El respeto co­mo bál­sa­mo

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - Car­los M. Be­ris­tain, psi­có­lo­go ex­per­to en re­pa­ra­ción so­cial

En­tre­vis­ta a Car­los Mar­tín Be­ris­tain, con ex­pe­rien­cia en me­dia­ción de con­flic­tos en me­dio mun­do y es­pe­cia­lis­ta en re­pa­ra­ción psi­co­so­cial.

Car­los Mar­tín Be­ris­tain, mé­di­co y doctor en psi­co­lo­gía, tie­ne una lar­ga ex­pe­rien­cia en me­dia­ción de con­flic­tos en me­dio mun­do y se le con­si­de­ra un es­pe­cia­lis­ta en con­cep­tos que aho­ra apa­re­cen co­mo pro­pios en Ca­ta­lun­ya co­mo la re­pa­ra­ción psi­co­so­cial. Es au­tor de va­rios libros so­bre con­flic­tos en Co­lom­bia y Mé­xi­co y su ex­pe­rien­cia abar­ca des­de El Sal­va­dor de fi­na­les de los ochen­ta, cuan­do los ase­si­na­tos de los je­sui­tas, a la Co­lom­bia de las úl­ti­mas dé­ca­das, pa­san­do por las víc­ti­mas ha­bi­das en el País Vas­co, las de ETA, las de la po­li­cía, las del GAL. Aho­ra tra­ba­ja en Co­lom­bia para ha­cer po­si­ble una co­mi­sión de la ver­dad. Sa­be mu­cho de po­la­ri­za­ción so­cial. “Es lo que os vie­ne”, afir­ma so­bre Ca­ta­lun­ya, “so­bre to­do cuan­do un con­flic­to se lle­va de es­ta ma­ne­ra”.

¿De qué ma­ne­ra?

La po­la­ri­za­ción so­cial cre­ce cuan­do la re­pre­sión au­men­ta, y tam­bién de for­ma in­ten­cio­nal cuan­do al­guien tra­ta de ga­nar con­trol del con­flic­to a tra­vés del con­trol de la gen­te. La lla­ma­da “gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo” de Bush para jus­ti­fi­car la in­va­sión de Irak por ejem­plo, hi­zo que ami­gos de la universidad se con­vir­tie­ron en enemi­gos por no es­tar de acuer­do. La opi­nión se di­vi­de en dos ex­tre­mos, no hay co­lo­res, la per­cep­ción se es­tre­cha en un no­so­tros y un ellos rí­gi­do. Y con una fuerte car­ga emo­cio­nal, sin ma­ti­ces. De re­pen­te los he­chos te in­vo­lu­cran per­so­nal­men­te, to­do te to­ca per­so­nal­men­te, aun­que ob­je­ti­va­men­te no sea así.

¿Em­peo­ra por con­ver­tir­lo en al­go per­so­nal?

Se pier­de ca­pa­ci­dad de aná­li­sis por­que la res­pues­ta es di­rec­ta y emo­cio­nal, y se vi­ve co­mo un ata­que per­so­nal. La cues­tión no es la dis­cu­sión po­lí­ti­ca so­bre el es­ta­tus de un te­rri­to­rio o una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca, sino un pro­ble­ma fa­mi­liar o per­so­nal que fre­cuen­te­men­te es­tá me­dia­ti­za­do por dis­cur­sos po­lí­ti­cos po­la­ri­za­dos. Y cuan­do el con­flic­to to­ca la iden­ti­dad, mu­cho más. El je­sui­ta Ig­na­cio Mar­tín-Ba­ró, ase­si­na­do en el Sal­va­dor en 1989, de­cía que la po­la­ri­za­ción quie­bra el sen­ti­do co­mún.

¿Por qué se pro­du­ce esa

quie­bra del sen­ti­do co­mún?

Por­que en lu­gar de pre­gun­tar “tú qué di­ces” pre­gun­ta­mos “tú de qué la­do es­tás”. Esa su­plan­ta­ción im­pi­de ha­blar de las co­sas, im­pi­de en­trar en el con­te­ni­do, que es la úni­ca ma­ne­ra de que­brar la po­la­ri­za­ción. Por­que se­gún cuál sea tu opi­nión o la que yo creo que tú tie­nes, se te po­si­cio­na en un lu­gar, se obli­ga al es­pa­cio so­cial a po­si­cio­nar­se en los tér­mi­nos que ya es­tán es­ta­ble­ci­dos. Y si tú no te po­nes en uno, te po­nen en el con­tra­rio. Otro de los pe­li­gros de la po­la­ri­za­ción es que el prag­ma­tis­mo ins­tru­men­tal sus­ti­tu­ye a la éti­ca, es de­cir lo que es bueno es lo que es bueno para mis in­tere­ses.

