La vi­da se­cre­ta de las plan­tas

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Quim Mon­zó

Si to­do va se­gún lo pre­vis­to, hoy tre­ce es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­tat Po­li­tèc­ni­ca de Va­lèn­cia ex­pon­drán en Bos­ton, an­te el ju­ra­do in­ter­na­cio­nal del cer­ta­men de bio­lo­gía sin­té­ti­ca del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts, una in­ter­faz ge­né­ti­ca que per­mi­te una co­mu­ni­ca­ción bi­di­rec­cio­nal con plan­tas para, así, in­fluir y con­tro­lar su flo­ra­ción. Par­ti­ci­pan tres­cien­tas uni­ver­si­da­des del mun­do. En el dia­rio Le­van­te ex­pli­can la im­por­tan­cia de es­te avan­ce. Uno: “He­mos con­se­gui­do ac­ti­var la pro­teí­na que des­en­ca­de­na la flo­ra­ción. Eso sig­ni­fi­ca que, en con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas ex­tre­mas o de so­bre­po­bla­ción mun­dial, po­dría­mos ade­lan­tar la flo­ra­ción de una ex­plo­ta­ción y dis­po­ner de una co­se­cha en un mo­men­to da­do”. Y dos: “De he­cho, no só­lo no­so­tros nos co­mu­ni­ca­mos con la plan­ta y mo­di­fi­ca­mos su com­por­ta­mien­to sino que la ma­ta nos ha­bla a no­so­tros. Nos di­ce si es­tá in­fec­ta­da, si le fal­ta agua o nu­trien­tes. To­do eso a tra­vés de la phy­to­com­pu­ter que he­mos di­se­ña­do”. La pro­pues­ta se lla­ma Chat­te­rP­lant y pa­sa­do ma­ña­na, lu­nes, se sa­brá si, de las tres­cien­tas que se pre­sen­tan, es la ga­na­do­ra.

Mu­chos de no­so­tros he­mos co­no­ci­do a per­so­nas, so­bre to­do ma­yo­res, que no só­lo hablan a los pe­rros sino tam­bién a los ge­ra­nios, las hor­ten­sias o los fi­cus que tie­nen en ca­sa. Hay quien se ríe pe­ro fun­cio­na. La mo­du­la­ción de la voz o del so­ni­do in­flu­ye en su cre­ci­mien­to. Ha­ce unos años, en Dis­co­very Chan­nel mos­tra­ron –con plan­tas de cin­co di­fe­ren­tes in­ver­na­de­ros– que si no les di­ces na­da cre­cen dé­bi­les; que si les di­ces co­sas bo­ni­tas o las in­sul­tas se desa­rro­llan más (eso quie­re de­cir que tan­to les da que les di­gas “ca­ri­ño...” o “¡ma­la pu­ta!”); que si les po­nes mú­si­ca clá­si­ca cre­cen fuer­tes y co­pio­sas; y que si la mú­si­ca es heavy se ele­van to­da­vía más, y más re­sis­ten­tes que cua­les­quie­ra de las otras.

Pe­ro a me­nu­do se ol­vi­da que, apar­te de las vir­tu­des de la con­ver­sa­ción (del mo­nó­lo­go, de he­cho, por­que ellas no con­tes­tan de viva voz) es­tá la im­por­tan­cia bá­si­ca del abono. En Le li­vre des bi­za­rres (Édi­tions Ro­bert Laf­font, 1991), Guy Bech­tel y Jean-Clau­de Ca­rriè­re cons­ta­tan el ca­so de una mu­jer que vi­ve (o vi­vía) en Pa­rís, en un pi­so lleno de plan­tas de to­do ti­po, que cui­da con amor y efi­cien­cia: “Ca­da día, co­mo abono, da a tal o cual plan­ta sus pro­pios ex­cre­men­tos. Es­co­ge su ali­men­ta­ción per­so­nal, ca­da día, en fun­ción de la plan­ta que al día si­guien­te ten­drá que abo­nar. Sa­be que es­ta no apre­cia mu­cho las es­pe­cias, que aque­lla no so­por­ta el ajo o que a aque­lla de más allá el que­so le es muy con­ve­nien­te. Es el fru­to de una lar­ga ex­pe­rien­cia y de ob­ser­va­cio­nes mi­nu­cio­sas. De es­ta for­ma, la mu­jer de­di­ca su vi­da a es­co­ger su pro­pia ali­men­ta­ción en fun­ción de sus plan­tas, que por otra par­te es­tán, se­gún pa­re­ce, res­plan­de­cien­tes”. Cuan­do re­gre­sen los es­tu­dian­tes va­len­cia­nos que, si to­do va bien, hoy ha­brán he­cho su ex­po­si­ción en Mas­sa­chu­setts, ha­rían bien en te­ner­lo en cuen­ta para de­ci­dir ca­da día su me­nú; no sea que siem­pre co­man pae­lla y al fi­nal las plan­tas aca­ben, ellas tam­bién, con es­tre­ñi­mien­to.

Gra­cias a la ‘phy­to­com­pu­ter’ va­len­cia­na, ha­blas con la plan­ta y ella te con­tes­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.