La prue­ba pa­trió­ti­ca del al­go­dón

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - Mà­rius Ca­rol DIRECTOR

DE un tiem­po a es­ta par­te, se oye tan a me­nu­do y se lee tan fre­cuen­te­men­te la pa­la­bra trai­dor, que el tér­mino es­tá em­pe­zan­do a per­der su sig­ni­fi­ca­do. El ala más ra­di­cal del independentismo y los sec­to­res más hi­per­ven­ti­la­dos de la bue­na gen­te (por usar el dic­cio­na­rio jun­que­riano) se­ña­lan con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad a to­do aquel que no co­mul­ga con la ver­dad re­ve­la­da. A ve­ces so­mos los pe­rio­dis­tas o ter­tu­lia­nos los que te­ne­mos que oír el vo­ca­blo trai­dor por ser de­ma­sia­do des­creí­dos o sim­ple­men­te crí­ti­cos con al­gu­nas ac­tua­cio­nes o de­ter­mi­na­dos dis­cur­sos. Co­mo si el pe­rio­dis­mo fue­ra una cues­tión de fe, cuan­do en su na­tu­ra­le­za es­tá el du­dar de to­do.

Pe­ro úl­ti­ma­men­te el tér­mino arro­ja­di­zo ha im­pac­ta­do en las pro­pias fi­gu­ras del pro­cés. Ni si­quie­ra Car­les Puig­de­mont ha es­ca­pa­do al ca­li­fi­ca­ti­vo, pues tu­vo que oír co­mo la mu­cha­cha­da reuni­da en la plaza Sant Jau­me le acu­sa­ba a co­ro, cuan­do te­nía in­ten­ción de con­vo­car elec­cio­nes. In­clu­so en Twit­ter se sin­tió in­sul­ta­do por par­te de per­so­nas cer­ca­nas, más allá de que Ru­fián le ca­li­fi­ca­ra de Ju­das, acom­pa­ñan­do su men­sa­je con 155 mo­ne­das de pla­ta. Una se­ma­na des­pués se­ría San­ti Vi­la quien fue­ra vi­li­pen­dia­do por ha­ber pre­sen­ta­do su di­mi­sión cuan­do era irre­ver­si­ble la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia. En el PDECat se pen­sa­ba en él co­mo el can­di­da­to, pe­ro ha acabado pa­ra­dó­ji­ca­men­te en la co­mi­sión de éti­ca del par­ti­do. In­clu­so Car­me For­ca­dell sa­lió ayer de Al­ca­lá Me­co con acu­sa­cio­nes de trai­ción en las re­des so­cia­les por ha­ber acep­ta­do la Cons­ti­tu­ción en su de­cla­ra­ción an­te el juez, a fin de ob­te­ner la li­ber­tad ba­jo fian­za.

Ca­ta­lun­ya ne­ce­si­ta re­cu­pe­rar el so­sie­go. No se pue­de rea­li­zar la prue­ba in­de­pen­den­tis­ta del al­go­dón a ca­da ciu­da­dano. Ni to­mar­les la tem­pe­ra­tu­ra pa­trió­ti­ca dia­ria­men­te. Nos so­bran in­qui­si­to­ria­les Tor­que­ma­das, que creen que pue­den juz­gar a to­do el mun­do des­de el con­fort de su si­llón más o me­nos sub­ven­cio­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.