Ni­dos olím­pi­cos

Un atlas or­ni­to­ló­gi­co revela que la mon­ta­ña de Bar­ce­lo­na es un ho­tel de lu­jo para las aves

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - Bar­ce­lo­na

In­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’Or­ni­to­lo­gia han ela­bo­ra­do el Atlas dels ocells ni­di­fi­cants de Bar­ce­lo­na, una mag­na obra co­ral que ana­li­za las 83 es­pe­cies de aves que se re­pro­du­cen en el tér­mino mu­ni­ci­pal de la ca­pi­tal ca­ta­la­na y ra­ti­fi­ca la im­por­tan­cia de la mon­ta­ña de Montjuïc para la biodiversidad ur­ba­na.

A Marc An­ton le sor­pren­de que un apa­sio­na­do de los tre­nes co­mo su hi­jo Ber­nat, de 14 años, sea ca­paz de dis­tin­guir dis­tin­tos ti­pos de lo­co­mo­to­ras só­lo por su tra­que­teo. Y lo di­ce él, que es­cu­cha una fu­gaz ri­sa cer­ca del Jar­dí Bo­tà­nic y sa­be sin ver­lo que es un pi­qui­tuer­to co­mún. O un au­ti­llo. O una ta­ra­bi­lla. O un ver­de­rón. O un es­cri­bano so­te­ño. O… Es­te in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’Or­ni­to­lo­gia es uno de los coau­to­res –to­dos con un oí­do fi­ní­si­mo– de un tra­ba­jo co­ral y de pri­mer or­den cien­tí­fi­co, el Atlas dels ocells ni­di­fi­cants de Bar­ce­lo­na.

La obra ana­li­za las 83 es­pe­cies que se re­pro­du­cen en el tér­mino mu­ni­ci­pal de la ca­pi­tal ca­ta­la­na y ra­ti­fi­ca la im­por­tan­cia de Montjuïc para la biodiversidad ur­ba­na y su avi­fau­na, que no tie­nen mu­cho que en­vi­diar a las del gran pul­món ver­de de Coll­se­ro­la. Ma­no­lo Gar­cía, cu­yas ob­ser­va­cio­nes tam­bién han en­ri­que­ci­do el es­tu­dio, co­mo las del res­to de or­ni­tó­lo­gos de es­te re­por­ta­je, ha avis­ta­do 150 es­pe­cies dis­tin­tas en los pra­dos del Sot del Mig­dia.

Mu­chas van ca­mino de Áfri­ca y só­lo des­can­san aquí unas ho­ras o unos días. Otras, sin em­bar­go, no pa­re­cen que­rer ir­se, co­mo las ga­vio­tas de Au­douin. En el 2013 Ma­no­lo se hi­zo un nom­bre en un cam­po que ya tie­ne su inevi­ta­ble an­gli­cis­mo, el

bir­ding, o la ob­ser­va­ción de aves. Aquel año des­cu­brió 69 pa­re­jas de es­ta es­pe­cie, una de las aves ma­ri­nas más ame­na­za­das del Mediterráneo en los años 60. In­cu­ba­ban sus huevos en un so­lar de la Zo­na Fran­ca, le­jos de las pla­yas y cos­tas sal­va­jes que de­ja­ron de ser su feu­do a me­di­da que de­ja­ron de ser inac­ce­si­bles. La co­lo­nia si­gue en la ciu­dad, pe­ro se ha tras­la­da­do a una zo­na de la ter­mi­nal de cru­ce­ros del puer­to.

