El Go­bierno mues­tra su ali­vio por la rec­ti­fi­ca­ción de For­ca­dell an­te el TS

“La vuel­ta al or­den cons­ti­tu­cio­nal em­pie­za a ser una reali­dad”, ce­le­bra el por­ta­voz

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - JUAN CAR­LOS ME­RINO Ma­drid

El Go­bierno cru­zó los de­dos, el pa­sa­do jue­ves, con­fian­do en que la com­pa­re­cen­cia de Car­me For­ca­dell y el res­to de los miem­bros de la Me­sa del Par­la­ment an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo (TS) no aca­ba­ra echan­do más ga­so­li­na al in­cen­dio de Ca­ta­lun­ya. Tam­bién la di­rec­ción del PSOE con­te­nía la res­pi­ra­ción, en el mis­mo sen­ti­do.

Una campaña del 21-D sin nin­gún po­si­ble can­di­da­to elec­to­ral en pri­sión, que es lo que al­gu­nos es­pe­ran que pue­da ocu­rrir des­pués de que el TS asu­ma tam­bién las cau­sas abier­tas en la Au­dien­cia Na­cio­nal con­tra el ex­vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras, la mi­tad de los ex­con­se­llers del Go­vern y los lí­de­res de la ANC y Òm­nium, se­ría un gran ele­men­to de dis­ten­sión y apa­ci­gua­mien­to, y el me­jor an­tí­do­to para el “vic­ti­mis­mo” que atri­bu­yen al mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta.

El Go­bierno, no obs­tan­te, se cui­dó ayer muy mu­cho de mos­trar nin­gu­na sa­tis­fac­ción por el pro­ce­der del juez del TS Pa­blo Lla­ne­ra, y por bo­ca del mi­nis­tro por­ta­voz, Íñi­go Mén­dez de Vi­go, se li­mi­tó a reite­rar que “res­pe­ta y aca­ta las de­ci­sio­nes de los tri­bu­na­les, y so­bre eso no tie­ne na­da que opi­nar”. Pe­ro el Go­bierno sí pu­do ex­hi­bir su ali­vio gra­cias a la rec­ti­fi­ca­ción de la pre­si­den­ta del Par­la­ment y los miem­bros de la Me­sa an­te el TS. “Me pa­re­ce muy bien esa de­cla­ra­ción de que no van a ha­cer na­da ni en el pre­sen­te ni en el fu­tu­ro que su­pon­ga una vio­la­ción del or­den cons­ti­tu­cio­nal”, ce­le­bró Mén­dez de Vi­go. La apli­ca­ción por par­te del Go­bierno del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción en Ca­ta­lun­ya, con el apo­yo del PSOE y Ciu­da­da­nos, te­nía “co­mo pri­mer ob­je­ti­vo”, sub­ra­yó, la res­tau­ra­ción del or­den cons­ti­tu­cio­nal. “Y es­ta­mos vien­do, en la nor­ma­li­dad de la si­tua­ción en Ca­ta­lun­ya, y tam­bién en las de­cla­ra­cio­nes de lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas, que la vuel­ta al or­den cons­ti­tu­cio­nal em­pie­za a ser una reali­dad”, se fe­li­ci­tó Mén­dez de Vi­go.

Puso en con­tras­te, en to­do ca­so, la ac­ti­tud de For­ca­dell y los miem­bros de la Me­sa del Par­la­ment con la que adop­ta­ron Car­les Puig­de­mont, hu­yen­do a Bru­se­las, o Jun­que­ras y los ex­con­se­llers an­te la Au­dien­cia Na­cio­nal. “Quie­nes es­tán in­ves­ti­ga­dos por pre­sun­tos de­li­tos, tie­nen el de­ber de acu­dir al juez cuan­do les lla­ma y res­pon­der a sus pre­gun­tas”, ase­gu­ró. Eso es lo que el jue­ves hi­zo For­ca­dell, “a di­fe­ren­cia de lo que no han he­cho quie­nes es­tán hui­dos de Es­pa­ña, elu­dien­do la ac­ción de la jus­ti­cia, y los ex­con­se­je­ros que no qui­sie­ron res­pon­der a las pre­gun­tas de la fis­ca­lía”. A Puig­de­mont, eso sí, le re­pro­chó que “ha­bla ca­da vez más agrio, más al­to y con me­nos eco”. “A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió con los ex­con­se­je­ros, los que no es­tán hui­dos elu­dien­do la ac­ción de la jus­ti­cia, los in­ves­ti­ga­dos se com­pro­me­tie­ron o bien a re­nun­ciar a la po­lí­ti­ca o bien a aca­tar la le­ga­li­dad re­nun­cian­do a cual­quier ac­ción uni­la­te­ral”, re­sal­tó so­bre For­ca­dell y los miem­bros de la Me­sa.

