En­tu­sias­ta del pe­rio­dis­mo

CAR­LES PAS­TOR (1948-2017) Periodista

La Vanguardia (1ª edición) - - OBITUARIOS - LOLA GAR­CÍA

Na­die po­día en­fa­dar­se con Car­les Pas­tor. Pe­ro sí po­días de­ba­tir con él has­ta el ago­ta­mien­to. Y no por­que fue­ra un dog­má­ti­co que no die­ra su bra­zo a tor­cer, sino más bien al con­tra­rio. Es­cu­cha­ba y con­ce­día ra­zo­nes co­mo po­cos lo ha­cen, con con­ven­ci­mien­to. Pas­tor ha si­do un men­tor para una ge­ne­ra­ción de pe­rio­dis­tas que apren­die­ron de él la per­se­ve­ran­cia y el ri­gor co­mo má­xi­mas del ofi­cio y que dis­fru­ta­ron de su ge­ne­ro­si­dad co­mo un re­ga­lo úni­co en una pro­fe­sión en oca­sio­nes de­ma­sia­do pro­pen­sa a la va­ni­dad.

Co­no­cí a Car­les Pas­tor cuan­do él cu­bría para El País la in­for­ma­ción del Go­bierno ca­ta­lán pre­si­di­do por Jor­di Pu­jol. El en­ton­ces pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat siem­pre le tra­tó con su­mo respeto y re­co­no­ci­mien­to, a pe­sar de que las in­for­ma­cio­nes de ese dia­rio irri­ta­ban en mu­chas oca­sio­nes al fun­da­dor de Con­ver­gèn­cia. Fir­mó nu­me­ro­sas ex­clu­si­vas que de­nun­cia­ban la co­rrup­ción, co­mo las del ca­so Ca­si­nos. Di­fí­cil­men­te Pu­jol po­día re­ba­tir una no­ti­cia fir­ma­da por Pas­tor. Con­cien­zu­do a la ho­ra de con­fir­mar y co­rro­bo­rar ver­sio­nes y da­tos, pi­llar­le en un re­nun­cio in­for­ma­ti­vo era ca­si imposible. Per­te­ne­cía a una cas­ta de pe­rio­dis­tas que la pre­mu­ra y la in­con­sis­ten­cia de las re­des so­cia­les ha ido arrin­co­nan­do hoy, de esos que, an­tes de es­cri­bir un ar­tícu­lo, ago­ta­ba has­ta la úl­ti­ma con­sul­ta y ha­cía to­das las lla­ma­das que fue­ran ne­ce­sa­rias.

En­vuel­to en una nu­be de hu­mo en El Pe­rió­di­co (las re­dac­cio­nes eran an­tes bas­tan­te in­sa­lu­bres), me re­ci­bió un día que lle­ga­ba de una rue­da de pren­sa con un bom­bar­deo de pre­gun­tas so­bre el te­ma en cues­tión que con­fe­sé que no se me ha­bía ocu­rri­do plan­tear al po­lí­ti­co de turno. Fue una pe­que­ña re­ve­la­ción pro­fe­sio­nal com­pro­bar que, en reali­dad, no ha­bía ejer­ci­do de periodista, sino de tris­te al­ta­voz. De­di­ca­do ca­si por com­ple­to a la in­for­ma­ción po­lí­ti­ca, Pas­tor era nues­tra Wi­ki­pe­dia vi­vien­te. In­mer­sos en la ex­te­nuan­te ne­go­cia­ción de ar­tícu­los del ma­lo­gra­do Es­ta­tut del 2006, Pas­tor se re­tro­traía al Es­ta­tut de 1979 o con­tex­tua­li­za­ba cual­quier acon­te­ci­mien­to con pre­ci­sión me­ri­dia­na. Re­cor­da­ba su via­je a Ma­drid cuan­do re­gre­só Jo­sep Ta­rra­de­llas, sin im­por­tar­le las chan­zas de aque­llos jo­ven­zue­los que le re­cor­da­ban el pa­so de los años con tan­ta im­per­ti­nen­cia co­mo ca­ri­ño.

“Lo nor­mal es que los je­fes sean co­mo glo­bos de he­lio –re­cuer­da uno de sus dis­cí­pu­los–, que suben y suben has­ta que ex­plo­tan o se quedan en el te­cho de la re­dac­ción. Él se qui­ta­ba o le qui­ta­ban los ga­lo­nes, se arre­man­ga­ba y vol­vía a tra­ba­jar co­mo re­dac­tor de ca­lle con la ilu­sión del pri­mer día. To­da una lec­ción”.

