La enési­ma re­con­ci­lia­ción

Fran­cia con­me­mo­ra hoy el aniver­sa­rio del ar­mis­ti­cio que puso fin a la san­gría de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - RA­FAEL POCH Pa­rís. Co­rres­pon­sal

La re­con­ci­lia­ción fran­co-ger­ma­na es una plan­ta que pre­ci­sa de rie­go cons­tan­te por el pro­ce­di­mien­to de go­teo ritual. Pa­san los años y las es­ce­nas de con­me­mo­ra­ción con­jun­ta de las gue­rras del pa­sa­do se su­ce­den y re­pi­ten, una tras otra.

En Ora­dour-sur-Gla­ne, con mo­ti­vo de la ma­tan­za de ci­vi­les de una división hitle­ria­na re­ti­ra­da del fren­te del es­te y que prac­ti­có en un pueblo de Fran­cia lo que fue nor­ma en cen­te­na­res de pue­blos bie­lo­rru­sos, ucra­nia­nos, ru­sos y bal­cá­ni­cos, por el des­em­bar­co de Nor­man­día. Po­lí­ti­cos de las dos ri­be­ras del Rin de la mano en el re­cuer­do.

En el ca­so de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, es­ta su­ce­sión se ha­ce has­ta te­dio­sa. Se ha con­me­mo­ra­do to­do; el ini­cio del con­flic­to, Ver­dún, el Som­me... Y lo mis­mo ocu­rri­rá el año que vie­ne con el fi­nal, el centenario de 1918. En to­das esas oca­sio­nes un tra­jín de pre­si­den­tes y cancilleres glo­san­do la eter­na amis­tad, mien­tras la eu­ro­cri­sis pro­fun­di­za el di­vor­cio de he­cho de la pa­re­ja, ca­da una con in­tere­ses en­con­tra­dos y es­tra­te­gias na­cio­na­les con­tra­dic­to­rias.

La con­me­mo­ra­ción del ar­mis­ti­cio es una de las fies­tas no la­bo­ra­bles del ca­len­da­rio fran­cés. En Ale­ma­nia no es fies­ta, ni ape­nas se ce­le­bra. La mis­ma fe­cha tie­ne sig­ni­fi­ca­dos muy di­fe­ren­tes en los dos paí­ses. En Fran­cia aquel con­flic­to de­san­gró a la na­ción, que só­lo re­sis­tió por el subidón de úl­ti­ma ho­ra que le im­pri­mió Geor­ges Cle­men­ceau y la lle­ga­da de los alia­dos es­ta­dou­ni­den­ses. Un con­flic­to liEn bra­do so­bre sue­lo fran­cés, del que no sa­lió fa­mi­lia ile­sa, ni pueblo sin víc­ti­mas, co­mo re­cuer­dan mi­les y mi­les de mo­nu­men­tos en ca­da mu­ni­ci­pio.

Aquel cruel es­fuer­zo re­cien­te en un país en el que la vi­da era me­nos tris­te y más li­bre de lo ha­bi­tual en Eu­ro­pa, ex­pli­ca las re­ti­cen­cias con las que la na­ción acu­di­ría a la drô­le de gue­rre en 1939. Una ge­ne­ra­ción des­pués, para mu­chos fran­ce­ses ha­bía mu­chas co­sas me­jor que ha­cer que mo­rir por la pa­tria.

En Ale­ma­nia aque­lla gue­rra que no se li­bró en su te­rri­to­rio no só­lo se vi­vió de otra ma­ne­ra, sino que, ade­más, que­dó cu­bier­ta por el re­cuer­do mu­cho peor y más mor­tí­fe­ro de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, que re­du­jo a es­com­bros sus ciu­da­des y con­clu­yó en ca­tás­tro­fe na­cio­nal. El ar­mis­ti­cio de 1918 ape­nas ocu­pa un lu­gar en la me­mo­ria na­cio­nal.

cual­quier ca­so, la me­mo­ria de la Gran Gue­rra se man­tie­ne bien viva en Fran­cia, pre­sen­te en la li­te­ra­tu­ra. En el 2013, Pie­rre Le­mai­tre ga­nó el pre­mio Gon­court con una novela am­bien­ta­da en ella. Una pe­lí­cu­la de Al­bert Du­pon­tec la ha adap­ta­do ci­ne­ma­to­grá­fi­ca­men­te (Au re­voir là-haut) en uno de los estrenos más dig­nos de es­te oto­ño.

