Jo­sep Ta­ber­ne­ro

JE­FE DE ON­CO­LO­GÍA. VALL D’HEBRON

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - JO­SEP CORBELLA Bar­ce­lo­na

Lo­grar la equi­dad en el ac­ce­so a los tra­ta­mien­tos y a las prue­bas de diag­nós­ti­co del cán­cer se­rá el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de Jo­sep Ta­ber­ne­ro, del hos­pi­tal Vall d’Hebron, co­mo nue­vo pre­si­den­te de la So­cie­dad Eu­ro­pea de On­co­lo­gía Mé­di­ca.

Co­mo buen afi­cio­na­do a la mon­ta­ña que ha co­ro­na­do el Mont Blanc y otros cua­tro­mi­les en los Al­pes, a Jo­sep Ta­ber­ne­ro le mo­ti­van los re­tos. “La sen­sa­ción de que lo ha­ces lo me­jor po­si­ble”, ex­pli­ca. “Te das cuen­ta de que, cuan­to más te exi­ges, más pue­des ha­cer”.

Tam­bién co­mo buen afi­cio­na­do a la mon­ta­ña, es rea­lis­ta y te­naz. No se pro­po­ne me­tas inal­can­za­bles pe­ro, para aque­llas que se pro­po­ne, no des­fa­lle­ce has­ta con­se­guir­las. “Creo que la per­se­ve­ran­cia y la ca­pa­ci­dad de pen­sar ra­cio­nal­men­te son los prin­ci­pa­les ras­gos de mi ca­rác­ter”.

Es­ta au­to­exi­gen­cia y es­ta te­na­ci­dad le han lle­va­do a ser ele­gi­do nue­vo pre­si­den­te de la So­cie­dad Eu­ro­pea de On­co­lo­gía Mé­di­ca (ESMO por sus ini­cia­les en in­glés) por los 17.000 miem­bros de la or­ga­ni­za­ción. Ocu­pa­rá el car­go du­ran­te los pró­xi­mos dos años a par­tir del 1 de enero.

Na­ci­do en Bar­ce­lo­na en 1963, es­tu­vo a pun­to de es­pe­cia­li­zar­se en neu­ro­ci­ru­gía por­que le parecía di­fí­cil e im­por­tan­te. Al fi­nal op­tó por la on­co­lo­gía por­que, cuan­do es­tu­dia­ba la carrera, “la in­ves­ti­ga­ción del cán­cer es­ta­ba avan­zan­do mu­cho, pe­ro los avan­ces aún no ha­bían lle­ga­do a los pa­cien­tes. Era un cam­po en el que ten­dría la opor­tu­ni­dad de ayu­dar a los pa­cien­tes y de con­tri­buir al avan­ce de la medicina”.

El tra­to per­so­nal con los pa­cien­tes, re­co­no­ce Ta­ber­ne­ro, “es uno de los as­pec­tos más gra­ti­fi­can­tes de la on­co­lo­gía. Otro es que, “a ni­vel in­te­lec­tual, es un re­to con­ti­nuo. Es una es­pe­cia­li­dad que te obli­ga a dar lo me­jor de ti”.

“De la re­la­ción con mis pa­cien­tes –ex­pli­ca– he apren­di­do mu­cho. Me ad­mi­ra la mo­ti­va­ción que tie­nen para sa­lir ade­lan­te, la ca­pa­ci­dad de lu­cha, las ga­nas de com­pren­der, la ge­ne­ro­si­dad de ayu­dar para que los que ven­gan des­pués ten­gan te­ra­pias me­jo­res... Sen­ti­ría que les de­frau­da­ría si, des­pués de ver có­mo lu­chan ellos, yo no lu­cha­ra tam­bién”.

Tras li­cen­ciar­se en Medicina por la UAB, hi­zo la re­si­den­cia en on­co­lo­gía en Vall d’Hebron, don­de coin­ci­dió por pri­me­ra vez con Jo­sep Ba­sel­ga, que tam­bién era re­si­den­te en aque­lla épo­ca. Des­pués am­plió su for­ma­ción en el hos­pi­tal MD An­der­son de Houston (Te­xas) y en el hos­pi­tal de Sant Pau de Bar­ce­lo­na, don­de se es­pe­cia­li­zó en tu­mo­res del apa­ra­to di­ges­ti­vo.

Re­gre­só a Vall d’Hebron en 1997 cuan­do Ba­sel­ga le fi­chó co­mo director ad­jun­to del ser­vi­cio de on­co­lo­gía. Con ca­rac­te­res com­ple­men­ta­rios, du­ran­te tre­ce años for­ma­ron un tán­dem ex­cep­cio­nal que con­vir­tió Vall d’Hebron en un hos­pi­tal de re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal en on­co- lo­gía. Cuan­do Ba­sel­ga acep­tó una ofer­ta para ir a tra­ba­jar a EE.UU. en el 2010, Ta­ber­ne­ro asu­mió la di­rec­ción del ser­vi­cio de on­co­lo­gía (de­di­ca­do a la aten­ción a los pa­cien­tes) y del ins­ti­tu­to VHIO (de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción del cán­cer).

