La ten­ta­ción del hom­bre pro­vi­den­cial

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - Lluís Uría

Ba­jo la ma­jes­tuo­sa cú­pu­la de Los In­vá­li­dos, en el cen­tro de Pa­rís, re­po­san los res­tos de Na­po­león I, in­hu­ma­do con to­dos los ho­no­res –por or­den de la mis­ma mo­nar­quía a la que com­ba­tió– cua­ren­ta años des­pués de mo­rir en el des­tie­rro atlán­ti­co de la is­la de San­ta He­le­na. Un enor­me sar­có­fa­go de cuar­ci­ta ro­ja, den­tro del cual se su­ce­den has­ta cin­co ataú­des –de ho­ja­la­ta, plo­mo y más plo­mo, cao­ba y ébano–, en­cie­rra las ce­ni­zas del que fue­ra efí­me­ro Se­ñor de Eu­ro­pa en­tre 1805 y 1814. El Águi­la, para sus ad­mi­ra­do­res. El Ogro, para sus de­trac­to­res.

Mi­les de tu­ris­tas vi­si­tan ca­da año la tum­ba del emperador, pro­ba­ble­men­te sin sa­ber que es­tán pi­san­do el mis­mo sue­lo que pi­só Adolf Hitler. El 23 de ju­nio de 1940, con Fran­cia ren­di­da a los pies de las bo­tas de la Wehr­macht, el Für­her rea­li­za una rá­pi­da vi­si­ta a Pa­rís –la Ópe­ra, los Cam­pos Elí­seos, el Ar­co de Triun­fo, la to­rre Eif­fel, el Pan­teón, No­tre Da­me...–, ciu­dad que siem­pre ha­bía so­ña­do con vi­si­tar.

Ese día lo ha­ce co­mo con­quis­ta­dor. En su pe­ri­plo, hay una ci­ta in­elu­di­ble: la tum­ba de su ad­mi­ra­do Na­po­león. El nue­vo amo de Eu­ro­pa quie­re ren­dir ho­me­na­je a su his­tó­ri­co an­te­ce­sor. En­fun­da­do para la oca­sión en una ga­bar­di­na blan­ca, Hitler se des­cu­bre y guar­da va­rios mi­nu­tos de si­len­cio en lo que –se­gún sus pa­la­bras– se­rá uno de los mo­men­tos más gran­des de su vi­da. Tan emo­cio­na­do es­tá que con­ci­be en ese mo­men­to un gran ges­to de re­pa­ra­ción: la re­pa­tria­ción a Fran­cia de los res­tos del úni­co hi­jo de Na­po­león –Na­po­león II, rey de Roma, fru­to de su ma­tri­mo­nio con Ma­ría Lui­sa de Aus­tria–, muer­to pre­ma­tu­ra­men­te a los 21 años en Vie­na, para que re­po­sen jun­to a los de su pa­dre en Pa­rís. Ahí es­tán.

An­tes de em­bar­car­se en una me­ga­ló­ma­na campaña de con­quis­tas mi­li­ta­res por to­da Eu­ro­pa, an­tes de ha­cer­se co­ro­nar emperador por el mis­mí­si­mo Papa, Na­po­león ha­bía si­do acla­ma­do en Fran­cia –ago­ta­da por la ines­ta­bi­li­dad y la vio­len­cia re­vo­lu­cio­na­rias– co­mo un hom­bre pro­vi­den­cial, un sal­va­dor. Su lle­ga­da al po­der en 1799 per­mi­tió res­ta­ble­cer el or­den, sal­va­guar­dar las prin­ci­pa­les con­quis­tas de la Re­vo­lu­ción y de­fen­der al país del ata­que de las mo­nar­quías eu­ro­peas. Hitler tam­bién fue per­ci­bi­do en su mo­men­to co­mo un hom­bre pro­vi­den­cial. Cuan­do al­can­zó el po­der, en las elec­cio­nes de 1933, Ale­ma­nia se en­con­tra­ba ab­so­lu­ta­men­te pos­tra­da y ex­haus­ta, em­po­bre­ci­da por una in­fla­ción ga­lo­pan­te que ha­bía de­ja­do en la rui­na a mi­llo­nes de ale­ma­nes y con un pro­fun­do sen­ti­do de la hu­mi­lla­ción por el tra­to re­ci­bi­do tras su de­rro­ta en la Pri­me­ra Gue­rra Mun- dial. Hitler prometió de­vol­ver­les el or­gu­llo, la pros­pe­ri­dad y el po­der per­di­dos.

