Aco­sa­do­res aco­sa­dos

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - OB­SER­VA­TO­RIO GLO­BAL Ma­nuel Cas­tells

Holly­wood tiem­bla. To­do em­pe­zó con la re­ve­la­ción pública de al­go que sa­bía to­do el mun­do (me­nos Hi­llary Clin­ton, se­gún di­ce ella). Que Har­vey Weins­tein, el más im­por­tan­te e in­flu­yen­te pro­duc­tor de Holly­wood (Mi­ra­max Films, en­tre otros), exi­gía sis­te­má­ti­ca­men­te, se­gún ca­pri­cho, pres­ta­cio­nes sexuales di­ver­sas a las actrices o guio­nis­tas que as­pi­ra­ban a un tra­ba­jo en al­gu­nas de sus pe­lí­cu­las, ge­ne­ral­men­te co­ro­na­das por el éxi­to de pú­bli­co y crí­ti­ca. Co­mo Gangs of Nue­va York, Pulp fic­tion, El pa­cien­te in­glés, Tu­lip fe­ver o Sha­kes­pea­re enamo­ra­do, cu­ya pro­ta­go­nis­ta, Gwy­neth Pal­trow, fue de las pri­me­ras en de­nun­ciar el aco­so se­xual. Fue­ron de­ce­nas de mu­je­res du­ran­te mu­chos años, que ca­lla­ron an­te el te­mor de ir a una lis­ta ne­gra que las de­ja­ría sin tra­ba­jo. Y en otros ca­sos su si­len­cio fue com­pra­do por Weins­tein.

Las re­ve­la­cio­nes fue­ron pro­duc­to de un ejem­plar tra­ba­jo de pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción. Aun­que The New York Ti­mes pu­bli­có un pri­mer ar­tícu­lo el 5 de oc­tu­bre, el re­por­ta­je que ex­pu­so pú­bli­ca­men­te el se­xis­mo y la hi­po­cre­sía de es­te Holly­wood pro­gre de las bue­nas cau­sas, apo­yo fi­nan­cie­ro de los de­mó­cra­tas, fue el que pu­bli­có Ro­nan Fa­rrow en The New Yor­ker del 23 de oc­tu­bre. La ven­gan­za de la his­to­ria. Por­que Fa­rrow es el hi­jo de Mia Fa­rrow y Woody Allen, cu­ya in­fan­cia fue des­trui­da por la se­pa­ra­ción ig­no­mi­nio­sa de Woody Allen por su re­la­ción con la hi­ja adop­ti­va de 17 años, con la que aca­bó ca­sán­do­se. El re­sen­ti­mien­to de Ro­nan subió de in­ten­si­dad cuan­do una her­ma­na su­ya re­ve­ló que Woody Allen la mo­les­tó se­xual­men­te cuan­do te­nía sie­te años.

Pe­ro ¿qué tie­ne que ver es­to con Weins­tein, apar­te de for­mar par­te del pa­trón ge­ne­ral de aco­so? Mu­cho. Por­que fue Weins­tein el que res­ca­tó a Allen del os­tra­cis­mo en que ca­yó tras el epi­so­dio, fi­nan­cian­do Ca­fé So­ciety, la pe­lí­cu­la con la que vol­vió a la es­ce­na ci­ne­ma­to­grá­fi­ca (apar­te del bo­drio pa­tro­ci­na­do por Bar­ce­lo­na). Ro­nan ju­ró ven­gan­za y su for­ma de ha­cer­lo fue des­truir la ima­gen pública de quien ha­bía res­ca­ta­do a su pa­dre. Lo con­si­guió. Weins­tein, que se ha re­clui­do en Ari­zo­na para tra­ta­mien­to psi­co­te­ra­péu­ti­co, nun­ca vol­ve­rá a pro­du­cir ci­ne. E in­clu­so pue­de ir a la cár­cel por vio­la­ción, tras el tes­ti­mo­nio de Paz de la Huer­ta. Su caí­da hi­zo po­si­ble que cen­te­na­res de mu­je­res so­me­ti­das a si­mi­la­res abusos pu­die­ran de­nun­ciar a sus aco­sa­do­res sin te­mor a re­pre­sa­lias. Y no só­lo mu­je­res, por­que hom­bres tam­bién han si­do ob­je­to de si­mi­la­res aco­sos (has­ta aho­ra ho­mo­se­xua­les que se se­pa). En par­ti­cu­lar por Kevin Spacey, ese ac­tor que nos fas­ci­na a la ma­yo­ría, y que aho­ra ha si­do des­pe­di­do por Net­flix, que tam­bién ha can­ce­la­do la exi­to­sa se­rie Hou­se of cards de la que era pro­ta­go­nis­ta. Y al abrir­se la ve­da, han ido sien­do im­pli­ca­dos al­gu­nos hom­bres le­yen­das del ci­ne co­mo Dus­tin Hoff­man. Y di­rec­to­res de gran éxi­to co­mo Ray­ner, in­ves­ti­ga­do por la po­li­cía. O el re­cien­te Os­car Ben Af­fleck, acu­sa­do por Hi­la­rie Bur­ton. O el director de los es­tu­dios de Ama­zon. O el bri­llan­te periodista po­lí­ti­co Mark Hal­pe­rin. O el edi­tor je­fe de la Na­tio­nal Pu­blic Ra­dio, Oms­ke. O el director Ja­mes To­back, que ha si­do acu­sa­do por más de 300 mu­je­res, in­clui­da Ju­lian­ne Moo­re.