¿Cre­ce­rá?

Lo que hay fre­cuen­te­men­te es una so­bre­rre­pre­sen­ta­ción de esa po­la­ri­za­ción y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción la fo­men­tan. Lo he­mos vi­vi­do en la so­cie­dad vas­ca. Lle­ga un pun­to en que pa­re­ce que la ver­dad es el ti­tu­lar, el ar­tícu­lo de opi­nión, no lo que tú pien­sas o ha­blas con otros. Hay que to­mar cier­ta dis­tan­cia psi­co­ló­gi­ca. La so­cie­dad es­tá tris­te, o ca­brea­da por­que ves que te mien­ten y te sien­tes agre­di­do, co­mo con los co­men­ta­rios des­pec­ti­vos a raíz de las agre­sio­nes del 1-O. Al fi­nal aca­bas con una vi­sión sesgada de la reali­dad, una me­mo­ria dis­tor­sio­na­da en la que mi­ras solo lo que con­fir­ma lo que pien­sas. El res­to de opi­nio­nes o ideas no te in­tere­sa. Pe­ro esa so­bre­rre­pre­sen­ta­ción que se ha­ce des­de los me­dios tie­ne un im­pac­to no solo en có­mo se re­pre­sen­ta la reali­dad, sino en que la gen­te es­té más afec­ta­da. Y más po­la­ri­za­da.

¿Se es­tá me­jor en uno de los po­los?

Pro­por­cio­na se­gu­ri­dad emo­cio­nal. So­bre to­do si crees que el tu­yo es el que más po­der tie­ne. El pro­ble­ma no son las con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas sino la ma­ni­pu­la­ción.

¿Qué se pue­de ha­cer para fre­nar esa ten­den­cia?

Hay mu­chas co­sas en las ac­ti­tu­des so­cia­les que pa­san por el li­de­raz­go po­lí­ti­co. Es­ta­mos con­di­cio­na­dos a pen­sar se­gún los es­te­reo­ti­pos pro­pa­ga­dos por mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, mu­chas ve­ces el es­pe­jo en el que nos mi­ra­mos. Y lo peor es re­pe­tir el pen­sa­mien­to que se nos da. Tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad.

¿Al­gu­na es­tra­te­gia para los de a pie?

Hay que in­ten­tar lle­var la dis­cu-

sión al con­te­ni­do, las al­ter­na­ti­vas te­nien­do en cuen­ta las di­fe­ren­cias, e ir a la re­gla mí­ni­ma co­mún, el sue­lo en el que es­ta­mos de acuer­do: res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos. Se tra­ta de re­co­no­cer­se con el otro en lo que se tie­ne en co­mún, pro­te­ger el es­pa­cio com­par­ti­do y si­tuar la dis­cre­pan­cia en su si­tio real: la si­tua­ción po­lí­ti­ca.

Pe­ro hoy en Ca­ta­lun­ya la dis­cre­pan­cia es la que lle­va a mu­chos ve­ci­nos a in­sul­tar­se en el pa­tio de la manzana du­ran­te una ca­ce­ro­la­da.

Hay que se­pa­rar la dis­cre­pan­cia de la des­ca­li­fi­ca­ción. Y a ve­ces hay fa­ses dis­tin­tas que van y vie­nen. En el País Vas­co vi­mos có­mo ha­bía mo­men­tos en los que era po­si­ble ha­blar muy abier­ta­men­te del pro­ble­ma de la vio­len­cia. De for­ma muy po­la­ri­za­da, pe­ro se po­día ha­blar. Y en otras se pa­sa­ba al si­len­cio, para pro­te­ger­se. No hay que per­der el de­re­cho a la pa­la­bra. Y eso no só­lo pa­sa en Ca­ta­lun­ya, pa­sa tam­bién en Es­pa­ña aun­que de otra ma­ne­ra.

