa­bi­du­ría des­ti­na­da al bien co­mún.

¿Qué pa­pel tie­ne la cul­tu­ra en ese mo­men­to res­pec­to al pro­cés?

El pro­cés en el fon­do tie­ne que ver con la iden­ti­dad, con la per­ma­nen­cia de es­ta en­ti­dad cul­tu­ral. Y yo co­mo ar­tis­ta lo que de­bo ha­cer es ali­men­tar bien eso.

¿La po­lí­ti­ca cul­tu­ral lle­va­da a ca­bo qué respeto le me­re­ce?

No es­toy con­ten­to. La mag­ní­fi­ca opor­tu­ni­dad que fue­ron los ochen­ta y no­ven­ta no se ha usa­do para con­so­li­dar las es­truc­tu­ras en la dan­za. Yo siem­pre ha­blo de pa­tri­mo­nio co­reó­gra­fo y mo­de­lo de bai­la­rín. Pe­ro se ha pues­to mu­cho di­ne­ro en pie­dras, y no es­tá equi­li­bra­do con el que te­ne­mos para lle­nar de con­te­ni­do esos tea­tros. Los crea­do­res aquí te­ne­mos en co­mún una sen­si­bi­li­dad, una ten­den­cia, una tem­pe­ra­tu­ra... Pe­ro tú vas por mun­do y di­ces que vie­nes de Bar­ce­lo­na y aún has de ex­pli­car que no ha­ces flamenco.

¿Qué per­si­gue ese li­bro que tie­ne en mar­cha?

Siem­pre he que­ri­do ha­cer un li­bro so­bre mis ideas de dan­za. No solo co­mo for­ma de ar­te sino co­mo for­ma de ha­bi­tar el cuer­po con el co­ra­zón y la men­te. Mi ob­se­sión es ex­pli­car las co­sas de ma­ne­ra sin­té­ti­ca y sen­ci­lla. Se ha­ce ar­te co­mo un sue­ño com­par­ti­do con el pú­bli­co, en es­ta­do de vi­gi­lia. La dan­za es un ex­pe­rien­cia psi­co­fí­si­ca. Y yo só­lo quiero ha­cer de ca­ta­li­za­dor y com­par­tir lo que he com­pren­di­do.

“Es muy do­lo­ro­so, no lo vi ve­nir; era un ser tan ama­ble, aho­ra te­nía­mos otro pro­yec­to jun­tos” “De­ma­sia­da emo­ción y as­tu­cia; ne­ce­si­ta­mos que la emo­ción la con­duz­ca la sa­bi­du­ría”

Mi­jaíl Ba­rísh­ni­kov le ha­bía pe­di­do otra co­reo­gra­fía...

Sí, me lla­mó. Por la edad se ha en­con­tra­do con un cam­bio fí­si­co que lo di­fi­cul­ta y no se ve con áni­mo de com­pro­me­ter­se. Al fi­nal él me pro­du­ce y lo bai­la­ré yo. Es­tre­na­mos en su cen­tro de Nue­va York en 2018.

XA­VIER CER­VE­RA

Ge­la­bert, ayer, en las calles de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.