No in­tere­sa

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Pilar Raho­la

Es­toy a pun­to de es­cri­bir un ar­tícu­lo que no in­tere­sa­rá a na­die. Soy cons­cien­te de ello por­que el te­ma pre­sen­ta dos ca­rac­te­rís­ti­cas que ale­jan el in­te­rés del lec­tor: es un te­ma le­jano y es trá­gi­co. Ade­más, es vi­trió­li­co, caó­ti­co y con múl­ti­ples va­ria­bles que di­fi­cul­tan el aná­li­sis ra­so. Si no es fá­cil, es le­jano y, ade­más, es dra­má­ti­co, ¿a qué vie­ne dar la va­ra con un te­ma que a na­die in­tere­sa? Vie­ne a cuen­to del agui­jón de la cons­cien­cia, que nos ape­la más allá de nues­tra aco­mo­da­ti­cia in­di­fe­ren­cia.

Es­tán mu­rien­do mi­les de per­so­nas en Ye­men por una gue­rra te­rro­rí­fi­ca y ade­cua­da­men­te si­len­cia­da. Y a los mi­les de muer­tos de los bom­bar­deos –in­dis­cri­mi­na­dos, y cla­ra­men­te di­ri­gi­dos con­tra la po­bla­ción ci­vil– ca­be aña­dir los mi­les que se acu­mu­la­rán por la ham­bru­na cau­sa­da por el blo­queo to­tal que la coa­li­ción de Ara­bia Sau­dí ha im­pues­to al puer­to de Al Hu­day­dah, del que de­pen­de la en­tra­da de ali­men­tos. Se­gún Mark Low­cock, res­pon­sa­ble de la agen­cia hu­ma­ni­ta­ria de emer­gen­cia de la ONU, más de 400.000 niños es­tán en ries­go de mo­rir de ina­ni­ción. Ade­más, hay una ter­ce­ra pa­ta trá­gi­ca: la gra­ve epi­de­mia de có­le­ra que ha de­ja­do al país en si­tua­ción sa­ni­ta­ria crí­ti­ca. Or­la Gue­rin, co­rres­pon­sal de la BBC en la re­gión, que con­si­guió bur­lar el blo­queo sau­dí, lo des­cri­bía en es­tos tér­mi­nos: “Niños mu­rien­do en los pa­si­llos del hos­pi­tal y pa­cien­tes aten­di­dos en sus co­ches: el ho­rror sin pre­ce­den­tes de la cri­sis del có­le­ra”.

De ma­ne­ra que, para re­su­mir es­te te­ma na­da in­tere­san­te, las ci­fras son las si­guien­tes: dos años de gue­rra des­car­na­da, con bom­bar­deos ma­si­vos so­bre las po­bla­cio­nes; más de diez mil muer­tos ofi­cia­les por los ata­ques; nue­ve de ca­da diez dis­tri­tos del país con al­tí­si­mo ries­go de ca­tás­tro­fe hu­ma­ni­ta­ria, y al­re­de­dor de 900.000 per­so­nas afec­ta­das por la epi­de­mia de có­le­ra, de las cua­les más de un mi­llar han muer­to, se­gún la OMS. La des­truc­ción de los edi­fi­cios, in­clu­yen­do hos­pi­ta­les y es­cue­las, es de tal en­ver­ga­du­ra que, se­gún Gue­rin, “mi­les de ye­me­níes viven en los es­com­bros de lo que fue­ron sus ho­ga­res”. To­das las or­ga­ni­za­cio­nes que lu­chan por los de­re­chos ci­vi­les han dis­pa­ra­do la alar­ma y la mo­vi­li­za­ción de la ONU para ha­cer lle­gar ali­men­tos es ma­si­va, aun­que des­gra­cia­da­men­te fa­lli­da. Es un ho­rror an­te el mun­do en un mun­do que to­do lo gra­ba y, sin em­bar­go, es un ho­rror in­vi­si­ble.

¿Quién lu­cha con­tra quién? No hay es­pa­cio para tan­to des­plie­gue mi­li­tar, pe­ro re­su­mien­do: por un la­do los chiíes (del ra­mal zai­di­ta) de Ye­men, ayu­da­dos por Irán y Hiz­bu­lah; por el otro, los su­níes de Ye­men con una coa­li­ción li­de­ra­da por Ara­bia Sau­dí con Emi­ra­tos, Egip­to, Bah­réin, Ku­wait, Jor­da­nia, Ma­rrue­cos, Se­ne­gal, Su­dán y, has­ta ha­ce po­co, Qa­tar. Es­ta­dos Uni­dos ayu­da con sus dro­nes y su Navy. Su­níes con­tra chiíes, con Es­ta­dos Uni­dos de por me­dio. ¿Quié­nes mue­ren?: la gen­te.

¿Quié­nes reac­cio­nan?: na­die. Por­que es­ta gue­rra no existe.

Ye­men: 400.000 niños en ries­go de muer­te por ham­bre; 900.000 afec­ta­dos por có­le­ra, 10.000 muer­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.