La au­to­ri­dad mo­ral

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - Juan-Jo­sé Ló­pez Bur­niol

Juan-Jo­sé Ló­pez Bur­niol es­cri­be: “La ho­ra de la ver­dad es la ho­ra de la de­rro­ta, del do­lor y del sa­cri­fi­cio, la ho­ra en que los trai­do­res te aban­do­nan, los dé­bi­les ti­tu­bean y los es­cép­ti­cos mi­ran ha­cia otro la­do. Es la ho­ra tris­te. Pe­ro es tam­bién la ho­ra de la au­tén­ti­ca gran­de­za del ser hu­mano: cuan­do cla­va los pies en la are­na y aguan­ta has­ta más allá de sus fuer­zas, por­que así se lo exi­ge un ideal al que se ha en­tre­ga­do de for­ma irre­vo­ca­ble”.

El HMS Bir­ken­head fue uno de los pri­me­ros bar­cos de va­por con cas­co de hie­rro con que con­tó la Ro­yal Navy. Di­se­ña­do co­mo fra­ga­ta, pron­to se readap­tó para trans­por­te de tro­pas. Te­nía apa­re­jo de ber­gan­tín y un par de má­qui­nas de va­por que mo­vían sen­das rue­das de pa­le­tas a ca­da cos­ta­do del bu­que. Na­ve­gó sin no­ve­dad has­ta 1852 y, en el in­vierno de es­te año, zar­pó de Por­ts­mouth con la mi­sión de lle­var a Áfri­ca del Sur sol­da­dos de una de­ce­na de re­gi­mien­tos que de­bían re­for­zar a las tro­pas co­lo­nia­les que lu­cha­ban con­tra los xho­sa. Ha­bía fu­si­le­ros, lan­ce­ros, high­lan­ders y ca­sa­cas ver­des. Al­gu­nos ofi­cia­les, pre­vien­do una es­tan­cia lar­ga, via­ja­ban con sus fa­mi­lias. Iban a bor­do cer­ca de 650 per­so­nas ba­jo el man­do del ca­pi­tán Ro­bert Sal­mond, de una fa­mi­lia de ma­ri­nos des­de la épo­ca de Isa­bel I. El 23 de fe­bre­ro atra­có en Si­mons­town, cer­ca de Ciu­dad del Ca­bo; lue­go re­em­pren­dió la mar­cha ha­cia su des­tino, la bahía de Al­goa. Sal­mond re­ci­bió la or­den de apre­su­rar­se y, con el mar en cal­ma y el cie­lo des­pe­ja­do, na­ve­gó cer­ca de la cos­ta a una ve­lo­ci­dad de 8 nu­dos. En­ton­ces se pro­du­jo el desas­tre.

Era la ma­dru­ga­da del 26 de fe­bre­ro. El HMS Bri­ken­head cho­có con un arre­ci­fe de­no­mi­na­do pre­ci­sa­men­te Dan­ger Point, que con el mar agi­ta­do que­da al des­cu­bier­to, pe­ro con el mar tran­qui­lo no se ve. El ca­pi­tán or­de­nó se­pa­rar­se de la ro­ca, pe­ro el re­sul­ta­do fue peor por­que el agua pe­ne­tró por el bo­que­te del cas­co, des­es­ta­bi­li­zó el bu­que y es­te se es­tre­lló con­tra la ro­ca y se par­tió. Las bom­bas eran inútiles para achi­car el agua. Per­di­dos dos es­qui­fes gran­des, con ca­pa­ci­dad para 150 per­so­nas ca­da uno, só­lo se pu­die­ron ba­jar tres bo­tes. Pe­se a to­do, se cum­plió a ra­ja­ta­bla la or­den de eva­cuar pri­me­ro a las mu­je­res y los niños. Los su­per­vi­vien­tes con­ta­ron lue­go que la tro­pa per­ma­ne­ció agru­pa­da y tran­qui­la, en si­len­cio ab­so­lu­to. Lle­ga­do el mo­men­to de con­ce­der el “sál­ve­se quien pue­da”, el ca­pi­tán Sal­mond pen­só que, una vez en el agua, los sol­da­dos in­ten­ta­rían su­bir a los bo­tes con el con­si­guien­te ries­go de vol­car­los y así se lo ex­pli­có al te­nien­te co­ro­nel Se­ton, de los Ro­yal High­lan­ders, quien or­de­nó a su hom­bres ali­near­se y que per­ma­ne­cie­ran fir­mes, en una im­pre­sio­nan­te e in­creí­ble de­mos­tra­ción de va­lor. Só­lo tres des­obe­de­cie­ron. Así, me­dia ho­ra des­pués del pri­mer im­pac­to, lo que aún que­da­ba del HMS Bir­ken­head em­pe­zó a hun­dir­se con sus ocu­pan­tes a bor­do para dar tiem­po a que las lan­chas se ale­ja­ran lo su­fi­cien­te. Me­dio cen­te­nar de hom­bres con­si­guie­ron aga­rrar­se a los res­tos que que­da­ron en la su­per­fi­cie, y otros na­da­ron has­ta tie­rra, pe­ro la ma­yo­ría mu­rie­ron. La ma­ña­na si­guien­te lle­gó al lu­gar la go­le­ta Lio­ness, que úni­ca­men­te en­con­tró 193 per­so­nas con vi­da. The Ti­mes pu­bli­có que eran 113 sol­da­dos, 6 ma­ri­nes, 54 ma­ri­ne­ros, 7 mu­je­res, 13 niños, un ci­vil y 8 ca­ba­llos. To­dos los ofi­cia­les na­va­les mu­rie­ron, in­clu­yen­do el ca­pi­tán, al que los su­per­vi­vien­tes elo­gia­ron du­ran­te el jui­cio que se ce­le­bró para acla­rar los he­chos a bor­do del le­gen­da­rio HMS Vic­tory. Es­te he­roi­co com­por­ta­mien­to fue can­ta­do en un poe­ma por Rud­yard Ki­pling: “Hay que po­ner­se en pie y de­te­ner­se / an­te lo que hi­zo el Bir­ken­head”.

