Sant Pau abre un área apa­ci­ble en ur­gen­cias para pa­cien­tes frá­gi­les

El rit­mo ha­bi­tual des­orien­ta y em­peo­ra a la mi­tad de los ma­yo­res

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - ANA MACPHERSON Bar­ce­lo­na

Tre­ce bo­xes con ca­ma, no con ca­mi­lla, con bu­ta­ca có­mo­da y re­cli­na­ble para acom­pa­ñan­te, luz na­tu­ral que se pue­de ta­mi­zar con per­sia­nas, lu­ces del te­cho re­gu­la­bles, pa­re­des con pa­ne­les an­ti­rui­do y cor­ti­nas de un ma­te­rial ab­sor­ben­te para apa­ci­guar el so­ni­do. Ese es el es­ce­na­rio di­fe­ren­te que ha crea­do el ser­vi­cio de ur­gen­cias del hos­pi­tal de Sant Pau para que los pa­cien­tes más frá­gi­les no se les pon­gan peor. Por­que ne­ce­si­tan ir al hos­pi­tal y a ur­gen­cias, pe­ro les sien­ta muy mal.

Lle­gan en una am­bu­lan­cia con una cri­sis res­pi­ra­to­ria, car­dia­ca, una in­fec­ción, o no pue­den an­dar en ese mo­men­to o... A la mi­tad de los ma­yo­res de 65 años que van a ur­gen­cias de Sant Pau, el 45% de la clien­te­la, les pa­san mu­chas co­sas y se pue­den ve­nir aba­jo por cual­quie­ra de ellas. Y su im­pres­cin­di­ble pa­so por ur­gen­cias del hos­pi­tal les pro­por­cio­na pro­ba­ble­men­te re­pa­ra­ción de eso que fa­lla, pe­ro tam­bién alu­ci­na­cio­nes con los re­fle­jos me­tá­li­cos que pro­vo­can las lu­ces per­ma­nen­te­men­te en­cen­di­das so­bre su ca­be­za, des­orien­ta­ción a ve­ces gra­ve por la fal­ta de luz na­tu­ral que se­ña­le el día y la no­che, im­po­si­bi­li­dad de con­ci­liar el sue­ño que ne­ce­si­tan para re­po­ner­se por el rui­do de vo­ces cons­tan­te del per­so­nal de día y de no­che, in­quie­tud por te­ner a su acom­pa­ñan­te al la­do, a ve­ces de su mis­ma edad, de pie o ago­ta­do en una du­ra si­lla y en me­dio del pa­si­llo.

“To­da la no­che oyen­do ¡sa­ni­ta­rio con ca­mi­lla a la on­ce!”, se que­ja­ba un pa­cien­te. Es el rit­mo na­tu­ral. Y les ha­ce da­ño. Por eso han crea­do un es­pa­cio don­de sea po­si­ble mi­ni­mi­zar las se­cue­las in­de­sea­bles de la asis­ten­cia que ne­ce­si­tan y don­de po­der per­ma­ne­cer las 12 o 36 ho­ras que van a ne­ce­si­tar para es­ta­bi­li­zar­se, sin te­ner que in­gre­sar. “In­ten­ta­mos adap­tar­nos a sus ne­ce­si­da­des por­que la con­fu­sión ge­ne­ra más in­gre­sos, y más in­gre­sos su­po­nen más ries­gos de in­fec­cio­nes y de­te­rio­ro y más mor­ta­li­dad. Hay que tra­tar­los de for­ma di­fe­ren­te y por eso des­de el pri­mer mo­men­to la aten­ción in­clu­ye la va­lo­ra­ción funcional, la cla­si­fi­ca­ción de su vul­ne­ra­bi­li­dad, sa­ber con quién vi­ve y es­tu­diar la me­di­ca­ción que to­ma que sue­le ser mu­cha. Por es­te mo­ti­vo en el equi­po siem­pre hay tra­ba­ja­dor so­cial y far­ma­céu­ti­co”, acla­ra la di­rec­to­ra de Ur­gen­cias, Mireia Puig.

La aten­ción di­fe­ren­cia­da a es­te gru­po hu­mano, que ha cre­ci­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos años –los ma­yo­res que lle­ga­ban a ur­gen­cias su­ma­ban el 38% en el 2011 y aho­ra son el 45%– y que sa­ben

Si­llón de acom­pa­ñan­te, luz na­tu­ral y po­co rui­do sir­ven para evi­tar la con­fu­sión del en­fer­mo El rit­mo na­tu­ral de la ins­ta­la­ción ha­ce da­ño a las per­so­nas en si­tua­ción más de­li­ca­da

que cre­ce­rá ca­da año más, in­clu­ye ha­cer­se car­go del pa­cien­te de for­ma com­ple­ta. No solo de su epi­so­dio del día, sino de la bús­que­da del lu­gar don­de le van a aten­der mien­tras ne­ce­si­te con­va­le­cen­cia y cui­da­dos, sus cir­cuns­tan­cias en ca­sa –“una se­ño­ra con frac­tu­ra de hú­me­ro de­re­cho no es lo mis­mo que de iz­quier­do; si no pue­de ha­cer­se la co­mi­da, vol­ve­rá en unos días des­hi­dra­ta­da”–.

Co­nec­tan la red de es­pe­cia­lis­tas, mé­di­co de fa­mi­lia, cui­da­do­res, re­si­den­cia, cen­tro so­cio­sa­ni­ta­rio... “Bus­ca­mos en la vi­si­ta a ur­gen­cias la po­si­bi­li­dad de efec­tos ad­ver­sos de me­di­ca­men­tos. To­man mu­chas me­di­ci­nas y nos sir­ve de cen­ti­ne­la para de­tec­tar si ve mal, si no se to­ma las pas­ti­llas, si se equi­vo­ca”, ex­pli­ca Jo­sep Ris, coor­di­na­dor de pro­ce­sos asis­ten­cia­les de ur­gen­cias.

Por es­te mo­de­lo de aten­ción adap­ta­da y en red con los cen­tros de pri­ma­ria y de­más ser­vi­cios re­la­cio­na­dos con sus pa­cien­tes frá­gi­les, ur­gen­cias de Sant Pau ha re­ci­bi­do el pre­mio a Pro­ce­so de Aten­ción Ur­gen­te en el 41 Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Hos­pi­ta­les de la IHF (In­ter­na­tio­nal Hos­pi­tal Fe­de­ra­tion) ce­le­bra­do en Tai­pei. “So­mos pio­ne­ros y es­ta­mos me­jo­ran­do re­sul­ta­dos”.

ANA JI­MÉ­NEZ

Luz na­tu­ral y si­len­cio. La nue­va área de ur­gen­cias para pa­cien­tes frá­gi­les re­sul­ta más apa­ci­ble para es­tas per­so­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.