Abre el mu­seo uni­ver­sal

El Lou­vre ex­pan­de, con su se­de en Abu Da­bi, su in­fluen­cia a Orien­te Me­dio

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - ÓS­CAR CA­BA­LLE­RO Pa­rís. Ser­vi­cio es­pe­cial

Alas 6 de la tar­de un ca­mión apar­ca­do fren­te al pe­que­ño ar­co de triun­fo de las Tu­lle­rías co­men­zó a pro­yec­tar, so­bre la pi­rá­mi­de del Lou­vre pa­ri­sino, un dia­po­ra­ma del Lou­vre de las are­nas, inau­gu­ra­do en ese mis­mo ins­tan­te, a sie­te mil ki­ló­me­tros, en Abu Da­bi, por el pre­si­den­te fran­cés, a quien “no se le pue­de ne­gar una co­sa –edi­to­ria­li­zó Li­bé­ra­tion-, la bue­na suer­te”. Y es que la ce­re­mo­nia te­nía pre­mio: mil mi­llo­nes de eu­ros para Fran­cia. Eso y más pa­ga­rá el Emi­ra­to de Abu Da­bi por el prés­ta­mo de 300 obras y el

sa­voir fai­re del Lou­vre. Ma­cron dis­fru­tó de una inau­gu­ra­ción que de­bió pre­si­dir Ho­llan­de, ya que es­ta­ba pre­vis­ta el 2012. Y el pun­ta­pié ini­cial lo dio en el 2006 el en­ton­ces pre­si­den­te, Jac­ques Chi­rac, apa­sio­na­do de las cul­tu­ras no eu­ro­peas.

La pro­yec­ción de la pi­rá­mi­de pa­ri­si­na se re­pe­ti­rá has­ta el do­min­go, se­gun­do día de aper­tu­ra al pú­bli­co del Lou­vre Abu Da­bi, pri­mer mu­seo na­ci­do de un acuer­do di­plo­má­ti­co. Es tam­bién la unión con­tra na­tu­ra del mun­do de la ima­gen y del que las nie­ga en nom­bre de un dios úni­co, dis­tin­to por otra par­te del dios úni­co de la Fran­cia his­tó­ri­ca. Pe­ro si Fran­cia pue­de re­pro­du­cir en un te­rri­to­rio sin de­mo­cra­cia el mu­seo hi­jo de la Re­vo­lu­ción que de­ca­pi­tó al rey, es de­cir a Dios en la tie­rra, es jus­ta­men­te gra­cias a que su ad­mi­nis­tra­ción es más fuerte que las al­ter­na­ti­vas po­lí­ti­cas.

Por­que el pro­yec­to tran­si­tó de Chi­rac a Ho­llan­de y de Ho­llan­de a Ma­cron. Hen­ri Loy­ret­te fue re­em­pla­za­do al fren­te del Lou­vre por Jean-Luc Mar­ti­nez. Y por los mi­nis­te­rios de Cul­tu­ra y Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res des­fi­la­ron mi­nis­tras y mi­nis­tros. Los con­ser­va­do­res, que no por na­da se lla­man así, fue­ron los úni­cos que tar­da­ron en aco­plar­se. Til­da­ban al ope­ra­ti­vo de co­mer­cial. Ad­je­ti­vo que el mi­nis­tro de cul­tu­ra del 2007, Re­naud Don­ne­dieu de Va­bres, agi­tó, triun­fal, en un Con­se­jo de Mi­nis­tros. Por­que “no to­dos los días un res­pon­sa­ble de vie­jas pie­dras y de tro­va­do­res le trae mil mi­llo­nes a su país”.