Qui­zá al­gún día es­tas “co­mi­llas del cie­lo”, co­mo di­ría Ra­món Gómez de la Ser­na, sean tan ubi­cuas co­mo las in­te­li­gen­tes urra­cas. En la na­tu­ra­le­za las co­sas no siem­pre son blan­cas o ne­gras, pe­ro a ve­ces para que unas po­bla­cio­nes pros­pe­ren otras han de men­guar. Po­dría ser el ca­so de los go­rrio­nes. Aun­que aún son unos de los pá­ja­ros más abun­dan­tes de Ca­ta­lun­ya (con 6.300 pa­re­jas en Bar­ce­lo­na), su re­gre­sión ha he­cho sal­tar las alar­mas. Múl­ti­ples cau­sas ex­pli­can el de­cli­ve, al que no son aje­nas las nue­vas for­mas de cons­truir, con edi­fi­cios sin agu­je­ros para los ni­dos. Los go­rrio­nes co­mu­nes (no así sus pri­mos, los go­rrio­nes mo­li­ne­ros) son más aman­tes de los la­dri­llos que de los bos­ques. Tam­bién pue­de in­fluir en el prin­ci­pio del fin de su rei­na­do la apa­ri­ción de com­pe­ti­do­res más dúc­ti­les a la ho­ra de criar en los nue­vos en­tor­nos ur­ba­nos, co­mo urra­cas, ven­ce­jos, ver­de­ci­llos, cu­rru­cas ca­be­ci­ne­gras, tór­to­las…

La in­gle­sa de ape­lli­do po­la­co Lucy Br­zos­ka, blo­gue­ra en Ibe­ria­na­tu­re.com y que pre­pa­ra un li­bro so­bre na­tu­ra­le­za ur­ba­na, es una usua­ria ha­bi­tual de la app de Or­nit­ho.cat que per­mi­te, en­tre otras co­sas, in­ter­cam­biar da­tos so­bre avis­ta­mien­tos de aves. Nun­ca ol­vi­da­rá el día que vio dos ci­güe­ñas ne­gras en Montjuïc. O la ima­gen de un fai­sán y dos per­di­ces cer­ca del cementerio.

Federico Gar­cía Lor­ca di­jo en Yer­ma que un em­ba­ra­zo es co­mo “si en vez de te­ner un pá­ja­ro en la mano, lo tu­vie­ras en la san­gre”. En el cen­so or­ni­to­ló­gi­co han par­ti­ci­pa­do 322 ob­ser­va­do­res co­mo Lucy, en un ejem­plo in­me­jo­ra­ble de cien­cia ciu­da­da­na. Mu­chos de es­tos vo­lun­ta­rios se ex­pli­can con una pa­sión ca­si lor­quia­na.

Na­ció en el 2009 en la Sa­gra­da Fa­mí­lia y tie­ne una ani­lla en una pa­ta con el có­di­go 6060259 Un halcón de fue­ra de Bar­ce­lo­na y que lo­gró echar a su ri­val, ma­dre de nu­me­ro­sos po­llue­los

“La pa­re­ja de hal­co­nes del acan­ti­la­do ma­rí­ti­mo de Montjuïc, en el Mo­rrot, ha vi­vi­do un epi­so­dio digno de Fal­con Crest”, di­ce uno.

El Atlas dels ocells ni­di­fi­cants en­se­ña la reali­dad ocul­ta de unos se­res vi­vos ca­pa­ces de imi­tar los ro­man­ces e in­fi­de­li­da­des de las te­le­se­ries. La obra es ade­más una he­rra­mien­ta in­sus­ti­tui­ble para des­cu­brir que es­tas cria­tu­ras no só­lo nos ale­gran la vis­ta y el oí­do. Tam­bién son in­sec­ti­ci­das bio­ló­gi­cos, co­mo por ejem­plo las dos pa­re­jas de abu­bi­llas del cementerio de Montjuïc, que per­mi­ten el con­trol na­tu­ral de pla­gas da­ñi­nas co­mo la pro­ce­sio­na­ria del pino.

Los im­pul­so­res de es­ta cartografía or­ni­to­ló­gi­ca son el Ayun­ta­mien­to, el zoo, la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na y el Ins­ti­tut Ca­ta­là d’Or­ni­to­lo­gia. En to­tal han co­la­bo­ra­do una de­ce­na de ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas, con la ayu­da de otras in­ter­na­cio­na­les, co­mo el Ins­ti­tu­to Sui­zo de Ornitología y la So­cie­dad Or­ni­to­ló­gi­ca Che­ca.

