Qui­zás

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - R. MARGARIT, psi­có­lo­ga y es­cri­to­ra

En su li­bro La me­mo­ria se­cre­ta de las ho­jas, la cien­tí­fi­ca Ho­per Jah­ren ex­pli­ca que las plan­tas, en fun­ción de lo que pa­sa en el ex­te­rior, mo­di­fi­can sus reac­cio­nes quí­mi­cas y or­gá­ni­cas con el ob­je­ti­vo de su su­per­vi­ven­cia. Los se­res hu­ma­nos, en nues­tro or­ga­nis­mo, tam­bién te­ne­mos una par­te im­por­tan­te ve­ge­tal que qui­zás ha­ga lo mis­mo, va mo­di­fi­can­do la quí­mi­ca con el ob­je­ti­vo de adap­tar­se a las con­di­cio­nes ex­te­rio­res y, por lo tan­to, de so­bre­vi­vir.

La ne­ce­si­dad de la ho­meos­ta­sis, un equi­li­brio con­se­gui­do me­dian­te pe­que­ños des­equi­li­brios, man­tie­ne las coor­de­na­das de sa­lud en to­dos los se­res vi­vos. De la mis­ma ma­ne­ra que cuan­do se con­du­ce un co­che por la ca­rre­te­ra, aun­que sea en un tra­mo rec­to, es ne­ce­sa­rio ha­cer pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes con el vo­lan­te para man­te­ner una bue­na di­rec­ción: el ro­ce de las rue­das con el sue­lo, el ai­re que mo­ve­mos con la ve­lo­ci­dad del vehícu­lo, al­gu­na pie­dre­ci­ta con la que to­pa­mos o al­gún ba­che, to­do ello im­pri­me pe­que­ñas va­rian­tes en la di­rec­ción que es ne­ce­sa­rio co­rre­gir. Qui­zás los mo­vi­mien­tos so­cia­les a lo lar­go de la his­to­ria de las ci­vi­li­za­cio­nes ha­cen lo mis­mo, al­gu­nos des­equi­li­brios inevi­ta­bles re­quie­ren pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes de lo que ya se ha­bía da­do por se­gu­ro. To­do es pro­vi­sio­nal y efí­me­ro. Hay mo­men­tos de cla­ri­dad y de con­fu­sión y de eso na­die es­ca­pa por­que no to­do es con­tro­la­ble. Cuan­do uno tie­ne una en­fer­me­dad agu­da y sa­be de su evo­lu­ción, se cui­da y es­pe­ra los días ne­ce­sa­rios; aun así, la mis­ma vi­da con­lle­va altos y ba­jos con una cier­ta cons­tan­cia, áni­mos y desáni­mos, ale­grías y tris­te­zas, ener­gía y fla­que­zas; qui­zás sea ne­ce­sa­rio ha­cer co­mo las plan­tas, los pe­que­ños des­equi­li­brios que com­por­ta el mis­mo he­cho de vi­vir, hay que ir en­de­re­zán­do­los con pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes de la pers­pec­ti­va to­ma­da con an­te­rio­ri­dad. Qui­zás eso es el cam­bio en la vi­da de las per­so­nas, el cam­bio so­cial his­tó­ri­co en que se vi­ve; qui­zás el cam­bio es in­he­ren­te a la mis­ma evo­lu­ción de las per­so­nas y del mun­do. Si se tie­ne por cier­to, des­de la fí­si­ca, que la ma­te­ria evo­lu­cio­na a me­jor y a más com­ple­ji­dad, tal vez sea ne­ce­sa­rio te­ner­lo en cuen­ta cuan­do se quie­re dar una co­sa por de­fi­ni­ti­va, por­que qui­zás ca­da co­sa que se co­no­ce só­lo sea una puer­ta ha­cia otra que to­da­vía es des­co­no­ci­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.