El pa­so atrás

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - Fer­nan­do Óne­ga

Es­te cro­nis­ta siem­pre sos­tu­vo que los in­de­pen­den­tis­tas co­rrían más que los guar­dias. Tu­vie­ron me­jor re­la­to. Con­ta­ron con ca­breo so­cial pro­pi­cio. Su­pie­ron echar a Ma­drid la cul­pa de to­dos los fa­llos de go­ber­na­ción y fue­ron creí­dos. Fue­ron más in­ge­nio­sos para fa­bri­car es­ló­ga­nes de im­pac­to, co­mo el “Es­pa­ña nos ro­ba”. Desa­rro­lla­ron una es­tra­te­gia ro­tun­da­men­te ile­gal, pe­ro ca­si per­fec­ta. La idea de la in­de­pen­den­cia con­si­guió te­ner una mís­ti­ca de la que ca­re­cía el dis­cur­so es­ta­tal, más cen­tra­do en la eco­no­mía y la ley que en re­cur­sos afec­ti­vos. Mos­tró un des­par­pa­jo efi­caz para acu­sar al Go­bierno de me­nos­pre­cio ha­cia Ca­ta­lun­ya. Y ese Go­bierno, co­mo los an­te­rio­res, ca­re­ció de sen­si­bi­li­dad para cap­tar los mo­vi­mien­tos sub­te­rrá­neos de opi­nión. Por eso he­mos es­cri­to mu­chas ve­ces que “el independentismo va ga­nan­do” des­de que se per­dió el mie­do a la pa­la­bra in­de­pen­den­cia.

Hoy no me atre­vo a de­cir lo mis­mo. Es­ta se­ma­na de­ja la sen­sa­ción de que to­do se ha em­pe­za­do a tor­cer. Los da­tos eco­nó­mi­cos des­au­to­ri­zan la de­ri­va del pro­cés. La rup­tu­ra uni­la­te­ral pro­vo­có quie­bras en la so­cie­dad. Al­gu­nas de las ma­ni­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas con­vo­ca­das acu­san el can­san­cio y son nu­tri­das (ve­re­mos lo que ocu­rre hoy) bá­si­ca­men­te por es­tu­dian­tes. La pe­ti­ción de re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal fra­ca­só. Puig­de­mont es­tá de­jan­do la ho­ja de ru­ta con­ver­ti­da en una ca­ri­ca­tu­ra. El es­pa­ño­lis­mo, tan­to tiem­po te­me­ro­so y aga­za­pa­do, dio mues­tras de vi­ta­li­dad in­só­li­ta y con­si­guió mo­vi­li­zar mul­ti­tu­des, al­go im­pen­sa­ble ha­ce so­la­men­te un año. Y Car­me For­ca­dell ter­mi­nó por acep­tar la le­ga­li­dad es­pa­ño­la an­te el juez.

Es­to úl­ti­mo es, a mi jui­cio, lo más tras­cen­den­te des­de que el Par­la­ment apro­bó la mo­ción de in­de­pen­den­cia y Ra­joy im­pu­so el 155. Me apre­su­ro a de­cir que las de­cla­ra­cio­nes de la pre­si­den­ta, de Co­ro­mi­nas, de Gui­nó, de Si­mó y de Ba­rru­fet son com­pren­si­bles des­de el pun­to de vis­ta hu­mano: la pri­sión es muy du­ra, co­mo pu­do com­pro­bar San­ti Vi­la. Aña­do que na­die pue­de pe­dir a na­die su in­mo­la­ción, por gran­des que sean las ideas que pro­pug­na. La me­jor de­fen­sa en un pro­ce­di­mien­to de raí­ces po­lí­ti­cas co­mo es­te es no re­cha­zar las pre­gun­tas de los fis­ca­les y de­cir lo que el juez quie­re es­cu­char.

Pe­ro cla­ro: For­ca­dell es mu­cha For­ca­dell. Y For­ca­dell, al acep­tar la le­ga­li­dad y aca­tar el 155, pro­du­ce efec­tos su­pe­rio­res a los pe­na­les. Es una re­nun­cia a la in­de­pen­den­cia tal co­mo se ha­bía plan­tea­do, por la vía uni­la­te­ral. Es dar la ra­zón a quie­nes, en­ca­be­za­dos por Ra­joy, só­lo in­vo­ca­ron el cum­pli­mien­to de la ley. Es, en cier­to mo­do, la odia­da ren­di­ción an­te la fuer­za in­ti­mi­da­to­ria de la jus­ti­cia. Y su­pon­go que es una de­cep­ción para quie­nes ce­le­bra­ron co­mo un lo­gro his­tó­ri­co la lle­ga­da de la re­pú­bli­ca. ¿Quién de­fien­de aho­ra no dar ni un pa­so atrás? For­ca­dell ya no pue­de. ¿El fu­ga­do Puig­de­mont? Quien hu­ye de la jus­ti­cia no tie­ne las me­jo­res cre­den­cia­les. Qui­zá el pa­pel de Moisés le co­rres­pon­da a Jun­que­ras por de­ja­ción de otros; pe­ro eso pa­sa, ay, por arries­gar­se a no sa­lir de pri­sión. Y eso, no nos en­ga­ñe­mos, no es cues­tión de jue­ces, llá­men­se Lla­re­na o La­me­la. Es cues­tión de lo que Oriol quie­ra sos­te­ner.

AL­BER­TO ESTÉVEZ / EFE

Car­me For­ca­dell

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.