El li­bro, que per­mi­ti­rá ges­tio­nar me­jor los es­pa­cios ver­des, ha des­ta­pa­do que el 50% de las es­pe­cies de­tec­ta­das ni­di­fi­can en ár­bo­les. “Ello de­be­ría te­ner un pa­pel de­ter­mi­nan­te en la pla­ni­fi­ca­ción de las po­das, so­bre to­do de mar­zo a ju­lio, cuan­do crían la ma­yo­ría de nues­tras aves”, ase­gu­ra Oc­ta­vi Bo­rruel, bió­lo­go del pro­gra­ma de biodiversidad de Bar­ce­lo­na.

Marc, Ma­no­lo, Lucy y Oc­ta­vi son cua­tro de los cin­co guías sa­bios que han acom­pa­ña­do a La Van­guar­dia en una apa­sio­nan­te vi­si­ta na­tu­ra­lis­ta a un lu­gar que to­dos los bar­ce­lo­ne­ses creen co­no­cer y que tan­tas sor­pre­sas en­cie­rra: Montjuïc. El quin­to ci­ce­ro­ne, Ser­gi Gar­cía, tam­bién ha te­ni­do un pa­pel des­ta­ca­do en el atlas. Es­te li­cen­cia­do en Cien­cias Am­bien­ta­les es miem­bro de Ga­lant­hus, una em­pre­sa que co­la­bo­ra en nu­me­ro­sos pro­yec­tos con el Ayun­ta­mien­to, en es­pe­cial para la re­cu­pe­ra­ción de há­bi­tats al­te­ra­dos por fau­na y flo­ra in­va­so­ras.

Ser­gi tam­bién es fi­ló­lo­go, lo que le per­mi­te re­cor­dar que “la to­po­ni­mia nun­ca miente”. En el Sot del Mig­dia es­tu­vo la ma­sía de Can Es­par­ver y aún hoy existe el ca­mino del Es­par­ver. Es­ta pa­la­bra ca­ta­la­na (ga­vi­lán) era la for­ma po­pu­lar para re­fe­rir­se a los cer­ní­ca­los, que de nue­vo so­bre­vue­lan la mon­ta­ña jun­to a otros atle­tas del ai­re, co­mo los hal­co­nes pe­re­gri­nos. Tres pa­re­jas ni­di­fi­can en la ciu­dad, aun­que otras que lo ha­cen fue­ra in­clu­yen el nú­cleo urbano en su te­rri­to­rio. Los ni­dos es­tán en la Sa­gra­da Fa­mí­lia, en el edi­fi­cio de Er­gran­sa del puer­to y en el Mo­rrot. Se­gún la fir­ma me­dioam­bien­tal Ga­lant­hus, las su­ce­si­vas pa­re­jas del acan­ti­la­do han si­do pa­dres de 40 po­llue­los des­de el 2004. No to­dos so­bre­vi­ven. Se cal­cu­la que el 60% de los hal­co­nes mue­ren en su pri­mer año de vi­da. Lo sa­be­mos ca­si to­do del ac­tual macho de Mont-

juïc. Tie­ne en la pa­ta de­re­cha una ani­lla con el có­di­go 6060259 y na­ció en el 2009 en el campanario de Sant Bar­to­meu de la Sa­gra­da Fa­mí­lia. El Ayun­ta­mien­to puso el ni­do para la re­in­tro­duc­ción de es­tas aves, que no son unas ad­ve­ne­di­zas en­tre no­so­tros. En el si­glo XIX una pa­re­ja anidó en la igle­sia del Pi, en­ton­ces una de las ata­la­yas más al­tas de Ciu­tat Ve­lla.

