Un con­duc­tor atro­pe­lla a pro­pó­si­to a dos es­tu­dian­tes chi­nos en Blag­nac

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - Re­dac­ción y agen­cias TOU­LOU­SE

Un con­duc­tor con apa­ren­tes pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos vol­vió ayer a en­cen­der las alar­mas te­rro­ris­tas en Fran­cia des­pués de que arro­lla­ra a un gru­po de pea­to­nes de­lan­te de una es­cue­la de co­mer­cio en Blag­nac, al la­do de Tou­lou­se. Con­si­guió atro­pe­llar a dos es­tu­dian­tes de na­cio­na­li­dad chi­na que es­ta­ban cru­zan­do la ca­lle por un pa­so de ce­bra ha­cia la pa­ra­da de au­to­bús de de­lan­te de la es­cue­la, y re­sul­ta­ron he­ri­dos de gra­ve­dad. Los he­chos su­ce­die­ron po­co an­tes de las cua­tro de la tar­de de­lan­te del cam­pus universitario IGS Al­ter­nan­ce, de unos 2.000 es­tu­dian­tes.

El con­duc­tor, de 28 años, al vo­lan­te de un Re­nault Clio, fue de­te­ni­do in­me­dia­ta­men­te, in­for­mó el fis­cal de Tou­lou­se, Pie­rre-Yves Coui­lleau. Aun­que se le ha­bía con­de­na­do en una de­ce­na de oca­sio­nes por co­me­ter de­li­tos co­mu­nes –a ve­ces re­la­cio­na­dos con el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes–, no es­ta­ba en­tre los 15.000 fi­cha­dos por ra­di­ca­li­za­ción en Fran­cia. Tam­po­co, por el mo­men­to, se iden­ti­fi­ca el su­ce­so co­mo un ac­to te­rro­ris­ta.

La in­ves­ti­ga­ción se cen­tra más en el “per­fil psi­quiá­tri­co” del con­duc­tor del vehícu­lo, di­jo Coui­lleau. En el mo­men­to del ata­que se en­con­tra­ba en li­ber­tad con­di­cio­nal y ba­jo la obli­ga­ción de ser tra­ta­do por sus gra­ves pro­ble­mas men­ta­les, al­go que ha­bía es­ta­do res­pe­tan­do has­ta es­te viernes por la tar­de.

Se­gún de­ta­lla la emi­so­ra Eu­ro­pe 1, el con­duc­tor no só­lo no pre­sen­tó re­sis­ten­cia en el mo­men­to del arres­to, sino que es­pe­ró a los agen­tes de po­li­cía fu­man­do un ci­ga­rri­llo po­cos mi­nu­tos des­pués del atro­pe­llo. Di­jo que su ac­ción fue “de­li­be­ra­da” y que es­ta­ba pla­nean­do co­me­ter al­go de es­te ti­po “des­de ha­ce un mes”. “Ha­bría in­for­ma­do de que su ac­to es­ta­ba mo­ti­va­do por una vo­lun­tad de em­bes­tir so­bre per­so­nas”, sub­ra­yó Coui­lleau. El de­te­ni­do con­tó a la po­li­cía que ha­bía “es­cu­cha­do vo­ces” que le ani­ma­ban a “ha­cer da­ño a al­guien”.

Los he­ri­dos que es­ta­ban cru­zan­do la ca­lle son una chica y un chi­co, de 22 y 23 años, de na­cio­na­li­dad chi­na. Fue­ron tras­la­da­dos al hos­pi­tal Pur­pan de Tou­lou­se con un trau­ma­tis­mo cra­neal, la pri­me­ra, y to­rá­ci­co, el se­gun­do, pe­ro no se te­me por su vi­da, ase­gu­ra el pe­rió­di­co lo­cal La Dé­pê­che. Am­bos son es­tu­dian­tes de la es­cue­la IGS. Una ter­ce­ra es­tu­dian­te fran­ce­sa no re­sul­tó he­ri­da, pe­ro tam­bién fue trans­fe­ri­da al hos­pi­tal por es­tar en es­ta­do de shock. Ayer por la no­che ya ha­bía re­gre­sa­do a su do­mi­ci­lio.

El su­ce­so vol­vió a sa­cu­dir los áni­mos de un país que per­ma­ne­ce en un ni­vel al­to de aler­ta an­ti­te­rro­ris­ta, días des­pués de que nue­ve per­so­nas fue­ran de­te­ni­das por es­tar su­pues­ta­men­te pla­nean­do otro ata­que so­bre Ni­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.