Ayer, vís­pe­ra de la tra­di­cio­nal ce­le­bra­ción en los Cam­pos Elí­seos, de nue­vo con­me­mo­ra­ción bi­la­te­ral en el en­cla­ve de Hart­manns­wi­ller­kopf, en Al­sa­cia. Una mon­ta­ña que fue es­ce­na­rio de una de esas ab­sur­das car­ni­ce­rías del con­flic­to: 25.000 víc­ti­mas, en­tre muer­tos, he­ri­dos y des­apa­re­ci­dos. Un ro­sa­rio de 90 ki­ló­me­tros de trin­che­ras y po­si­cio­nes que cam­bió ocho ve­ces de ban­do sin que el fren­te se mo­vie­ra sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. En el lu­gar to­da­vía ya­cen los res­tos sin iden­ti­fi­car de unos 4.000 com­ba­tien­tes.

Para sa­lir de lo que es una ver­da­de­ra ru­ti­na con­me­mo­ra­ti­va, se re­sal­ta lo es­pe­cí­fi­co del lu­gar que ayer vi­si­ta­ron, en una lar­ga y fría jor­na­da de dis­cur­sos, ho­nor a los muer­tos y vi­si­ta a un mu­seo me­mo­rial, los pre­si­den­tes Em­ma­nuel Ma­cron y Frank-Wal­ter Stein­meier (Mer­kel es­tá ocu­pa­da te­jien­do su go­bierno de coa­li­ción, ob­ser­va­da por 80 dipu­tados de la ul­tra­de­re­cha).

El me­mo­rial de Hart­manns­wi­ller­kopf, el Ver­dun de los Vos­gos, es el “pri­mer lu­gar de me­mo­ria to­tal­men­te bi­na­cio­nal”, di­jo Ma­cron en su dis­cur­so, des­pués de abra­zar­se a Stein­meier jun­to al al­tar del me­mo­rial, cu­ya pri­me­ra pie­dra pu­sie­ron en el 2014 Fra­nçois Ho­llan­de y el en­ton­ces pre­si­den­te ale­mán, Joa­chim Gauck. Una se­gun­da edi­ción de las cé­le­bres ma­ni­tas de Mit­te­rrand y Kohl en Ver­dun, cuan­do el eje fran­co-ale­mán aún fun­cio­na­ba.

“La re­fun­da­ción de la Unión Eu­ro­pea es ur­gen­te y necesaria”, di­jo Ma­cron. “El año que va a co­men­zar se­rá de­ter­mi­nan­te a ese res­pec­to”, aña­dió. “Si Eu­ro­pa no lo­gra re­cons­truir­se, des­apa­re­ce­rá”, sen­ten­ció un comentarista de la te­le a pro­pó­si­to de la fra­se de Ma­cron.

His­to­ria­do­res y ba­chi­lle­res fran­ce­ses y ale­ma­nes han par­ti­ci­pa­do en la crea­ción del me­mo­rial de los Vos­gos, un lu­gar que en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, y des­de la de­rro­ta fran­ce­sa de 1871, era te­rri­to­rio del im­pe­rio Ale­mán. Uno de los ra­ros lu­ga­res en los que los ale­ma­nes lu­cha­ron en su tie­rra al­sa­cia­na, que lue­go per­de­rían.

El ar­mis­ti­cio de 1918 si­gue sien­do una fe­cha ro­ja en el ca­len­da­rio fran­cés, no en Ale­ma­nia

El lu­gar, hoy en Fran­cia, en­ton­ces era Ale­ma­nia y se co­bró 25.000 víc­ti­mas

CH­RIS­TIAN HARTMANN / POOL / EFE

Los pre­si­den­tes Em­ma­nuel Ma­cron y Frank-Wal­ter Stein­meier se abra­zan an­te el al­tar del nue­vo Me­mo­rial de Hart­manns­wi­ller­kopf

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.