En Fran­cia hay apa­ren­te­men­te una cier­ta que­ren­cia –al me­nos, es una idea cul­ti­va­da de for­ma re­cu­rren­te por al­gu­nos ana­lis­tas e his­to­ria­do­res– por la fi­gu­ra del hom­bre pro­vi­den­cial, del hom­bre fuerte (o en su ca­so, de la mu­jer). No se tra­ta só­lo de Na­po­león. Ahí es­tá Jua­na de Ar­co, la gran he­roí­na sa­cri­fi­ca­da en la lu­cha con­tra los in­gle­ses, o el ge­ne­ral De Gau­lle, pa­dre de la Re­sis­ten­cia con­tra los na­zis y fun­da­dor de la V Re­pú­bli­ca, cu­yo fun­da­men­to es jus­ta­men­te el de otor­gar la má­xi­ma con­cen­tra­ción de po­der eje­cu­ti­vo a una so­la per­so­na: el pre­si­den­te. Evi­den­te­men­te, de hom­bres fuer­tes –más o me­nos pro­vi­den­cia­les– que pro­me­ten nue­vos ama­ne­ce­res la his­to­ria es­tá lle­na. Y el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co ac­tual, tam­bién. Ca­da cual a su mo­do, con más o me­nos con­tra­pe­sos, ahí es­tán Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos –ele­gi­do co­mo sal­va­dor, por más que los po­de­res le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial ha­yan fre­na­do has­ta aho­ra sus pla­nes–, Vla­dí­mir Pu­tin en Ru­sia –lí­der in­dis­cu­ti­do que tie­ne bien ama­rra­da a la opo­si­ción– o Xi Jin­ping en Chi­na –re­cién en­cum­bra­do a la mis­ma dig­ni­dad que Mao–.

El pro­ble­ma, en mo­men­tos de cri­sis, des­orien­ta­ción y an­sie­dad co­lec­ti­va co­mo los ac­tua­les, es que la fi­gu­ra del hom­bre pro­vi­den­cial, del hom­bre fuerte, ga­na pe­li­gro­sa­men­te adep­tos. Un es­tu­dio del Pew Re­search Cen­ter rea­li­za­do en 38 paí­ses y pu­bli­ca­do es­te pa­sa­do mes de oc­tu­bre, cons­ta­ta que la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va si­gue te­nien­do un apo­yo ma­yo­ri­ta­rio en las opi­nio­nes pú­bli­cas (78%) pe­ro en los úl­ti­mos años ha su­fri­do un cier­ta “re­ce­sión”, mien­tras ga­nan adep­tos las op­cio­nes au­to­ri­ta­rias. Lo más in­tere­san­te del es­tu­dio es com­pro­bar has­ta dón­de lle­ga –o no– el com­pro­mi­so de los ciu­da­da­nos con el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co: en reali­dad só­lo el 23% se ad­hie­ren de for­ma ab­so­lu­ta, mien­tras que un 42% ad­mi­ti­ría tam­bién al­gu­na for­ma de go­bierno no de­mo­crá­ti­co –tec­no­crá­ti­co, au­to­ri­ta­rio o in­clu­so mi­li­tar– y un 13% es di­rec­ta­men­te an­ti­de­mo­crá­ti­co.

A na­die sor­pren­de­rá que en Ru­sia los de­mó­cra­tas ti­bios al­can­cen el 61%. Más cho­can­te es que es­ta pro­por­ción sea del 46% en Es­ta­dos Uni­dos, del 47% en el Reino Uni­do, del 45% en Fran­cia, del 42% en Ale­ma­nia, del 40% en Es­pa­ña... y del 60% en la Hun­gría de Vik­tor Or­bán. El ascenso de las op­cio­nes au­to­ri­ta­rias va ín­ti­ma­men­te li­ga­do al des­con­ten­to con el sis­te­ma.

Otro es­tu­dio, és­te rea­li­za­do por Ip­sos y di­ri­gi­do por el pre­si­den­te de Fon­da­pol, Do­mi­ni­que Rey­nié, ti­tu­la­do Où va la dé­mo­cra­tie? (¿Dón­de va la de­mo­cra­cia?), ha per­ci­bi­do asi­mis­mo –a par­tir de un cues­tio­na­rio a 22.000 ciu­da­da­nos de 26 paí­ses– un de­seo la­ten­te de au­to­ri­dad, in­clu­so de au­to­cra­cia, en Oc­ci­den­te vin­cu­la­do a la de­cep­ción so­bre el fun­cio­na­mien­to de la de­mo­cra­cia: una ma­yo­ría de eu­ro­peos (55%) y de nor­te­ame­ri­ca­nos (54%) con­si­de­ra que la de­mo­cra­cia fun­cio­na mal y es­te sen­ti­mien­to es­tá par­ti­cu­lar­men­te en­rai­za­do en los paí­ses del Mediterráneo (79% en Italia, 60% en Es­pa­ña) y en la Eu­ro­pa ex­co­mu­nis­ta. Co­mo con­se­cuen­cia, un ter­cio de los eu­ro­peos –¡has­ta el 50% en el Es­te!– se abo­na­rían a un régimen au­to­ri­ta­rio.

“Hay una mul­ti­pli­ca­ción de sig­nos in­quie­tan­tes que in­di­can un de­bi­li­ta­mien­to de la de­mo­cra­cia”, cons­ta­ta Do­mi­ni­que Rey­nié, quien aler­ta: “Si no se en­cuen­tra una so­lu­ción al ac­tual des­cré­di­to de las ins­ti­tu­cio­nes y de la cla­se po­lí­ti­ca, nos en­fren­ta­mos al de­cli­ve de la de­mo­cra­cia”.

El hom­bre pro­vi­den­cial aguar­da tras la puer­ta...

Has­ta un ter­cio de los eu­ro­peos abo­na­ría un régimen au­to­ri­ta­rio, se­gún un es­tu­dio fran­cés

KEYSTONE / GETTY

Hitler y los je­rar­cas na­zis, el 23 de ju­nio de 1940, an­te la tum­ba de Na­po­león

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.