Eso es­tá pa­sa­do en mu­chas casas y mu­chos tra­ba­jos en Ca­ta­lun­ya.

El pro­ble­ma es que con la si­tua­ción co­mo es­tá, des­gra­cia­da­men­te va a a se­guir pa­san­do. Se ne­ce­si­tan dar pa­sos para des­po­la­ri­zar y po­der bus­car sa­li­das po­lí­ti­cas al con­flic­to. Pe­ro cuan­do ha­blo de to­do es­to, pien­so en los ca­ta­la­nes y en la so­cie­dad es­pa­ño­la.

¿Es inevi­ta­ble? ¿No se sa­le?

Lle­ga un pun­to en que la po­la­ri­za­ción se quie­bra. Si el con­flic­to se pro­lon­ga y se lle­ga a un em­pa­te, por ejem­plo, don­de nin­gu­na de las pos­tu­ras va a ga­nar más, se pro­du­ce un em­pa­te de po­si­cio­nes po­la­ri­za­das. Y la fa­ti­ga. Tam­bién se quie­bra por el su­fri­mien­to per­so­nal o por las se­cue­las eco­nó­mi­cas. O cuan­do cho­ca con la reali­dad, cuan­do la re­pre­sen­ta­ción del con­flic­to es tan dis­tan­te de la reali­dad per­so­nal. Co­mo pa­só en el País Vas­co.

Co­mo ciu­da­da­na, ¿qué pue­do ha­cer?

Lo pri­me­ro po­ner dis­tan­cia y ver­lo co­mo un con­flic­to po­lí­ti­co. No de­jar que to­do lo ín­ti­mo se vea afec­ta­do. Hay que re­cu­pe­rar la ca­pa­ci­dad de aná­li­sis. To­mar dis­tan­cia del dis­cur­so do­mi­nan­te, por­que la po­la­ri­za­ción fa­bri­ca una ver­dad úni­ca. Tam­po­co creer­se el dis­cur­so de la im­po­ten­cia.

¿Qué más?

Cui­da­do con el efec­to ru­mia­ción, cuan­do to­das las con­ver­sa­cio­nes hablan de lo mis­mo, no de­jas de dar vuel­tas al te­ma to­do el día, y has­ta tie­nes pro­ble­mas de sue­ño o preo­cu­pa­ción per­ma­nen­te. No di­go que la si­tua­ción no sea preo­cu­pan­te, di­go que hay que evi­tar el efec­to ru­mia­ción: pen­sar en otras co­sas im­por­tan­tes que per­mi­tan dis­ten­der, y no de­jar­se arras­trar. Eso no te im­pi­de ir a la ma­ni­fes­ta­ción si eso es lo que quie­res ha­cer, pe­ro que no se te ol­vi­den las otras co­sas im­por­tan­tes que dan sen­ti­do a la vi­da. La ru­mia­ción im­pi­de a ve­ces ver las al­ter­na­ti- vas, y por tan­to te­ner tam­bién una vi­sión a me­dio pla­zo y una es­tra­te­gia.

Me cues­ta em­pe­zar a ha­blar con los que ya sé que pien­san lo con­tra­rio que yo.

Hay que lle­var la dis­cu­sión, la con­ver­sa­ción al con­te­ni­do. Sin des­ca­li­fi­car, sin juz­gar, sin ser va­lo­ra­ti­vos. Ser des­crip­ti­vo en el aná­li­sis plan­tean­do la pro­pia po­si­ción. Y bus­can­do, si los hay, pun­tos en co­mún. Y tam­bién la acep­ta­ción de ver­da­des com­ple­men­ta­rias. Yo es­toy dis­pues­to a acep­tar que no se pue­den dar pa­sos sin la ma­yo­ría, si tu es­tás dis­pues­to a acep­tar que la re­pre­sión no es el ca­mino.

¿Me­jor di­go lo que pien­so?

