Apues­ta por la paz

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO -

La caí­da de ven­tas del co­mer­cio ca­ta­lán a raíz de la ten­sión so­cial aso­cia­da al pro­ce­so so­be­ra­nis­ta; y la fir­me opo­si­ción del papa Fran­cis­co al ar­ma­men­to nu­clear.

HAY en el mun­do unos 1.200 mi­llo­nes de ca­tó­li­cos. Es­te da­to ha pro­pi­cia­do, en­tre los úl­ti­mos pon­tí­fi­ces, una apre­ta­da agen­da de via­jes. A me­nu­do se tra­ta­ba de via­jes pas­to­ra­les. Con ellos, han que­ri­do aten­der es­pi­ri­tual­men­te, en per­so­na, a los fie­les des­per­di­ga­dos por el pla­ne­ta. La agen­da via­je­ra de Fran­cis­co, el ac­tual Papa, es pas­to­ral co­mo la de sus an­te­ce­so­res en la si­lla de Pe­dro. Pe­ro acre­di­ta ade­más una vo­ca­ción di­plo­má­ti­ca y de me­dia­ción en su­ce­si­vos con­flic­tos y en cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la se­gu­ri­dad glo­bal. En los cer­ca de cin­co años que lle­va co­mo má­xi­ma au­to­ri­dad de la Igle­sia, Fran­cis­co ha con­tri­bui­do a las ne­go­cia­cio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cuba para el res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses. Ha via­ja­do a la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na en mo­men­tos par­ti­cu­lar­men­te de­li­ca­dos. Ha fa­vo­re­ci­do con­ver­sa­cio­nes en­tre el régimen bo­li­va­riano de Ve­ne­zue­la y la opo­si­ción. Et­cé­te­ra.

Es­te com­pro­mi­so pa­pal con la suer­te del mun­do, más allá del ám­bi­to re­li­gio­so, tie­ne es­tos días una nue­va ex­pre­sión con la con­fe­ren­cia so­bre desarme nu­clear con­vo­ca­da en el Va­ti­cano, en la que par­ti­ci­pan on­ce ga­lar­do­na­dos con el pre­mio No­bel.

La dis­ten­sión nu­clear es desea­ble en cual­quier épo­ca. En la men­te de to­dos es­tán epi­so­dios co­mo los bom­bar­deos de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, la cri­sis de los mi­si­les de 1962 en Cuba o, ya en nues­tros días, las ame­na­zas nu­clea­res cru­za­das por Es­ta­dos Uni­dos y Corea del Nor­te. Es un he­cho: el pe­li­gro ató­mi­co si­gue ahí. Y aun­que al­gu­nos man­da­ta­rios lo fri­vo­li­cen y lo abor­den co­mo au­tén­ti­cos bra­vu­co­nes, su po­ten­cial des­truc­ti­vo es su­fi­cien­te­men­te ele­va­do co­mo para abor­dar es­ta cues­tión con el má­xi­mo ri­gor y con to­da con­ten­ción.

El papa Fran­cis­co fue ayer muy ex­plí­ci­to al res­pec­to. Yen­do más allá que sus an­te­ce­so­res, que por lo ge­ne­ral da­ban por bueno el ar­gu­men­to de que un ar­se­nal nu­clear se jus­ti­fi­ca­ba mo­ral­men­te por su efec­to di­sua­so­rio, el Pon­tí­fi­ce di­jo que no ha­bía ra­zo­nes para di­chos al­ma­ce­na­mien­tos. E ins­tó a los paí­ses con ar­ma­men­to nu­clear a man­te­ner un diá­lo­go con­ti­nuo so­bre la ma­te­ria. Sus ra­zo­nes eran cla­ras: los efec­tos del uso de ar­mas nu­clea­res pue­den ser ca­tas­tró­fi­cos tan­to para la hu­ma­ni­dad co­mo para el me­dio am­bien­te.

El Papa tie­ne ra­zón al en­fa­ti­zar la cru­za­da an­ti­nu­clear va­ti­ca­na. Por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra, por­que el pe­li­gro ató­mi­co per­vi­ve y to­da ac­ción para des­ar­ti­cu­lar­lo re­sul­ta per­ti­nen­te. La se­gun­da, por­que nos re­cuer­da que nos en­fren­ta­mos a pro­ble­mas glo­ba­les que no pue­den ser re­suel­tos uni­la­te­ral­men­te y pre­ci­san de la per­ma­nen­te co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.