Y Lí­bano, en me­dio

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - To­más Al­co­ve­rro

La cri­sis pa­la­cie­ga de Ara­bia Sau­dí con el en­fren­ta­mien­to de sus di­ver­sos cla­nes siem­pre la­ten­te en las ho­ras de la su­ce­sión al trono, ha arras­tra­do a Saad al Ha­ri­ri, ex pri­mer mi­nis­tro de Lí­bano y aho­ra sim­ple ciu­da­dano de aque­lla mo­nar­quía os­cu­ran­tis­ta y pro­te­gi­da de EE.UU. Ha­ce unos me­ses el hi­jo del ase­si­na­do Ra­fiq al Ha­ri­ri re­ci­bía en el pa­la­cio del Se­rra­llo, se­de del Go­bierno en Bei­rut, a un gru­po de pe­rio­dis­tas. En el her­mo­so pa­tio de la an­ti­gua se­de de los pa­chás oto­ma­nos y de los altos co­mi­sa­rios del man­da­to fran­cés, de­par­tía, ama­ble y con­fia­do, con sus in­vi­ta­dos. La po­lí­ti­ca es muy efí­me­ra en es­tos pue­blos.

Al Ha­ri­ri ha­bía si­do de­sig­na­do pri­mer mi­nis­tro des­pués de una lar­ga cri­sis po­lí­ti­ca pro­vo­ca­da por dos años sin pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, en un va­cío in­quie­tan­te pe­ro tam­bién re­pe­ti­do al­gu­na que otra vez en la je­fa­tu­ra de es­te Es­ta­do con­fe­sio­nal. La la­bo­rio­sa elec­ción del ge­ne­ral cris­tiano Mi­chel Aun, com­pa­ñe­ro de via­je de la or­ga­ni­za­ción chií Hiz­bu­lah, fue vo­ta­da en el di­vi­di­do Par­la­men­to con el com­pro­mi­so de nom­brar des­pués un pri­mer mi­nis­tro su­ní, tal co­mo es­ta­ble­ce el acuer­do no es­cri­tu­ra­do al mar­gen de la Cons­ti­tu­ción. An­tes de es­ta mis­te­rio­sa di­mi­sión en Riad jus­ti­fi­ca­da por “ra­zo­nes de se­gu­ri­dad”, Al Ha­ri­ri ya se ha­bía au­sen­ta­do mu­chos me­ses de su es­ca­ño sien­do dipu­tado por Bei­rut, adu­cien­do ame­na­zas de sus enemi­gos de Hiz­bu­lah.

La ri­va­li­dad, ca­da vez más a flor de piel, en­tre su­níes y chiíes, en­tre ára­bes del reino de los Saud y per­sas de la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca deI­rán, ya­cía, co­mo aho­ra, en el tras­fon­do de su ale­ja­mien­to de Bei­rut, don­de sus pa­la­cios de Ko­rei­tem y de Bab Idris es­tán acos­tum­bra­dos a su au­sen­cia. “Allí don­de Irán es­tá pre­sen­te –di­jo en su de­cla­ra­ción leí­da en Riad– siem­bra la división y la des­truc­ción. Hiz­bu­lah es el bra­zo de Irán no só­lo en Lí­bano sino en los de­más paí­ses ára­bes. Las ma­nos que se le­van­tan con­tra los es­ta­dos ára­bes se­rán cor­ta­das y el Mal se vol­ve­rá con­tra quie­nes lo fo­men­tan”.

Si­ria y Hiz­bu­lah fue­ron acu­sa­dos en el 2005 del ase­si­na­to de su pa­dre. En La Ha­ya fun­cio­na inú­til­men­te un tri­bu­nal ad hoc para es­cla­re­cer el mis­te­rio de su muer­te. El es­cri­tor fran­cés Gérard de Vi­lliers fan­ta­seó en una de sus po­pu­la­res no­ve­las so­bre su mag­ni­ci­dio. La frágil re­pú­bli­ca li­ba­ne­sa ha re­sis­ti­do con­tra vien­to y ma­rea las es­pan­to­sas con­se­cuen­cias de la gue­rra de Si­ria y la lle­ga­da de un 1,2 mi­llo­nes de re­fu­gia­dos, ahu­yen­ta­dos por com­ba­tes, caos y mi­se­ria en su país.

La gue­rra de Si­ria va to­can­do a su fin aun­que to­da­vía no se ha­ya li­bra­do la úl­ti­ma ba­ta­lla. El Le­van­te tan ame­na­za­do por el Es­ta­do Is­lá­mi­co man­tie­ne sus fron­te­ras co­lo­nia­les, sa­cro­san­tas, pe­se a to­dos los au­gu­rios de su des­man­te­la­mien­to. Orien­te Me­dio de­be aco­mo­dar­se a nue­vos fac­to­res. Es po­si­ble que en el nue­vo con­tex­to de in­tere­ses des­pia­da­dos y ma­qui­na­cio­nes sór­di­das que na­da tie­nen que ver con el su­fri­mien­to de sus pue­blos, la ca­sa de los Saud es­té ex­plo­ran­do nue­vos ca­mi­nos. La de­rro­ta del EI, la re­sis­ten­cia de Si­ria, el fra­ca­so de los an­he­los in­de­pen­den­tis­tas de los kur­dos de Irak son mo­ti­vos de sa­tis­fac­ción del régimen de los aya­to­lás de Tehe­rán.

En el mun­do de la de­vas­ta­ción de es­tos pue­blos, Ara­bia Sau­dí, Irán, Tur­quía, Is­rael, con­ti­núan sien­do los es­ta­dos más in­flu­yen­tes y po­de­ro­sos de la re­gión. La di­mi­sión o caí­da en des­gra­cia de Al Ha­ri­ri no es, por con­si­guien­te, un he­cho ais­la­do y Lí­bano no ha per­di­do su des­gra­cia­da ca­rac­te­rís­ti­ca de ser pa­les­tra de gra­ves con­flic­tos de Orien­te Me­dio. La de­ci­sión de Al Ha­ri­ri es­tá vin­cu­la­da al golpe pa­la­cie­go del prín­ci­pe he­re­de­ro sau­dí, Moha­med Bin Sal­man, que ha eli­mi­na­do a sus po­si­bles as­pi­ran­tes al trono y a sus prin­ci­pa­les alia­dos, víc­ti­mas de su Co­mi­sión de la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Siem­pre se ha­bía pro­pa­ga­do el ru­mor de que Al Ha­ri­ri, que go­za de do­ble na­cio­na­li­dad, sau­dí y li­ba­ne­sa, es un hi­jo bas­tar­do de la am­plia fa­mi­lia real, per­te­ne­cien­te al clan Ab­du­lah, opues­to al prín­ci­pe Bin Sal­man, hi­jo del rey en el po­der.

Es­ta­mos an­te otra épo­ca de pér­fi­das ma­nio­bras, de in­tri­gas y ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas a to­dos los ni­ve­les que al­gún día de­be­rán cul­mi­nar en com­pro­mi­sos en­tre EE.UU. y Ru­sia. En Bei­rut los li­ba­ne­ses, fa­ti­ga­dos e in­quie­tos, al uní­sono pi­den el re­torno de Al Ha­ri­ri. El pa­triar­ca ma­ro­ni­ta se ha pre­ci­pi­ta­do a Riad para es­cla­re­cer su in­cier­ta si­tua­ción. De to­das for­mas, el Es­ta­do no de­jó de fun­cio­nar du­ran­te los ca­si dos años en los que no tu­vo pre­si­den­te, y aho­ra tam­bién po­dría pe­char con es­ta ano­ma­lía po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.