Mén­dez de Vi­go apro­ve­chó para ce­le­brar las pre­vi­sio­nes al al­za de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co para Es­pa­ña por par­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, y con­fió en que las elec­cio­nes del 21-D pue­dan “di­si­par” el im­pac­to ne­ga­ti­vo que la “ines­ta­bi­li­dad de Ca­ta­lun­ya” ten­dría so­bre di­chos pro­nós­ti­cos. Pe­se a los “preo­cu­pan­tes da­tos eco­nó­mi­cos” que se es­tán pro­du­cien­do en Ca­ta­lun­ya en to­dos los sec­to­res, que atri­bu­yó a la “desconfianza” que es­tá ge­ne­ran­do el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta, el por­ta­voz des­ve­ló que el Go­bierno es­tá in­ter­me­dian­do con los res­pon­sa­bles del Mo­bi­le “para que ese im­por­tan­tí­si­mo con­gre­so se si­ga ce­le­bran­do en Bar­ce­lo­na”. En con­cre­to, es el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Jo­sé Ma­ría Las­sa­lle quien es­tá in­ter­ce­dien­do al res­pec­to. Mén­dez de Vi­go tam­bién ase­gu­ró que el Go­bierno “no da por per­di­do na­da y va a ba­tir­se has­ta el fi­nal” para que la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to (EMA) re­ca­le en la ca­pi­tal ca­ta­la­na. En es­te ca­so, es la mi­nis­tra Do­lors Mon­tse­rrat quien di­ri­ge los es­fuer­zos del Eje­cu­ti­vo. Aun­que el por­ta­voz ad­mi­tió: “No es sen­ci­llo; lo que ha ocu­rri­do en Ca­ta­lun­ya no ayu­da”.

El por­ta­voz del Go­bierno cri­ti­có, en cam­bio, muy du­ra­men­te la huel­ga del pa­sa­do miér­co­les en Ca­ta­lun­ya, pe­se a ase­gu­rar que tu­vo “es­ca­so se­gui­mien­to”, por­que só­lo sir­vió para per­ju­di­car a una ma­yo­ría de ca­ta­la­nes. Ad­vir­tió ade­más que el Go­bierno in­ves­ti­ga­rá la pre­sun­ta uti­li­za­ción de niños para cor­tar al­gu­nas ca­rre­te­ras, lo que en to­do ca­so ta­chó de “prác­ti­ca de­lez­na­ble”.

No obs­tan­te, in­vi­tó a los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas, sin­gu­lar­men­te a ERC, a par­ti­ci­par en el de­ba­te so­bre la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción en el Con­gre­so. Y anun­ció el nom­bra­mien­to de Ro­sa An­na Cas­ti­llo co­mo di­rec­to­ra ge­ne­ral de Mo­der­ni­za­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, car­go del que ella mis­ma di­mi­tió en oc­tu­bre en desacuer­do con la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia.

Mén­dez de Vi­go cri­ti­ca que Puig­de­mont “ha­bla ca­da vez más agrio, más al­to y con me­nos eco” El Eje­cu­ti­vo in­ter­ce­de para que el Mo­bi­le se que­de en Bar­ce­lo­na, y no re­nun­cia a la EMA

ÁN­GEL DÍAZ / EFE

El por­ta­voz del Go­bierno, Íñi­go Mén­dez de Vi­go, ayer en la rue­da de pren­sa tras el Con­se­jo de Mi­nis­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.