Su­per­hé­roes de la fu­sión

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - KARLES TO­RRA

Chick Corea-Ste­ve Gadd Band

Intérpretes: Chick Corea, piano y te­cla­dos elèc­tri­cos; Ste­ve Gadd, ba­te­ría; Ste­ve Wil­son, sa­xos so­prano, al­to y flau­ta; Lio­nel Loue­ke, gui­ta­rra y voz; Car­li­tos del Puer­to, con­tra­ba­jo y ba­jo eléc­tri­co; Lui­si­to Quin­te­ro, per­cu­sión Lu­gar y fe­cha: Pa­lau de la Mú­si­ca (9/XI) En­tre 1975 y 1981, el gran ba­te­ris­ta Ste­ve Gadd fue uno de los co­la­bo­ra­do­res ha­bi­tua­les de Chick Corea, apa­re­cien­do en al me­nos cin­co ál­bu­mes del pro­lí­fi­co pia­nis­ta, en­tre ellos el em­ble­má­ti­co My spa­nish heart.

A día de hoy, es­tos dos su­per­hé­roes de la fu­sión han vuel­to a en­con­trar­se co­mo co­lí­de­res de un sex­te­to sin fron­te­ras, en el que fi­gu­ran el fe­no­me­nal gui­ta­rris­ta y can­tan­te afri­cano Lio­nel Loue­ke, dos ases del rit­mo co­mo el con­tra­ba­jis­ta cu­bano Car­li­tos del Puer­to y el per­cu­sio­nis­ta ve­ne­zo­lano Lui­si­to Quin­te­ro, amén del buen sa­xo­fo­nis­ta nor­te­ame­ri­cano Ste­ve Wil­son. Jun­tos han gra­ba­do Chi­ne­se but­terfly, un disco do­ble que con­tie­ne seis ori­gi­na­les de nue­vo cu­ño del maes­tro Corea, así co­mo una ver­sión de John McLaugh­lin, y to­do un clá­si­co “co­reano” co­mo Re­turn to fo­re­ver re­for­mu­la­do para la oca­sión.

Aun­que los te­mas de Chi­ne­se but­terfly con­for­ma­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te el re­per­to­rio de la se­sión, Corea y Gadd abrie­ron la ve­da re­cor­dan­do el ál­bum My spa­nish heart a tra­vés de una ex­ten­sí­si­ma y elec­tri­zan­te ver­sión de Night streets, que pro­pi­ció el lu­ci­mien­to de to­dos los so­lis­tas en cla­ve de la­tin jazz, has­ta desem­bo­car en una des­car­ga per­cu­si­va de to­mo y lo­mo. Con Corea to­can­do el cen­ce­rro y Quin­te­ro a las “pai­las”, Ste­ve Gadd reali­zó una por­ten­to­sa ex­hi­bi­ción, com­bi­nan­do su im­pre­sio­nan­te téc­ni­ca con una pe­ga­da y una fle­xi­bi­li­dad ad­mi­ra­bles. Ya en un plano más acús­ti­co y tran­qui­lo, a con­ti­nua­ción, Corea sen­tó cá­te­dra co­mo pia­nis­ta en Se­re­nity, una de las pre­cio­si­da­des pre­sen­tes en su nue­vo tra­ba­jo, y que con­tó con los bue­nos ofi­cios de Loue­ke co­mo can­tan­te.

Ju­gan­do al con­tras­te con gran sa­bi­du­ría, el sex­te­to abor­dó lue­go Chick’s chums, un fan­tás­ti­co re­ga­lo de John McLaugh­lin a su vie­jo ami­go Corea y que desató un ver­da­de­ro ven­da­val de jazz­funk,

Es­tos dos su­per­hé­roes de la fu­sión han vuel­to a en­con­trar­se co­mo co­lí­de­res de un sex­te­to sin fron­te­ras

con las irre­sis­ti­bles in­ter­ven­cio­nes so­lis­tas de Loue­ke a la gui­ta­rra eléc­tri­ca y Wil­son al sa­xo so­prano. Ya en la par­te fi­nal, el sex­te­to vol­vió a cam­biar de re­gis­tro en bus­ca de las con­fluen­cias en­tre el jazz y la mú­si­ca clá­si­ca con­tem­po­rá­nea, des­em­pol­van­do el Quar­tet n. 1 gra­ba­do por Corea y Gadd a prin­ci­pios de los ochen­ta. An­tes de re­don­dear la se­sión a ca­ba­llo de una fa­bu­lo­sa ver­sión de Re­turn to fo­re­ver, con to­ques de “free”, pa­sa­jes de jazz pro­gre­si­vo y un ai­re bra­si­le­ñi­zan­te, en lo que po­dría­mos lla­mar la ma­dre de to­das las fu­sio­nes. Con el pú­bli­co pues­to en pie y aplau­dien­do a ra­biar, los mú­si­cos vol­vie­ron a es­ce­na para re­ma­tar su ex­tra­or­di­na­rio con­cier­to con un fes­ti­vo Spain con­ver­ti­do en co­ro mul­ti­tu­di­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.