He ele­gi­do es­te epi­so­dio –uno más en­tre mil– por­que mues­tra con cla­ri­dad lo que de­be ser el ejer­ci­cio del po­der cuan­do su ti­tu­la­ri­dad for­mal va acom­pa­ña­da de la au­to­ri­dad mo­ral pre­ci­sa para ejer­cer­lo con dig­ni­dad. Y, a es­tos efec­tos, na­da me­jor que ver­lo ejer­ci­do en el uni­ver­so ce­rra­do que es un bu­que. Así, el ca­pi­tán Sal­mond no du­dó ni un ins­tan­te: man­dó. Por­que la obli­ga­ción pri­me­ra de quien tie­ne el po­der es man­dar. Pe­ro man­dó co­mo de­be man­dar­se: no en be­ne­fi­cio pro­pio ni de los afi­nes, sino para man­te­ner el or­den es­ta­ble­ci­do por las nor­mas vi­gen­tes, es­cri­tas y no es­cri­tas, que im­po­nían en es­te ca­so el sal­va­men­to prio­ri­ta­rio de las mu­je­res y de los niños. Y, ob­ser­va­ta le­ge ple­ne (ob­ser­va­da la ley has­ta el ex­tre­mo), el ca­pi­tán Sal­mond exi­gió a quie­nes man­da­ba el sa­cri­fi­cio su­pre­mo de su vi­da para ase­gu­rar la sal­va­ción de los más dé­bi­les, las mu­je­res y los niños. Sus su­bor­di­na­dos le obe­de­cie­ron, en­tre otras ra­zo­nes, por­que tu­vie­ron cla­ro que su ca­pi­tán les exi­gía aque­llo que él es­ta­ba tam­bién dis­pues­to a dar: su vi­da. Y de es­ta for­ma, to­dos jun­tos, al­can­za­ron la ci­ma del com­por­ta­mien­to hu­mano: la en­tre­ga to­tal a los de­más.

Pe­ro hay que in­sis­tir en un as­pec­to de es­te epi­so­dio. To­do ello fue po­si­ble por­que el ca­pi­tán es­ta­ba allí con su gen­te, en el lu­gar pre­ci­so, a la ho­ra de la ver­dad. La ho­ra de la ver­dad, que no es cuan­do aguar­dan ho­no­res, fe­li­ci­ta­cio­nes y pa­ra­bie­nes, la ho­ra de los aplau­sos y las son­ri­sas, cuan­do se sa­bo­rean las mie­les del po­der en me­dio de li­son­jas y adulaciones. La ho­ra de la ver­dad es la ho­ra de la de­rro­ta, del do­lor y del sa­cri­fi­cio, la ho­ra en que los trai­do­res te aban­do­nan, los dé­bi­les ti­tu­bean y los es­cép­ti­cos mi­ran ha­cia otro la­do. Es la ho­ra tris­te. Pe­ro es tam­bién la ho­ra de la au­tén­ti­ca gran­de­za del ser hu­mano: cuan­do cla­va los pies en la are­na y aguan­ta has­ta más allá de sus fuer­zas, por­que así se lo exi­ge un ideal al que se ha en­tre­ga­do de for­ma irre­vo­ca­ble.

La ho­ra de la ver­dad, la de la au­tén­ti­ca gran­de­za del ser hu­mano, cuan­do aguan­ta más allá de sus fuer­zas por un ideal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.