Sí, cla­ro, y es­cu­char la otra po­si­ción ba­jo la re­gla del respeto. Tra­tan­do de ver qué hay de ver­dad en las dis­tin­tas po­si­cio­nes. Y evi­tar de­jar­se lle­var por men­ti­ras ins­ti­tu­cio­na­li­za­das. Es­tar aten­to, por­que la ra­bia es muy fá­cil de uti­li­zar. Y bus­car in­for­ma­cio­nes al­ter­na­ti­vas. No en­trar al in­sul­to, al des­pre­cio o la hu­mi­lla­ción. ¡Qué po­co se cui­da el te­ji­do so­cial! Y no creer­se el man­da­to de la im­po­ten­cia. Pu­si­mos en mar­cha la ex­pe­rien­cia Glen­cree, con la di­rec­ción de víc­ti­mas del Go­bierno vas­co ba­jo man­da­to de dos lehen­da­ka­ris de dos par­ti­dos dis­tin­tos, en las que reuni­mos a víc­ti­mas de ETA, del GAL y FSE cuan­do parecía imposible, ha­bía vio­len­cia y los po­lí­ti­cos no ha­bla­ban. Se pue­de ha­cer. Pe­ro se ne­ce­si­ta ac­ti­var el te­ji­do so­cial y no de­jar­se con­ta­giar por la de­s­es­pe­ran­za.

¿Se pue­de cam­biar así la ten­den­cia a la po­la­ri­za­ción?

Se ne­ce­si­ta un cli­ma so­cial po­si­ti­vo. Pe­ro aun­que aho­ra no lo ha­ya, no hay que de­jar­lo para otro tiem­po, no hay que es­pe­rar a que el con­flic­to ma­du­re. Hay que in­ten­tar que la dis­cre­pan­cia se pue­da ha­blar, y te­ner una es­tra­te­gia que in­clu­ya es­ta pers­pec­ti­va de la con­vi­ven­cia. Nin­gu­na he­ri­da se cu­ra sin el bál­sa­mo del respeto.

¿Afec­ta el lenguaje?

La po­la­ri­za­ción tam­bién con­lle­va un uso del lenguaje que la po­ten­cia y que im­pi­de bus­car sa­li­das. Si yo di­go vio­len­cia te­rro­ris­ta quien me es­cu­cha va a de­cir que solo ha­blo de la vio­len­cia de ETA. Si di­go vio­len­cia po­lí­ti­ca me van a de­cir que es­toy le­gi­ti­man­do la vio­len­cia. Es un ejem­plo de có­mo el diá­lo­go se ve se­cues­tra­do por esa po­la­ri­za­ción. Ne­ce­si­ta­mos lo que Paul Ri­couer se­ña­la­ba co­mo hos­pi­ta­li­dad lin­güís­ti­ca, un lenguaje que per­mi­ta que las dis­tin­tas ex­pe­rien­cias se re­co­noz­can en él. Una co­sa a evi­tar son los pá­ni­cos mo­ra­les o los ta­búes: Az­nar di­jo en el ca­so vas­co que la paz no tie­ne pre­cio, con lo cual no se po­día ha­blar por­que eso era “pa­gar un pre­cio po­lí­ti­co para la paz”. Za­pa­te­ro lle­gó con un dis­cur­so que ini­cial­men­te que­bró eso, di­cien­do que la paz no tie­ne pre­cio po­lí­ti­co, pe­ro la po­lí­ti­ca de­be dar pa­sos para con­tri­buir a la paz. Si en el lenguaje o la prác­ti­ca pre­do­mi­nan los ta­búes o los es­tig­mas no hay sa­li­da.

SEN­TI­DO DE PER­TE­NEN­CIA “Da se­gu­ri­dad emo­cio­nal; so­bre to­do si crees que tu gru­po tie­ne más po­der”

AL­GO PER­SO­NAL “Se pier­de ca­pa­ci­dad de aná­li­sis por­que la res­pues­ta es di­rec­ta y emo­cio­nal”

UN CAM­PO CO­MÚN “Ne­ce­si­ta­mos hos­pi­ta­li­dad lin­güís­ti­ca, un lenguaje en el que se re­co­noz­can to­dos”

EVI­TAR LOS IN­SUL­TOS “La po­la­ri­za­ción se quie­bra cuan­do hay fa­ti­ga, se­cue­las eco­nó­mi­cas o su­fri­mien­to”

INI­CIAR UNA CON­VER­SA­CIÓN “Hay que lle­var la dis­cu­sión al con­te­ni­do; sin juz­gar, des­ca­li­fi­car ni ser va­lo­ra­ti­vos”

TOMAS BRA­VO / REU­TERS

Car­los Be­ris­tain ha es­cri­to va­rios libros so­bre gra­ves con­flic­tos so­cio­po­lí­ti­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.