El día del Bre­xit

May fi­ja la sa­li­da de la UE a las 11 de la no­che del 29 de mar­zo del 2019

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - RA­FAEL RA­MOS Lon­dres. Co­rres­pon­sal

El 29 de mar­zo del 2019 a las 11 de la no­che no cam­bia­rá ofi­cial­men­te la ho­ra, ni en Lon­dres ni en nin­gu­na ca­pi­tal del con­ti­nen­te. Pe­ro al me­nos en Gran Bre­ta­ña los re­lo­jes se atra­sa­rán na­da me­nos que 43 años, has­ta 1973, cuan­do el país in­gre­só en la en­ton­ces Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea, fir­man­do un ma­tri­mo­nio que ha re­sul­ta­do tur­bu­len­to, y que si na­die lo re­me­dia aca­ba­rá en un di­vor­cio po­co amis­to­so.

La pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, pri­sio­ne­ra de la ba­ta­lla en­tre eu­ro­es­cép­ti­cos y eu­ro­en­tu­sias­tas ,y tan de­bi­li­ta­da que es in­ca­paz tan si­quie­ra de efec­tuar una re­mo­de­la­ción mi­nis­te­rial sin que la ca­sa se ven­ga aba­jo, ha anun­cia­do la fe­cha y la ho­ra en que el Bre­xit se­rá efec­ti­vo, y los ha pues­to en la pri­me­ra pá­gi­na de la ley de des­co­ne­xión, para que na­die ten­ga ideas y pien­se que es po­si­ble “cam­biar la vo­lun­tad del pueblo” y dar mar­cha atrás al re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum.

“El Bre­xit va a ser una reali­dad, que na­die se lle­ve a en­ga­ño –di­jo May–. La le­gis­la­ción ad hoc ya es­tá en el Par­la­men­to, y cual­quier ini­cia­ti­va para me­jo­rar­la se­rá bien­ve­ni­da y con­si­de­ra­da. No así en cam­bio los in­ten­tos de po­ner­le pa­los a las rue­das, obs­ta­cu­li­zar­la, de­mo­rar­la o cam­biar­le el sen­ti­do para que al fi­nal no re­pre­sen­te el de­seo de­mo­crá­ti­co de la ma­yo­ría de los bri­tá­ni­cos de aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea”. Dipu­tados de to­dos los par­ti­dos han pre­sen­ta­do más de tres­cien­tas en­mien­das a la ley, con el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de que la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes ten­ga la úl­ti­ma pa­la­bra a la ho­ra de re­fren­dar o re­cha­zar el com­pro­mi­so al que lle­guen Lon­dres y Bru­se­las. Al­gu­nas de ellas cuen­tan con el res­pal­do de con­ser­va­do­res dis­pues­tos a re­be­lar­se con­tra su pro­pio Go­bierno y sem­brar el caos.

Tam­bién se tra­ta de una nue­va con­ce­sión a los fa­ná­ti­cos del Bre­xit coin­ci­dien­do con el co­mien­zo en Bru­se­las de la sex­ta ron­da de ne­go­cia­cio­nes, y la úl­ti­ma an­tes de la reunión del Con­se­jo Eu­ro­peo de di­ciem­bre en la que los 27 de­ci­di­rán si ha ha­bi­do pro­gre­so su­fi­cien­te so­bre la fac­tu­ra del di­vor­cio, la fron­te­ra en­tre las dos Ir­lan­das y los de­re­chos de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos co­mo para abrir la dis­cu­sión pro­pia­men­te di­cha so­bre un acuer­do co­mer­cial.

Una con­ce­sión a los par­ti­da­rios del Bre­xit, am­plia­men­te re­pre­sen­ta­dos en su Ga­bi­ne­te, por­que si May quie­re que se em­pie­ce a ha­blar de co­mer­cio ten­drá que aflo­jar la car­te­ra y su­bir sus­tan­cial­men­te la ofer­ta de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros que in­di­rec­ta­men­te puso so­bre la me­sa en su dis­cur­so de Flo­ren­cia. Sus to­da­vía so­cios no le pi­den una can­ti­dad con­cre­ta, pe­ro sí un com­pro­mi­so de ir más allá de ga­ran­ti­zar que el Reino Uni­do “va a cum­plir sus ac­tua­les obli­ga­cio­nes pre­su­pues­ta­rias y a pa­gar por el ac­ce­so al mer­ca­do úni­co du­ran­te la fa­se de tran­si­ción”, y di­ga que tam­bién va a asu­mir lo que en la jer­ga bru­se­len­se se lla­ma el res­te à li­qui­der, el cos­te de pro­yec­tos a los que los bri­tá­ni­cos han da­do su ben­di­ción sien­do to­da­vía miem­bros, la par­te que les co­rres­pon­de del pa­go de las pen­sio­nes a los fun­cio­na­rios de la UE, et­cé­te­ra.