El 26 de ma­yo del 2009 el en­ton­ces pre­si­den­te Sar­kozy dio la pri­me­ra pa­la­da de ce­men­to. Ar­ma­do: la erec­ción del Lou­vre de Abu Da­bi coin­ci­día con la pri­me­ra ba­se mi­li­tar de Fran­cia en el gol­fo Pér­si­co: Pa­rís se com­pro­me­tía a de­fen­der mi­li­tar­men­te a los Emi­ra­tos. El acuer­do cul­tu­ral, “pri­mer test del va­lor de la mar­ca Lou­vre”, pre­veía “un mu­seo uni­ver­sal abier­to al diá­lo­go en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te en el que ca­da par­te res­pe­ta los va­lo­res cul­tu­ra­les de la otra”.

Pe­ro Saa­di­yat, la is­la de la fe­li­ci­dad, teó­ri­co es­ce­na­rio de un par­que cul­tu­ral, es li­ge­ra­men­te in­fe­liz hoy: el Gug­gen­heim fir­ma­do por Gehry se que­dó en es­que­le­to sin fu­tu­ro. Y el Bri­tish Mu­seum no “pres­ta­rá” (o sea, no al­qui­la­rá por cien­tos de mi­llo­nes de li­bras) las obras que de­bía mos­trar el mu­seo na­cio­nal Za­yed, que por cier­to no existe aún.

Fran­cia, en cam­bio, no pue­de que­jar­se: ob­tu­vo me­ce­naz­go para el nue­vo de­par­ta­men­to de ar­tes del Is­lam del Lou­vre, cin­co mi­llo­nes de eu­ros para res­tau­rar el teatro im­pe­rial del cas­ti­llo de Fon­tai­ne­bleau, 400 mi­llo­nes por el uso de la mar­ca Lou­vre in­clui­dos en los mil mi­llo­nes por pa­gar en 15 años y 190 mi­llo­nes por el prés­ta­mo –eu­fe­mis­mo por al­qui­ler– de 300 obras, que se su­man a las 600 ad­qui­ri­das por Abu Da­bi.

To­do pa­sa por Fran­ce-Mu­seum, agen­cia in­ven­ta­da para la oca­sión. Los ac­cio­nis­tas son los 17 mu­seos fran­ce­ses, Lou­vre in­clui­do, co­la­bo­ra­do­res del pro­yec­to. Su pre­si­den­te, Marc La­dreit de La­cha­rriè­re, mi­llo­na­rio ges­tor de una de las tres agen­cias que ca­li­fi­can el po­der eco­nó­mi­co de los paí­ses, im­pli­ca­do en

El Lou­vre de Pa­rís tie­ne 73.000 m2 de ex­po­si­ción, 7.000 m el Lou­vre Lens y 8.600 m2 el Lou­vre Abu Da­bi

las des­ven­tu­ras de Fra­nçois Fi­llon, frus­tra­do can­di­da­to pre­si­den­cial de 2017, nom­bró al fren­te del Lou­vre Abu Da­bi a Ma­nuel Ra­ba­té.

Es un ad­mi­nis­tra­ti­vo que, se­gún en­tre otros el crí­ti­co de ar­te de Le Mon­de y la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Tri­bu­ne des Arts, “no reúne las ca­li­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les re­que­ri­das por el con­tra­to”. Pe­ro Ale­xan­dre Ka­ze­rou­ni, cu­yo Le Mi­roir des cheikhs (el es­pe­jo de los je­ques, PUF) sa­le es­te mes, di­ce que “la cua­li­dad de los pres­ta­ta­rios oc­ci­den­ta­les no es su sa­bi­du­ría téc­ni­ca sino su obe­dien­cia a las fa­mi­lias rei­nan­tes. Ade­más, el pro­yec­to cuen- ta más que su rea­li­za­ción. El re­sul­ta­do in­tere­sa po­co. Son los gran­des pro­yec­tos los que atraen la aten­ción pe­rio­dís­ti­ca y per­mi­ten mul­ti­pli­car con­tra­tos, que a su vez con­vier­ten a oc­ci­den­ta­les en clien­tes”.