Su elec­ción co­mo pre­si­den­te de la ESMO es “un re­co­no­ci­mien­to a lo que he­mos he­cho en Vall d’Hebron co­mo un mo­de­lo de éxi­to en on­co­lo­gía”, des­ta­ca Ta­ber­ne­ro, que evi­ta mo­no­po­li­zar el pro­ta­go­nis­mo y des­ta­ca el tra­ba­jo de to­do el equi­po. La ge­ne­ro­si­dad y la hu­mil­dad, se­ña­lan quie­nes tra­ba­jan con él, son otros de los ras­gos dis­tin­ti­vos de su ca­rác­ter.

Ta­ber­ne­ro se en­co­ge de hom­bros an­te los elo­gios. “Lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te son los pa­cien­tes –di­ce–. En Vall d’Hebron tra­ba­ja­mos para con­se­guir que los avan­ces de la in­ves­ti­ga­ción les lle­guen lo an­tes po­si­ble, te­ne­mos en cuen­ta la efi­cien­cia y el cos­te de los tra­ta­mien­tos, de­fen­de­mos la equi­dad en la aten­ción al cán­cer y nos preo­cu­pa­mos de que el sis­te­ma sea sos­te­ni­ble sa­bien­do que los re­cur­sos son li­mi­ta­dos”. Para re­sol­ver bien es­tas cues­tio­nes, Ta­ber­ne­ro de­ci­dió am­pliar su for­ma­ción con cur­sos de li­de­raz­go y or­ga­ni­za­ción de ges­tio­nes sa­ni­ta­rias en las es­cue­las de ne­go­cios IESE y Esa­de.

Los re­tos que de­be­rá afron­tar co­mo pre­si­den­te de ESMO son los mis­mos que ha te­ni­do que re­sol­ver en Vall d’Hebron pe­ro a es­ca­la in­ter­na­cio­nal. Pien­sa que por eso le han vo­ta­do, por­que “los miem­bros de ESMO eli­gen a su pre­si­den­te por lo que ha he­cho y por la vi­sión que tie­ne de ha­cia dón­de de­be ir la on­co­lo­gía”.

Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo, para los pró­xi­mos dos años, es “lu­char por la equi­dad en la aten­ción al cán­cer, no só­lo en el ac­ce­so a los tra­ta­mien­tos, sino tam­bién en la pre­ven­ción y el diag­nós­ti­co pre­coz y no só­lo en Eu­ro­pa sino en to­do el mun­do”.

Para con­se­guir­lo, “en ESMO de­fen­de­re­mos un nue­vo mo­de­lo en que los pre­cios se fi­jen en fun­ción de los be­ne­fi­cios que ca­da prue­ba o tra­ta­mien­to apor­ten en un lu­gar con­cre­to. De­be­rá te­ner­se en cuen­ta, por ejem­plo, el PIB de ca­da país al fi­jar los re­em­bol­sos. Só­lo así con­se­gui­re­mos que los avan­ces lle­guen tam­bién a paí­ses po­bres”.

Si lo con­si­gue, es­to obli­ga­rá a la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca a re­vi­sar la po­lí­ti­ca de pre­cios de los hoy cos­to­sí­si­mos fár­ma­cos on­co­ló­gi­cos. “Si el pre­cio de los fár­ma­cos ba­ja, el nú­me­ro de pa­cien­tes a los que lle­gan au­men­ta­rá, por lo que los be­ne­fi­cios de la in­dus­tria no tie­nen por qué re­du­cir­se. Es un mo­de­lo en el que to­do el mun­do pue­de sa­lir ga­nan­do”.

Es un re­to di­fí­cil el que se ha fi­ja­do, co­mo buen afi­cio­na­do a la mon­ta­ña. Es co­mo abrir una vía por la que aún no ha pa­sa­do na­die. Pe­ro ya ha em­pe­za­do a tra­ba­jar para con­se­guir­lo y no tie­ne in­ten­ción de des­fa­lle­cer. Es­tá con­ven­ci­do de que la equi­dad es un ob­je­ti­vo que se pue­de al­can­zar. Su Eve­rest par­ti­cu­lar.

De­ci­dió es­pe­cia­li­zar­se en cán­cer por el tra­to con los pa­cien­tes y para con­tri­buir al avan­ce de la medicina

ÀLEX GAR­CIA

Jo­sep Ta­ber­ne­ro –en la foto, en el Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía de Vall d’Hebron– se­rá a par­tir del 1 de enero el nue­vo pre­si­den­te de la So­cie­dad Eu­ro­pea de On­co­lo­gía Mé­di­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.