Crea­da una te­la ca­paz de cal­dear o re­fres­car va­rios gra­dos al usua­rio

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - MAY­TE RIUS Bar­ce­lo­na

In­ves­ti­ga­do­res de la Universidad de Stan­ford han desa­rro­lla­do una te­la re­ver­si­ble ca­paz de cal­dear y de en­friar va­rios gra­dos a quien la vis­te para man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra con­for­ta­ble sea cual sea el cli­ma y dis­mi­nuir así el uso de la ca­le­fac­ción y el ai­re acon­di­cio­na­do.

La in­no­va­ción, que se dio a co­no­cer ayer en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Scien­ce Ad­van­ces, ha si­do rea­li­za­da por un equi­po di­ri­gi­do por Yi Cui, pro­fe­sor de cien­cia de ma­te­ria­les e in­ge­nie­ría in­tere­sa­do en la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y con gran ex­pe­rien­cia en la ma­ni­pu­la­ción de ma­te­ria­les a na­noes­ca­la. Cui pen­só que si las per­so­nas pu­die­ran man­te­ner­se en un ran­go de tem­pe­ra­tu­ras con­for­ta­bles po­drían aho­rrar en ai­re acon­di­cio­na­do y en ca­le­fac­ción y pen­só que es­to po­dría con­se­guir­se si en lu­gar de cli­ma­ti­zar to­do un edi­fi­cio se en­fria­ba o ca­len­ta­ba a los in­di­vi­duos.

En el 2016 su equi­po ya anun­ció un pri­mer pa­so ha­cia una so­lu­ción que am­plia­se el ran­go de tem­pe­ra­tu­ra que el pro­pio cuer­po hu­mano, sea su­dan­do o ti­ri­tan­do, es ca­paz de adap­tar. Ins­pi­rán­do­se en el fil­me de co­ci­na trans­pa­ren­te e im­permea­ble desa­rro­lla­ron un ma­te­rial opa­co y trans­pi­ra­ble que ale­ja­ba la ra­dia­ción in­fra­rro­ja del cuer­po, lo que per­mi­tía en­friar la piel. En las prue­bas de la­bo­ra­to­rio su te­ji­do man­te­nía la piel ar­ti­fi­cial dos gra­dos más fría que una te­la de al­go­dón, lo que con­si­de­ra­ron su­fi­cien­te para que mu­chas per­so­nas ya evi­ten la com­pa­ñía de un ven­ti­la­dor o re­duz­can el uso del ai­re acon­di­cio­na­do, con el con­si­guien­te aho­rro de gasto (es­ti­ma­ron que ba­ja­ría un 20%-30% el pre­su­pues­to des­ti­na­do a ener­gía en un edi­fi­cio lleno de tra­ba­ja­do­res).

En­ton­ces se plan­tea­ron si tam­bién se­ría po­si­ble lo­grar que ca­len­ta­ra. Po-Chun Hsu, pri­mer au­tor del ar­tícu­lo, ex­pli­ca que se dio cuen­ta de que la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar la ra­dia­ción po­dría fun­cio­nar en am­bos sen­ti­dos, así que api­ló dos ca­pas de ma­te­rial con di­fe­ren­tes ha­bi­li­da­des para li­be­rar ener­gía de ca­lor e in­ter­ca­ló el po­li­eti­leno de en­fria­mien­to. Por un la­do usó una ca­pa de co­bre para atra­par el ca­lor en­tre la ca­pa de po­li­eti­leno y la piel; por otro, una ca­pa de car­bono que li­be­ra ca­lor de­ba­jo de otra ca­pa de po­li­eti­leno. Usa­do con la ca­pa de co­bre ha­cia afue­ra el ma­te­rial atra­pa el ca­lor y per­mi­te ca­len­tar­se en los días fríos. Con la ca­pa de car­bono ha­cia fue­ra, el te­ji­do li­be­ra ca­lor y man­tie­ne fresco al usua­rio. La com­bi­na­ción per­mi­te au­men­tar el ran­go de tem­pe­ra­tu­ras con­for­ta­bles en más de 5,5 gra­dos, aun­que Hsu pro­nos­ti­ca un po­ten­cial fi­nal ma­yor, de ca­si 14 gra­dos, co­sa que per­mi­ti­ría a quie­nes usen ro­pa con es­te te­ji­do no ne­ce­si­tar nun­ca ai­re acon­di­cio­na­do o ca­le­fac­ción. La te­la, de co­lor blan­co, aún no se co­mer­cia­li­za, pe­ro ya es­tán pro­ban­do que re­sis­te el la­va­do a má­qui­na.

Los in­ves­ti­ga­do­res de Stan­ford se ins­pi­ra­ron en el fil­me de co­ci­na, que ale­ja la ra­dia­ción in­fra­rro­ja

L.A. CICERO

Yi Cui, director de la in­ves­ti­ga­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.