Su­níes con­tra chiíes

El je­que Nas­ra­lah cul­pa a los sau­díes de in­ci­tar a Is­rael a ata­car a su mi­li­cia

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - JOR­DI JOAN BA­ÑOS Es­tam­bul. Co­rres­pon­sal

El je­que de Hiz­bo­lah, Ha­san Nas­ra­lah, ca­li­fi­ca “la de­ten­ción” del po­lí­ti­co li­ba­nés Saad Ha­ri­ri en Ara­bia Sau­dí co­mo “una de­cla­ra­ción de gue­rra al Lí­bano”.

In­quie­tud tras el lla­ma­mien­to a de­jar Lí­bano lan­za­do por Ara­bia Sau­dí o Ku­wait a sus ciu­da­da­nos

El je­que de Hiz­bu­lah, Ha­san Nas­ra­lah, ca­li­fi­có ayer “la de­ten­ción” de Saad al Ha­ri­ri en Ara­bia Sau­dí co­mo “una de­cla­ra­ción de gue­rra a Lí­bano”. Nas­ra­lah lle­gó a acu­sar a Riad de azu­zar a Is­rael para que bom­bar­dee el país, aña­dien­do que su mi­li­cia chií –apo­ya­da por Irán– es­tá pre­pa­ra­da para to­do. Ca­be re­cor­dar que el pri­mer mi­nis­tro li­ba­nés, Al Ha­ri­ri, pre­sen­tó el sá­ba­do su di­mi­sión en la ca­pi­tal sau­dí ba­jo pre­sión.

El pro­pio pre­si­den­te de Lí­bano, Mi­chel Aun, se nie­ga a acep­tar su re­nun­cia y exi­ge su re­torno. Tam­bién Es­ta­dos Uni­dos con­si­de­ra que Al Ha­ri­ri de­be­ría re­gre­sar para for­ma­li­zar su di­mi­sión, al tiem­po que cri­ti­ca a aque­llos que quie­ren pro­yec­tar a Lí­bano su con­fron­ta­ción, en alu­sión a Irán y Ara­bia Sau­dí. Has­ta el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res de Fran­cia pa­re­ce ser que ha pe­di­do “li­ber­tad to­tal de mo­vi­mien­to” para Al Ha­ri­ri, in­si­nuan­do así que ca­re­ce de ella. Al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo, ho­ras des­pués de la en­tre­vis­ta re­lám­pa­go en Riad en­tre Em­ma­nuel Ma­cron y el prín­ci­pe he­re­de­ro, Moha­med bin Sal­man.

El flan­co li­ba­nés ha que­da­do pues muy to­ca­do por el golpe pa­la­cie­go con el que es­te úl­ti­mo ha pues­to a Ara­bia Sau­dí pa­tas arri­ba y a Orien­te Me­dio en vi­lo. Una sa­cu­di­da que cum­ple una se­ma­na, sin que se ha­yan des­pe­ja­do mu­chas de sus in­cóg­ni­tas. Da­da la pro­mis­cui­dad en­tre di­ne­ro y po­lí­ti­ca en el reino de los Saud, aún es pron­to para de­cir cuál de los dos fac­to­res pe­sa más.

Ca­be de­cir que Saad al Ha­ri­ri no só­lo he­re­dó la pre­emi­nen­cia po­lí­ti­ca de su pa­dre –ase­si­na­do en el 2005 y tan ami­go de los sau­díes co­mo de Jac­ques Chi­rac–, sino tam­bién el im­pe­rio eco­nó­mi­co –aho­ra en ho­ras ba­jas– en que se asien­ta su po­der: el hol­ding Sau­di Oger, con se­de en Riad, don­de na­ció: tie­ne do­ble na­cio­na­li­dad.

Tan­to es así que dos de los fo­cos de aten­ción de es­ta cri­sis, el ho­tel Ritz Carl­ton –re­con­ver­ti­do en cár­cel de pos­tín– y el pe­rí­me­tro del ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Riad, fue­ron le­van­ta­dos por los Ha­ri­ri. En cuan­to a con­tra­tos de pa­la­cio, Sau­di Oger só­lo iba a la za­ga de la fir­ma de la fa­mi­lia de Osa­ma Bin La­den. Aun­que se­gún pa­re­ce ha pa­ra­li­za­do su ac­ti­vi­dad cons­truc­to­ra ha­ce tres me­ses, trans­fi­rién­do­la a sub­con­tra­tas y de­jan­do en la ca­lle a mu­chos tra­ba­ja­do­res –en­tre ellos mi­les de fi­li­pi­nos atra­pa­dos–. Sin em­bar­go, el im­pe­rio de los Ha­ri­ri tie­ne otras ra­mas flo­re­cien­tes, co­mo el con­trol ma­yo­ri­ta­rio de Türk Te­le­kom.

Lo cier­to es que el sa­queo de los re­cur­sos de la pe­nín­su­la Ará­bi­ga, sen­ci­lla­men­te, no pue­de con­ti­nuar co­mo si no pa­sa­ra na­da, por­que el des­con­trol del dé­fi­cit pú­bli­co –de más del 12% del PIB– ya no lo per­mi­te, en un con­tex­to de pe­tró­leo ba­ra­to. El fre­na­zo a va­rios pro­yec­tos es­ta­ta­les es­tá de­trás de los apu­ros eco­nó­mi­cos del hol­ding de Al Ha­ri­ri, que ha­ce un año ya bus­ca­ba la re­es­truc­tu­ra­ción de tres mil mi­llo­nes de eu­ros de deuda con ban­cos sau­díes. El as­cen­den­te sau­dí so­bre Al Ha­ri­ri no es ape­nas po­lí­ti­co.

La si­tua­ción es tan con­fu­sa co­mo in­fla­ma­ble. Y para aña­dir leña a las es­pe­cu­la­cio­nes, Ara­bia Sau­dí, Ku­wait, y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos han he­cho un lla­ma­mien­to a sus ciu­da­da­nos para que aban­do­nen Lí­bano, lo que no lle­va a es­pe­rar na­da bueno.

En me­dio del des­con­cier­to, un ofi­cial del ejér­ci­to del ai­re de Es­ta­dos Uni­dos en Qa­tar ha arro­ja­do al­go de luz, al con­fir­mar que los res­tos del mi­sil ye­me­ní in­ter­cep­ta­do el sá­ba­do so­bre el ae­ro­puer­to de Riad de­la­tan su origen ira­ní. Tam­bién es co­no­ci­do el origen –bri­tá­ni­co– de las toneladas de bom­bas de ra­ci­mo con las que los sau­díes mar­ti­llean a los hu­tíes de Ye­men des­de ha­ce dos años.

HANDOUT / REU­TERS

El rey Sal­man, jun­to a su hi­jo y he­re­de­ro, Moha­med bin Sal­man, el miér­co­les an­tes de la par­ti­da del pri­me­ro de Riad ha­cia Me­di­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.