Car­les Pas­tor es­tu­dió en la Es­cue­la Ofi­cial de Pe­rio­dis­mo e His­to­ria en la Fa­cul­tad de Filosofía y Le­tras. Vo­raz lec­tor, su úl­ti­ma re­co­men­da­ción, vehe­men­te, fue que le­ye­ra Pa­tria, de Fer­nan­do Aram­bu­ru. Ama­ba los via­jes, fue­ran por pla­cer o por tra­ba­jo. Y la cul­tu­ra. En esos pe­ri­plos no fal­ta­ban las vi­si­tas a mu­seos, es­pec­tácu­los… Si­guió a Pu­jol por me­dio mun­do en aque­lla épo­ca en la que el pre­si­dent se em­pe­ñó en in­ter­na­cio­na­li­zar el nom­bre de Ca­ta­lun­ya co­mo dis­tin­ti­vo de ex­ce­len­cia y el con­flic­to se li­mi­ta­ba a al­gu­na pe­que­ña pro­vo­ca­ción, co­mo la sus­ti­tu­ción de al­gu­na bandera es­pa­ño­la por la sen­ye­ra, por ejem­plo.

De uno de esos via­jes con Pu­jol, en es­te ca­so a Was­hing­ton, al­gu­nos de sus co­le­gas re­cuer­dan la ta­ba­rra que dio Pas­tor con la ines­pe­ra­da no­ti­cia que le ha­bían co­mu­ni­ca­do sus hi­jos: pen­sa­ban de­di­car­se al ci­ne. “¡Los dos!”, cla­ma­ba. Y, en tono de sor­na pe­ro ab­so­lu­ta­men­te en se­rio, aña­día: “Yo que que­ría que fue­ran in­ge­nie­ros…” Efec­ti­va­men­te, los her­ma­nos Pas­tor, David y Álex, se con­vir­tie­ron en guio­nis­tas y di­rec­to­res de ci­ne, se ins­ta­la­ron en Es­ta­dos Uni­dos y allí han fil­ma­do pe­lí­cu­las co­mo Ca­rriers o la se­rie In­cor­po­ra­ted, y cen­tra­ron en su Bar­ce­lo­na Los úl­ti­mos días. Siem­pre tu­vie­ron a Car­les, jun­to a su mu­jer Mai­te Va­lle­jo, pro­fe­so­ra de Li­te­ra­tu­ra, co­mo en­tu­sias­tas y or­gu­llo­sos se­gui­do­res de sus ca­rre­ras.

Tra­ba­jó en Mun­do Dia­rio , en El País y fue fun­da­dor de El Pe­rió­di­co de Ca­ta­lun­ya, así que Car­les Pas­tor ha de­ja­do un re­gue­ro de co­le­gas agra­de­ci­dos con su re­cuer­do, con su afi­ción a pla­ti­car so­bre ca­si to­do. En los úl­ti­mos días de su en­fer­me­dad apro­ve­cha­ba la vi­si­ta de com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión para pre­gun­tar so­bre las in­te­rio­ri­da­des del pro­cés e in­ter­pre­tar los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos de unos y otros con cer­te­ra pers­pi­ca­cia y bas­tan­te preo­cu­pa­ción. Si al­go in­dig­na­ba a Pas­tor era la in­to­le­ran­cia y el sec­ta­ris­mo y veía de­ma­sia­do de am­bos ma­les en la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na y es­pa­ño­la en ge­ne­ral en los úl­ti­mos tiem­pos. Pe­ro co­mo la po­lí­ti­ca le apa­sio­na­ba sin ob­se­sio­nar­le, tam­bién co­men­tó lo mu­cho que le gus­ta­ría vi­si­tar la nue­va se­de de Ap­ple en Cu­per­tino crea­da por Nor­man Fos­ter. Po­lí­ti­ca, arquitectura, eco­lo­gía, edu­ca­ción… cual­quier as­pec­to de la vi­da que pue­da con­tar­se en un pe­rió­di­co apa­sio­na­ba a un periodista con la cu­rio­si­dad in­na­ta de Car­les Pas­tor.

EL PE­RIÓ­DI­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.