Lo que nun­ca sa­bre­mos se­rán to­das las cau­sas del cu­le­brón del acan­ti­la­do. El año pa­sa­do el macho 6060259 y su pa­re­ja no se re­pro­du­je­ron, po­si­ble­men­te por la edad avan­za­da de la hem­bra, que ha vis­to co­mo es­te año una ri­val na­ci­da fue­ra de Bar­ce­lo­na le arre­ba­ta­ba el ce­tro. El ce­tro y al­go más, por­que ha te­ni­do dos po­llue­los. En­tre los or­ni­tó­lo­gos el jue­go de tronos ha si­do un bom­ba­zo só­lo com­pa­ra­ble a la apa­ri­ción en el 2013 en Montjuïc de un ejem­plar de mos­qui­te­ro de Hu­me, una es­pe­cie si­be­ria­na. Más de 80 es­tu­dio­sos pe­re­gri­na­ron a la mon­ta­ña para ver por pri­me­ra vez por es­tos la­res a es­te cu­rio­so ex­pa­tria­do, que úl­ti­ma­men­te se ha vis­to –qui­zá sea el mis­mo in­di­vi­duo– en la la­de­ra del Po­ble Sec.

Las con­ver­sa­cio­nes de los eru­di­tos ci­ce­ro­nes que han en­se­ña­do los cie­los de la mon­ta­ña a es­te dia­rio apa­sio­na­rían a na­tu­ra­lis­tas co­mo Ge­rald Du­rrell, el au­tor de

Mi fa­mi­lia y otros ani­ma­les. “Es­ta ma­ña­na, mien­tras pa­sea­ba con el pe­rro por el Tu­ró Park, he oí­do el canto de un leio­trix pi­qui­rro­jo o rui­se­ñor de Ja­pón”, afir­ma uno. “Una vez, cuan­do bus­ca­ba le­chu­zas en ni­chos va­cíos del cementerio de Montjuïc me to­pé con una ga­lli­na re­cién de­go­lla­da y ro­dea­da de ve­las ne­gras”, aña­de otro.

Un in­te­gran­te del gru­po des­plie­ga to­dos sus co­no­ci­mien­tos de CSI cuan­do ha­lla en el Sot del Mig­dia el cuer­pe­ci­llo iner­te de una mu­sa­ra­ña, uno de los mi­cro­ma­mí­fe­ros que bus­can re­fu­gio en es­tos pra­dos. “Es­tas he­ri­das son de un ga­to, que lue­go no se co­mió la presa por su mal sa­bor”. Una du­da co­rroe­rá al gru­po el res­to de su vid él có­mo ave­ri­guó que las m añas tie­nen mal sa­bor? Mien­tras su des­cu­bri­dor su­je­ta el in­for­tu­na­do tro­feo, Marc An­ton le ha­ce una foto y la sube a la app de Or­nit­ho.cat, una ini­cia­ti­va del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’Or­ni­to­lo­gia con el apo­yo de la Ge­ne­ra­li­tat y otras en­ti­da­des or­ni­to­ló­gi­cas.

Las 83 es­pe­cies que ni­di­fi­can en el área de Bar­ce­lo­na, in­clui­da Coll­se­ro­la, su­man unos 140.000 ejem­pla­res. Se tra­ta de una ci­fra –us­te­des per­do­nen el chis­te fá­cil– muy vo­lá­til. Lo com­pro­bó una te­le­vi­sión que acu­dió a la pre­sen­ta­ción del atlas y te­le­fo­neó al día si­guien­te al Ayun­ta­mien­to por­que sus re­por­te­ros fue­ron bus­car los ána­des azu­lo­nes de la Ciu­ta­de­lla y no los vie­ron. “Hom­bre, es que vue­lan”, les di­je­ron.

XA­VIER CER­VE­RA

La pos­tal. Una tór­to­la tur­ca (una es­pe­cie ori­gi­na­ria de Asia me­ri­dio­nal), en el mi­ra­dor del Al­cal­de

XA­VIER CER­VE­RA

Lucy Br­zos­ka, Ma­no­lo Gar­cía, Oc­ta­vi Bo­rruel y Marc An­ton, en el ca­mino del fa­ro de Montjuïc (en la foto fal­ta Ser­gi Gar­cía, de Ga­lant­hus, el quin­to guía de la ex­pe­di­ción)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.