El Papa con­de­na la po­se­sión de ar­mas nu­clea­res y su ló­gi­ca del mie­do

La San­ta Se­de or­ga­ni­za en Roma una con­fe­ren­cia so­bre el desarme ató­mi­co

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - EU­SE­BIO VAL Ciu­dad del Va­ti­cano. Co­rres­pon­sal

La Igle­sia ca­tó­li­ca, des­de tiem­pos de Juan XXIII –que in­ter­vino de mo­do de­ci­si­vo en la cri­sis de los mi­si­les de Cuba, en 1962– siem­pre ha abo­ga­do por la su­pre­sión de las ar­mas nu­clea­res. Fran­cis­co si­gue fir­me en es­ta lí­nea, cons­cien­te de la ame­na­za que su­po­ne aho­ra el con­flic­to con Corea del Nor­te, y ha or­ga­ni­za­do en el Va­ti­cano una con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal para el desarme ató­mi­co en la que par­ti­ci­pan re­pre­sen­tan­tes de las ma­yo­res po­ten­cias nu­clea­res –Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia–, de Irán, Ja­pón y otros paí­ses, así co­mo altos fun­cio­na­rios de la OTAN y la ONU, ade­más de 11 pre­mios No­bel de la Paz.

Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio se di­ri­gió a los par­ti­ci­pan­tes en el en­cuen­tro, an­tes quie­nes re­cor­dó “las ca­tas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias hu­ma­ni­ta­rias y am­bien­ta­les que se de­ri­van de cual­quier uso de los in­ge­nios nu­clea­res”. El papa ar­gen­tino re­cor­dó los ries­gos de una ex­plo­sión ac­ci­den­tal y sub­ra­yó que “de­be con­de­nar­se con fir­me­za la ame­na­za de su uso así co­mo su sim­ple po­se­sión, por­que su exis­ten­cia res­pon­de a una ló­gi­ca del mie­do que no afec­ta só­lo a las par­tes en con­flic­to sino a to­do el gé­ne­ro hu­mano”.

Se­gún Fran­cis­co, “las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les no pue­den ser do­mi­na­das por la fuer­za mi­li­tar, por la in­ti­mi­da­ción re­cí­pro­ca, por la os­ten­ta­ción de los ar­se­na­les bé­li­cos”. El Pon­tí­fi­ce sos­tu­vo que las ar­mas de des­truc­ción ma­si­va pro­vo­can “una en­ga­ño­sa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad” y “no pue­den cons­ti­tuir la ba­se de la pa­cí­fi­ca con­vi­ven­cia en­tre los miem­bros de la fa­mi­lia hu­ma­na”. Fran­cis­co lle­gó a de­cir que las ar­mas nu­clea­res “son in­clu­so iló­gi­cas des­de el pun­to de vis­ta mi­li­tar”, da­dos los da­ños in­to­le­ra­bles que oca­sio­na­rían a los dos ban­dos.

Ha­ce un par de se­ma­nas, cuan­do el dia­rio La Re­pub­bli­ca avan­zó el con­te­ni­do de la con­fe­ren­cia y de sus par­ti­ci­pan­tes, su­gi­rió tam­bién que la San­ta Se­de per­se­guía un pa­pel me­dia­dor en la cri­sis con Pyong­yang. El por­ta­voz del Va­ti­cano, el es­ta­dou­ni­den­se Greg Bur­ke, se afa­nó en ne­gar tal po­si­bi­li­dad. Es ob­vio que da­da la na­tu­ra­le­za del régimen nor­co­reano, la com­ple­ji­dad geo­po­lí­ti­ca de la si­tua­ción en aque­lla re­gión asiá­ti­ca y los ac­to­res en jue­go –Chi­na (con la que el Va­ti­cano no tie­ne to­da­vía re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas), Ru­sia, Corea del Sur, Ja­pón y Es­ta­dos Uni­dos–, una in­ter­ven­ción de la di­plo­ma­cia va­ti­ca­na se­ría in­via­ble. Ade­más, la San­ta Se­de só­lo se mue­ve si es so­li­ci­ta­da a ha­cer­lo. En mu­chas oca­sio­nes ni si­quie­ra ha asu­mi­do un pa­pel me­dia­dor sino que usa sus bue­nos ofi­cios para po­ner en con­tac­to a los con­ten­dien­tes y fa­ci­li­tar en­cuen­tros, co­mo su­ce­dió en­tre la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma y el régimen cas­tris­ta de Cuba.

Va­rios de los pre­mios No­bel pre­sen­tes en Roma, en­tre ellos el ar­gen­tino Adolfo Pé­rez Es­qui­vel y el egip­cio Moha­med el Ba­ra­dei, fir­ma­ron un co­mu­ni­ca­do en el cual re­cor­da­ron que in­clu­so los paí­ses que no fir­ma­ron en la ONU el re­cien­te tra­ta­do para la prohi­bi­ción de las ar­mas nu­clea­res sí es­tán com­pro­me­ti­dos por el tra­ta­do de No Pro­li­fe­ra­ción Nu­clear, que les obli­ga a ce­sar la carrera ar­ma­men­tís­ti­ca en es­te te­rreno. Los fir­man­tes hi­cie­ron hin­ca­pié en que las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad más efec­ti­vas no se apo­yan en la po­se­sión de ar­mas sino que se cen­tran “en sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de in­di­vi­duos y co­mu­ni­da­des” y en “pro­te­ger y pro­mo­cio­nar el bien co­mún”.

El com­pro­mi­so de la Igle­sia vie­ne de le­jos; ya Juan XXIII me­dió en la cri­sis de los mi­si­les de Cuba

STRINGER / AFP

El Papa, du­ran­te el ac­to de re­cep­ción de los par­ti­ci­pan­tes en el sim­po­sio an­ti­nu­clear

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.