¿Para qué sir­ve un mu­seo en la are­na? “Nues­tro con­tem­po­rá­neo –es­cri­bió Re­né Huy­gue en 1955– es re­que­ri­do para vi­vir só­lo de sus sen­sa­cio­nes; so­bre to­do las de la mi­ra­da con la que cree ad­qui­rir las no­cio­nes que an­tes bus­ca­ba en los tex­tos. Es una ex­pli­ca­ción a la mo­da de los mu­seos”. Wi­llem, ilus­tra­dor de Li­bé­ra­tion, di­bu­ja a Ma­cron jun­to al prín­ci­pe he­re­de­ro, que des­cu­bre la Ve­nus de Mi­lo y co­men­ta: “Asom­bro­sa­men­te mo­der­na es­ta la­dro­na a la que han cor­ta­do las ma­nos”.

Para Ka­ze­rou­ni, el mu­seo en la are­na es “una ma­ne­ra de com­prar a las éli­tes po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les de Oc­ci­den­te”. Los je­ques “acep­tan mos­trar des­nu­dos, cris­tos cru­ci­fi­ca­dos y ser­vir al­cohol para emi­tir la ima­gen de un país mu­sul­mán ideal”.

En 1991, tras la li­be­ra­ción de Ku­wait, los je­ques des­cu­brie­ron que en Oc­ci­den­te la opi­nión pública cuen­ta. “Fran­cia –re­su­me Ka­ze­rou­ni– con un pues­to en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU, un ejér­ci­to en va­rios fren­tes y una de­mo­cra­cia con pro­ble­mas para fi­nan­ciar la cul­tu­ra pública es un blan­co pri­vi­le­gia­do para los ob­je­ti­vos de los je­ques”.

Theo­do­re Ka­ra­sik, con­sul­tor en geo­es­tra­te­gia de la Gulf Sta­te Analy­tic, pre­fie­re creer que “pre­ten­den atra­par la esencia de otras so­cie­da­des por­que vie­nen del de­sier­to y bus­can una his­to­ria”. Al­go así es­cri­bió el 2 de no­viem­bre el no­ve­lis­ta ar­ge­lino Ka­mel Daoud.

“¿Por qué la idea del mu­seo es oc­ci­den­tal? Los paí­ses ára­bes, con la ex­cep­ción egip­cia, no cul­ti­van el mu­seo. Ado­ran ha­blar de la his­to­ria, pe­ro no la vi­si­tan. Es una ob­se­sión ín­ti­ma y no hu­ma­nis­ta ni cul­tu­ral. Es un dis­cur­so po­lí­ti­co, un fe­ti­che, raí­ces de iden­ti­dad. No es un pa­sa­do, sino una com­pen­sa­ción. Un re­cha­zo del pre­sen­te an­tes que una in­ves­ti­ga­ción abier­ta so­bre el pa­sa­do. La me­mo­ria no es un re­cuer­do, sino una es­te­la. El mu­seo de­mues­tra que la his­to­ria es plu­ral, ri­ca, múl­ti­ple lo que con­tra­di­ce el dis­cur­so po­lí­ti­co de iden­ti­dad. Y en­ci­ma, la re­li­gión: an­tes de la pa­la­bra de Dios ha­bía el-Jahi­li­ya, la na­da. Por eso no hay ar­queo­lo­gía po­si­ble an­te­rior al is­lam”.

LU­DO­VIC MA­RIN / AFP

GIU­SEP­PE CA­CA­CE / AFP

Tem­plo del ar­te. Vis­ta ge­ne­ral del mu­seo con gen­te pa­sean­do ba­jo al cú­pu­la di­se­ña­da por Jean Nou­vel

Es­cul­tu­ras. Guar­das de se­gu­ri­dad con­tem­plan las es­cul­tu­ras en una de las sa­las de la nue­va pi­na­co­te­ca

ERIC FEFERBERG / AFP

Fies­ta de aper­tu­ra. Imá­ge­nes pro­yec­ta­das so­bre la pi­rá­mi­de del mu­seo para ce­le­brar la aper­tu­ra del Lou­vre de Abu Da­bi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.