¿Iron Man o Íca­ro?

El bri­tá­ni­co Ri­chard Brow­ning ba­te el ré­cord Guin­ness de ve­lo­ci­dad con un tra­je vo­la­dor au­to­pro­pul­sa­do y de­ja la mar­ca en 51,3 km/h

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - AL­BERT MO­LINS RENTER Bar­ce­lo­na

En la fic­ción Iron Man es Ant­hony Stark –em­pre­sa­rio mul­ti­mi­llo­na­rio y pre­si­den­te de Stark In­dus­tries–, un per­so­na­je de có­mic crea­do por Mar­vel y lle­va­do al ci­ne en el 2008 por Ro­bert Dow­ney jr. En la vi­da real es Ri­chard Brow­ning (38), un ex ma­ri­ne bri­tá­ni­co, co­rre­dor de ul­tra­ma­ra­tón, in­ven­tor, y fun­da­dor y pro­pie­ta­rio de la em­pre­sa ae­ro­náu­ti­ca Gra­vity.

Brow­ning creó es­ta com­pa­ñía en mar­zo de es­te mis­mo año para desa­rro­llar un tra­je vo­la­dor au­to­pro­pul­sa­do para que los hom­bres pue­dan vo­lar sin ne­ce­si­tar na­da más, y aho­ra él mis­mo ha ba­ti­do el ré­cord Guin­ness del mun­do de ve­lo­ci­dad con uno de es­tos ar­ti­lu­gios. La mar­ca an­te­rior era de 48 km/h y el bri­tá­ni­co la ha de­ja­do en po­co más de 51 km/h.

El tra­je se ha bau­ti­za­do –qui­zás pre­mo­ni­to­ria­men­te–, co­mo Dae­da­lus, en ho­nor a Dé­da­lo, que jun­to a su hi­jo Íca­ro es­ca­pó del la­be­rin­to del rey Mi­nos con unas alas he­chas de plu­mas y ce­ra. To­dos sa­be­mos có­mo ter­mino Íca­ro, pe­ro Dé­da­lo so­bre­vi­vió. Se­gún ha con­ta­do el pro­pio Brow­ning, su má­xi­ma fuen­te de ins­pi­ra­ción –cu­rio­sa­men­te– es su pa­dre, un in­ge­nie­ro ae­ro­náu­ti­co que tra­ba­jó para el fa­bri­can­te de he­li­cóp­te­ros Westland, y que se sui­ci­dó cuan­do Brow­ning era un ado­les­cen­te. Le lle­va a vo­lar la in­fluen­cia de su pa­dre, y por­que cree que la ca­pa­ci­dad de vo­lar es lo úni­co que la fal­ta al ser hu­mano, que ya tie­ne un cuer­po y una men­te que son “má­qui­nas sor­pren­den­tes”.

De to­dos mo­dos, para ba­tir el ré­cord, el bri­tá­ni­co ne­ce­si­tó tres in­ten­tos, y jus­to des­pués de lo­grar­lo, tras recorrer 100 metros, y al cal­cu­lar mal los tiem­pos en un gi­ro, ter­mi­nó re­mo­ján­do­se en las aguas de un la­go de la lo­ca­li­dad de Reading, don­de se rea­li­za­ba el in­ten­to.

El tra­je, que ha cos­ta­do 45.000 eu­ros, con­sis­te en 6 pe­que­ños pro­pul­so­res fi­ja­dos a un exoes­que­le­to que va mon­ta­do di­rec­ta­men­te en el cuer­po del pi­lo­to, a ra­zón de dos en ca­da bra­zo y dos en la es­pal­da.

Es­tos cohetes se ali­men­tan con que­ro­seno, y son ca­pa­ces de desa­rro­llar 22 kilos de em­pu­je ca­da uno, con una au­to­no­mía de 10 mi­nu­tos. Ade­más, el tra­je cuen­ta con un cas­co en el que el “avia­dor” re­ci­be in­for­ma­ción so­bre el con­su­mo de com­bus­ti­ble. El tra­je per­mi­te el des­pe­gue ver­ti­cal y se con­tro­la con el cuer­po, lo que re­quie­re es­tar bas­tan­te en for­ma.

Se­gún de­cla­ra­cio­nes de Brow­ning al pe­rió­di­co bri­tá­ni­co The Te­le­graph, el ejér­ci­to del Reino Uni­do ya ha mos­tra­do in­te­rés en su in­ven­to, ex­tre­mo que se­gún el pro­pio pe­rió­di­co no ha si­do con­fir­ma­do por el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de es­te país, que se li­mi­tó a de­cir que sí es cier­to que bus­can “soluciones mi­li­ta­res in­no­va­do­ras”, den­tro de un pro­gra­ma de 900 mi­llo­nes de eu­ros para me­jo­rar la de­fen­sa del país.

De mo­men­to, Brow­ning cree que aún es­tá le­jos el mo­men­to en que al­guien va­ya al su­per­mer­ca­do o lle­ve a su hi­jo a la es­cue­la en uno de es­tos tra­jes, pe­ro ase­gu­ra que el equi­po de Gra­vity se es­tá mo­vien­do de­pri­sa. Su in­ven­to, de mo­men­to, a 51,3 km/h.

El ar­ti­lu­gio va equi­pa­do con seis tur­bi­nas mon­ta­das en un exoes­que­le­to y se con­tro­la con el cuer­po

GRA­VITY

El in­ven­tor del tra­je du­ran­te una de­mos­tra­ción de vue­lo en Van­cou­ver

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.