El mer­li­nis­mo-le­ni­nis­mo

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - Ser­gi Pà­mies

La pa­rri­lla te­le­vi­si­va abre pa­si­llos se­cre­tos en­tre gé­ne­ros teó­ri­ca­men­te in­com­pa­ti­bles. La in­for­ma­ción so­bre la ocu­pa­ción de vías de tren y cor­tes de ca­rre­te­ras y au­to­pis­tas co­nec­ta con el es­pí­ri­tu de desobe­dien­cia ex­pre­sa­do el día an­tes en Mer­lí (TV3). Ya no sa­be­mos si lo re­la­cio­na­mos a cau­sa de una de­for­ma­ción sub­je­ti­va o si es­ta­mos so­me­ti­dos a un adoc­tri­na­mien­to su­bli­mi­nal. Lo cier­to es que las de­cla­ra­cio­nes de los ma­ni­fes­tan­tes par­ti­da­rios de es­te en­sa­yo de caos en el tem­plo, pro­fu­sa­men­te en­tre­vis­ta­dos por TV3, in­cor­po­ran sen­ten­cias que pa­re­cen ex­traí­das del ar­gu­men­ta­rio con­tes­ta­ta­rio de Mer­lí. Ylo más cu­rio­so es que chi­rría más el idea­lis­mo de con­sig­na y ener­gía ju­ve­nil de la reali­dad que las ri­dí­cu­las ré­pli­cas y con­tra­rré­pli­cas de los diá­lo­gos de la se­rie, co­mo el del ma­chis­mo fa­lo­cén­tri­co de los cas­te­llers, que su­ma el fe­mi­nis­mo ca­ri­ca­tu­res­co al re­per­to­rio de cau­sas ri­di­cu­li­za­das, no se sa­be si adre­de o por ac­ci­den­te.

CO­MO SI FUE­RA UNA MAN­DA­RI­NA. Com si fos ahir (TV3) no crea la adic­ción de La Rie­ra, qui­zá por­que la se­rie es víc­ti­ma del am­bien­te ge­ne­ral de po­li­ti­za­ción y mo­vi­li­za­ción, que si­túa cual­quier for­ma­to de fic­ción a un ni­vel mu­cho me­nos apa­sio­nan­te que la ac­tua­li­dad. La se­rie, sin em­bar­go, in­ten­ta abrir­se pa­so a tra­vés de un gru­po de ami­gos de in­fan­cia y ado­les­cen­cia que, al ca­bo de unas dé­ca­das, se re­en­cuen­tran para re­des­cu­brir­se con­ve­nien­te­men­te fra­ca­sa­dos o triun­fan­tes. La am­bien­ta­ción los si­túa en pisos y apar­ta­men­tos que pa­re­cen sa­li­dos del úl­ti­mo ca­tá­lo­go de Ikea. Y, co­mo se co­rres­pon­de al gé­ne­ro, la tra­ma avan­za de con­ver­sa­ción en con­ver­sa­ción has­ta el me­lo­dra­ma cos­tum­bris­ta fi­nal. Es­ta se­ma­na me gus­tó una de las es­ce­nas, cuan­do el per­so­na­je de Eva, que es­tá sen­ta­da pe­lan­do una man­da­ri­na, de­ci­de de­cir­le a su manso: “Me quiero se­pa­rar”, así, sin anes­te­sia. Que al­guien se quie­ra se­pa­rar en una te­le­se­rie en ge­ne­ral y en una te­le­se­rie de TV3 en par­ti­cu­lar no es nin­gu­na no­ve­dad. Pe­ro el de­ta­lle de la man­da­ri­na me ha pa­re­ci­do es­pe­cial­men­te acer­ta­do por­que con­fir­ma que, a di­fe­ren­cia de los hom­bres, las mu­je­res sí pue­den ha­cer dos co­sas al mis­mo tiem­po: pe­lar una man­da­ri­na y rom­per una re­la­ción con una fór­mu­la tan tó­pi­ca co­mo ca­te­gó­ri­ca.

HI­JO DE LA LI­BER­TAD. En Mi ca­sa es la tu­ya (Te­le­cin­co) Ber­tín Os­bor­ne vi­si­tó a Bo­ris Iza­gui­rre. ¿No­ve­dad de la en­tre­vis­ta? In­cor­po­rar la emo­ción por la muer­te de su ma­dre en un per­so­na­je pú­bli­co es­te­reo­ti­pa­do por su pro­pio es­fuer­zo de fri­vo­li­dad crea­ti­va y de nar­ci­sis­mo mi­tó­mano. El re­cuer­do de su ma­dre con­mo­vió a un Iza­gui­rre que no pue­de des­cu­brir­nos gran co­sa por­que, co­mo buen hi­jo de la te­le­vi­sión, ya lo ha com­par­ti­do ca­si to­do. Por suer­te, su dis­cur­so siem­pre re­sul­ta in­te­li­gen­te y cuan­do re­cor­dó sus ini­cios co­mo guionista de te­le­no­ve­las (tras un fu­gaz pe­rio­do co­mo ho­ros­co­pis­ta en gallego), de­jó caer un diag­nós­ti­co acer­ta­do: las te­le­no­ve­las, que du­ran­te dé­ca­das fue­ron un gé­ne­ro ro­mán­ti­co que ac­tua­li­zó la tra­di­ción de­ci­mo­nó­ni­ca del fo­lle­tín, han per­di­do ro­man­ti­cis­mo y han si­do in­ter­ve­ni­das por el ero­tis­mo low cost y la vio­len­cia de las his­to­rias de nar­co­tra­fi­can­tes.

La tra­ma avan­za de con­ver­sa­ción en con­ver­sa­ción has­ta el me­lo­dra­ma cos­tum­bris­ta fi­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.