Es po­si­ble que es­tas ci­fras ha­gan son­reír a más de uno, en­vi­dian­do la po­si­bi­li­dad. Y esa es pre­ci­sa­men­te la cues­tión. La cul­tu­ra mi­le­na­ria de abu­so se­xual de mu­je­res (y de hom­bres cuan­do se ter­cia) es­tá tan arrai­ga­da, que pro­fun­da­men­te mu­chos hom­bres no le dan im­por­tan­cia, y la po­li­cía aún tie­ne ten­den­cia a pen­sar que ellas han pro­vo­ca­do y en cual­quier ca­so exa­ge­ran. No son pal­ma­di­tas en la es­pal­da y co­men­ta­rios las­ci­vos lo que con­ta­mi­na las re­la­cio­nes en­tre se­res hu­ma­nos. Sino el am­bien­te de ten­sión se­xual asi­mé­tri­ca en el que se desa­rro­lla la co­ti­dia­ni­dad de las mu­je­res, so­bre to­do en el tra­ba­jo.

Es esa nor­ma­li­za­ción del abu­so de po­der lle­gan­do a la ma­yor hu­mi­lla­ción, la de per­der el con­trol de su cuer­po, lo que le­gi­ti­mó Trump en su campaña pre­si­den­cial afir­man­do que era fá­cil to­car­les el co­ño por­que te­nía po­der. Esa fue la res­pues­ta, ejem­plar­men­te sin­ce­ra, de Bill Clin­ton a la pre­gun­ta so­bre la ma­ma­da de Mo­ni­ca Le­winsky en su des­pa­cho pre­si­den­cial: “Por­que po­día ha­cer­lo”. Y es que la re­la­ción de po­der es lo que ex­pli­ca el de­seo del abu­so y la po­si­bi­li­dad del abu­so. Es el po­der del macho he­te­ro­se­xual so­bre los otros hu­ma­nos. Arrai­ga­do en la his­to­ria y la cul­tu­ra y pro­te­gi­do por la com­pli­ci­dad mas­cu­li­na de quie­nes ocu­pan puestos de au­to­ri­dad.

Cier­to que nues­tras so­cie­da­des han cam­bia­do, en Es­pa­ña es­pe­cial­men­te. Pe­ro la per­sis­ten­cia de la vio­len­cia ma­chis­ta en el ám­bi­to de la pa­re­ja es el vér­ti­ce vi­si­ble de una pi­rá­mi­de de abu­so y aco­so que es in­ters­ti­cial en to­dos los ám­bi­tos de nues­tras vi­das. Con­tra esa prác­ti­ca nor­ma­li­za­da, ape­nas cen­su­ra­da por lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, no hay le­yes que val­gan, aun­que sean esen­cia­les para in­ver­tir la ten­den­cia. Lo esen­cial es un cam­bio de ac­ti­tud de no­so­tros, los hom­bres. Pe­ro co­mo no ten­go de­ma­sia­da con­fian­za en nues­tra au­to­rre­ge­ne­ra­ción, por­que na­die quie­re per­der un po­der tan ape­te­ci­ble co­mo el con­trol del cuer­po de las otras, pien­so que son las mu­je­res, con su con­cien­cia y su va­lor, las que es­tán trans­for­man­do las re­la­cio­nes de po­der. Y son los re­por­ta­jes de pe­rio­dis­tas au­tén­ti­cos los que po­co a po­co van mi­nan­do la mo­ral de los que se creían por en­ci­ma de to­da sospecha. Por eso lo que es­tá pa­san­do en Holly­wood tie­ne una ex­tra­or­di­na­ria sig­ni­fi­ca­ción, por­que es la fá­bri­ca de imá­ge­nes e his­to­rias de las que viven mu­chas men­tes. Y por­que era una ex­plo­ta­ción sis­te­má­ti­ca del po­der se­xual ma­chis­ta co­mo for­ma de vi­da, que aho­ra ha si­do re­ve­la­da y es­tá im­po­nien­do nue­vas re­glas de jue­go en los es­tu­dios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos y, más allá, en las em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes de to­dos los ám­bi­tos. Por­que aho­ra los hom­bres tie­nen mie­do.

Lo que es­tá pa­san­do en Holly­wood tie­ne una ex­tra­or­di­na­ria sig­ni­fi­ca­ción, por­que

es la fá­bri­ca de imá­ge­nes e his­to­rias de las que viven mu­chas men­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.