“A Lon­dres le quedan quin­ce días para pre­sen­tar nue­vas pro­pues­tas y que las ne­go­cia­cio­nes pue­dan pa­sar a la si­guien­te fa­se”, co­men­tó el ne­go­cia­dor je­fe de la Unión Eu­ro­pea, Mi­chel Bar­nier, mien­tras el mi­nis-

PRE­PA­RAN­DO EL TE­RRENO

La pre­mier do­ra la píl­do­ra a los eu­ro­es­cép­ti­cos an­tes de nue­vas con­ce­sio­nes

DE­BA­TE IN­TERNO

Dow­ning Street quie­re im­pe­dir que los eu­ró­fi­los re­tra­sen o di­lu­yan el Bre­xit

tro bri­tá­ni­co del Bre­xit, David Da­vis, es­cu­cha­ba a su la­do la tra­duc­ción si­mul­tá­nea con los cas­cos puestos. Una vez más pa­re­ció que uno y otro ha­bla­ban len­gua­jes di­fe­ren­tes. El re­pre­sen­tan­te de May no res­pon­dió ni en un sen­ti­do ni en otro al ul­ti­má­tum, sino que vol­vió a pe­dir “ima­gi­na­ción, fle­xi­bi­li­dad y vo­lun­tad po­lí­ti­ca” para re­sol­ver las enor­mes di­fe­ren­cias.

Ofi­cial­men­te, la po­si­ción del Reino Uni­do si­gue sien­do que es­tá dis­pues­to a mar­char­se de la UE sin un acuer­do co­mer­cial an­tes que fir­mar un mal acuer­do, a pe­sar de que la pa­tro­nal, los sin­di­ca­tos y el em­pre­sa­ria­do bri­tá­ni­co re­pi­ten un día tras otro que ello se­ría una ca­tás­tro­fe para la eco­no­mía del país, con la pér­di­da de de­ce­nas de mi­les de em­pleos, por no de­cir cien­tos de mi­les. Pe­ro off the re­cord los pro­pios fun­cio­na­rios del Go­bierno re­co­no­cen que van a te­ner que dar al­go más a Bru­se­las, y que es pro­ba­ble que en las pró­xi­mas se­ma­nas May ofrez­ca más di­ne­ro. No to­do el que le pi­de la UE, para se­guir guar­dán­do­se al­gu­na ba­za, pe­ro sí más de los 20.000 mi­llo­nes de eu­ros pro­me­ti­dos has­ta aho­ra. A na­die le sor­pren­de­ría que al fi­nal Lon­dres se mos­tra­ra dis­pues­ta a com­prar su li­ber­tad por unos 40.000 o 50.000 mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra que ha­ría que los eu­ro­es­cép­ti­cos se lle­va­sen las ma­nos a la ca­be­za. Con el anun­cio de la fe­cha y la ho­ra del Bre­xit, la pri­me­ra mi­nis­tra ha em­pe­za­do a pre­pa­rar el te­rreno.

Al mar­gen de la li­qui­da­ción de la cuen­ta de di­vor­cio, la nue­va ron­da de ne­go­cia­cio­nes va a in­ten­tar re­sol­ver los fle­cos pen­dien­tes so­bre los de­re­chos de los eu­ro­peos re­si­den­tes en el Reino Uni­do, co­mo el de reu­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar y la po­si­bi­li­dad de ex­por­tar el pa­go de las ayu­das es­ta­ta­les a los paí­ses de origen de sus be­ne­fi­cia­rios, si es que se van del Reino Uni­do. La UE no quie­re que el cos­te de le­ga­li­zar el es­ta­tus de re­si­den­te sea de ochen­ta eu­ros (la pre­ten­sión bri­tá­ni­ca), que ha­ya que apun­tar­se a un re­gis­tro y que las dispu­tas las re­suel­van los tri­bu­na­les na­cio­na­les y no los eu­ro­peos. Aún más com­pli­ca­do es el te­ma de la fron­te­ra ir­lan­de­sa. El pri­mer mi­nis­tro de ese país, Leo Va­rad­kar, ha pues­to su re­so­lu­ción sa­tis­fac­to­ria co­mo con­di­ción si­ne qua non para pa­sar a ha­blar de co­mer­cio, y Bru­se­las ha in­di­ca­do que la úni­ca for­mu­la via­ble es que el Reino Uni­do ha­ga su­yas to­das las re­glas y nor­ma­ti­vas de la unión adua­ne­ra aun­que ofi­cial­men­te se va­ya de ella. De otro mo­do, es di­fí­cil de ima­gi­nar que no se es­ta­blez­can con­tro­les fron­te­ri­zos por lo me­nos para las mer­can­cías. Mu­cho tra­ba­jo por ha­cer y el tiem­po apre­mia. Y más aho­ra que se sa­be el día en el que ya no ha­brá mar­cha atrás: 29 de mar­zo del 2019. Tic toc, tic toc...

ERIC VIDAL / REU­TERS

El mi­nis­tro bri­tá­ni­co para la sa­li­da de Eu­ro­pa, David Da­vis, ve el ho­ri­zon­te po­co cla­ro al co­mien­zo de una nue­va ron­da de ne­go­cia­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.