Las per­so­nas, su fuen­te de vi­da

ÁLEX LLI­BRE BEL­TRI (1991-2017) In­ge­nie­ro de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes

La Vanguardia (1ª edición) - - OBITUARIOS - FA­MI­LIA LLI­BRE BEL­TRI

Ha si­do bru­tal, pen­sa­ba que no lle­ga­ría, las pier­nas no me de­ja­ban, pe­ro se­guí, se­guí, y al fi­nal lo he con­se­gui­do, me he pa­ra­do a ayu­dar a una com­pa­ñe­ra, pe­ro aun así, lo he con­se­gui­do. Cuan­do he vis­to a ma­má y a pa­pá en la me­ta… no sa­béis lo que es es­to, es una ex­pe­rien­cia úni­ca”. Es­to nos ex­pre­sa­ba Álex en un men­sa­je de voz en­via­do des­de Ma­rrue­cos. Mien­tras, al otro la­do del Mediterráneo, sus her­ma­nos, fa­mi­lia­res y cien­tos de ami­gos, lo es­cu­chá­ba­mos ex­pec­tan­tes. Ha­bía­mos se­gui­do su aven­tu­ra en el de­sier­to, era la Ti­tan De­sert (un acon­te­ci­mien­to de ci­clis­mo de mon­ta­ña) y sí, lo ha­bía con­se­gui­do.

Una vez más, Álex nos dio una lec­ción de vi­da: es­fuer­zo y em­pe­ño para al­can­zar sus me­tas. Pe­ro sien­do uno de los Lli­bre, sus pa­sio­nes, co­mo sus sue­ños, só­lo po­drían ser una reali­dad si eran com­par­ti­dos: siem­pre arro­pa­do por los su­yos, por­que las per­so­nas eran su fuen­te de vi­da. Las per­so­nas. La cla­ve del éxi­to.

Na­die hu­bie­ra ilus­tra­do me­jor el li­de­raz­go. Un li­de­raz­go ba­sa­do en la in­fluen­cia del que en­tien­de la par­ti­ci­pa­ción co­mo la ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar com­pli­ci­dad en­tre las per­so­nas y de sa­ber ex­traer lo me­jor de ca­da una de ellas.

Y ello lo de­mos­tró en in­fi­ni­tas oca­sio­nes a pe­sar de sus es­ca­sos 26 años. Mo­vi­li­zar cer­ca de 500 per­so­nas anual­men­te a tra­vés de la fun­da­ción MOOVE, que él mis­mo ayu­dó a crear. In­ten­sas tra­ve­sías cru­zan­do el de­sier­to, los Pi­ri­neos, las Ba­lea­res, an­dan­do, es­quian­do, pe­da­lean­do, no im­por­ta có­mo, siem­pre ro­dea­do de los su­yos y en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Ayer mis­mo, más de 200 ami­gos pe­da­lea­ron ca­mino al Ti­bi­da­bo para ren­dir­le ho­me­na­je, ¿qué me­jor ejem­plo?

Es­to só­lo es po­si­ble po­nien­do en mar­cha va­lo­res co­mo la ge­ne­ro­si­dad para com­par­tir, el amor para apa­sio­nar­se, la hu­mil­dad, el es­fuer­zo y la pa­sión por la vi­da. Ma­ría, tú lo sa­bes me­jor que na­die. Va­lo­res que el de­por­te le in­cul­có co­mo pilar fun­da­men­tal para su desa­rro­llo per­so­nal.

Puso en jue­go una ac­ti­tud vi­tal que es muy di­fí­cil para no­so­tros ex­pre­sar con pa­la­bras y que va mu­cho más allá de la ap­ti­tu­des, que las te­nía y en abun­dan­cia. En de­fi­ni­ti­va, una lec­ción de vi­da para to­dos no­so­tros. Álex, con­ti­go he­mos apren­di­do mu­cho. ¡Que tu pa­sión por la vi­da mar­que nues­tro fu­tu­ro!

AR­CHI­VO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.