No co­me­te­rás ac­tos im­pu­ros

La cri­sis re­pu­bli­ca­na se agra­va por las acu­sa­cio­nes sexuales a un can­di­da­to

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - Nue­va York. Co­rres­pon­sal FRAN­CESC PEIRÓN

Roy Moo­re, de 70 años, ga­nó fa­ma co­mo “el juez de los Diez Man­da­mien­tos”. Es­to le con­vir­tió en Ala­ba­ma en un hé­roe de los fun­da­men­ta­lis­tas cris­tia­nos. Moo­re tie­ne fi­ja­ción con las ta­blas que Dios en­tre­gó a Moisés, pe­ro pa­re­ce una co­sa más de ca­ra a la ga­le­ría que por fe.

El nú­me­ro seis del De­cá­lo­go, “no co­me­te­rás ac­tos im­pu­ros”, se lo pa­só por el fo­rro, se­gún di­cen. Y, para ma­yor cas­ti­go di­vino –el hu­mano de­pen­de más de los in­tere­ses–, su lu­ju­ria se di­ri­gió ha­cia me­no­res de edad.

Des­pués de la de­ba­cle del pa­sa­do martes, los re­pu­bli­ca­nos se en­fren­tan aho­ra a una gue­rra in­ter­na a cuen­ta de los su­pues­tos pe­ca­do mor­ta­les de Moo­re, al que por dos ve­ces echa­ron co­mo pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo de su es­ta­do: una por ne­gar­se a qui­tar un mo­nu­men­to a los Diez Man­da­mien­tos y otra por fre­nar los ma­tri­mo­nios ho­mo­se­xua­les.

Moo­re es el can­di­da­to conservador al es­ca­ño en jue­go en el Se­na­do el 12 de di­ciem­bre de­bi­do a la re­nun­cia de Jeff Ses­sions para ocu­par el car­go de fis­cal ge­ne­ral de EE.UU., equi­va­len­te al de mi­nis­tro de Jus­ti­cia.

Con nom­bres y ape­lli­dos, The Was­hing­ton Post des­ve­ló ayer la de­nun­cia de Leigh Cor­man, de 53 años, quién ex­pli­có que, cuan­do te­nía 14, Moo­re, en­ton­ces de 32 y asis­ten­te del fis­cal del dis­tri­to en unos juz­ga­dos de Ala­ba­ma, se le acer­có con es­car­ceos sexuales. Otras tres chi­cas de aque­lla épo­ca –de 16, 17 y 18– tam­bién re­co­no­cie­ron que Moo­re las cor­te­jó.

El alu­di­do re­pli­có con tuits al estilo del pre­si­den­te Trump. To­do es fal­so. “Las fuer­zas del mal mien­ten, en­ga­ñan, ro­ban, cau­san da­ño a fin de aca­llar a los cris­tia­nos con­ser­va­do­res co­mo yo y vo­so­tros”. Por su­pues­to, no re­nun­ció. Es­ta­rá en las pa­pe­le­tas de to­das las ma­ne­ras por­que ya se es­tá fue­ra de pla­zo. Sin em­bar­go, el par­ti­do po­dría anun­ciar que le re­ti­ra el apo­yo por lo que no se cer­ti­fi­ca­ría nin­guno de sus vo­tos.

Moo­re era el fa­vo­ri­to. Es­to su­po­ne re­lan­zar Doug Jo­nes, el de­mó­cra­ta. Los re­pu­bli­ca­nos só­lo tie­nen 52 se­na­do­res en una cá­ma­ra de 100 es­ca­ños. Es­to acer­ca el Se­na­do a los ri­va­les. El pre­si­den­te Mitch MaCon­nell se­ña­ló que Moo­re de­be de­jar la carrera “si las acu­sa­cio­nes son cier­tas”.

La por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, Sa­rah Huc­ka­bee San­ders, in­di­có en un co­mu­ni­ca­do que el pre­si­den­te con­si­de­ra que “no po­de­mos per­mi­tir que una sim­ple ale­ga­ción, es­ta vez de ha­ce años, des­tru­ya la vi­da de una per­so­na”. Pe­ro apos­ti­lló que “si es ver­dad”, el juez Moo­re de­be re­nun­ciar.

El se­na­dor John McCain fue al grano y re­qui­rió que el can­di­da­to se mar­che “de in­me­dia­to”.

En cam­bio, Ste­ve Ban­non, exa­se­sor pre­si­den­cial y va­le­dor de Moo­re, cul­pó a Jeff Be­zos, due­ño del Post, de cons­pi­rar “con el par­ti­do de la opo­si­ción”. Y en Ala­ba­ma, con­ser­va­do­res con car­go co­mo Jim Zei­gler, des­car­ta­ron la acu­sa­ción con un ar­gu­men­to bí­bli­co: “Ma­ría era una ado­les­cen­te y Jo­sé, un car­pin­te­ro adul­to”.

Cua­tro mu­je­res in­di­can que Roy Moo­re, ul­tra re­li­gio­so que as­pi­ra al Se­na­do, se les acer­có sien­do me­no­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.