¡Me­nu­das ga­nas de leer!

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - Mà­rius Se­rra

Los edi­to­res de libros viven vol­ca­dos en la se­duc­ción del lec­tor, su ra­zón de ser. Los au­to­res tam­bién es­cri­bi­mos para el lec­tor, pe­ro no úni­ca­men­te. Se­ría lar­go dar una lis­ta de los hi­po­té­ti­cos mo­ti­vos que nos em­pu­jan a hil­va­nar una pa­la­bra tras otra. En cam­bio, el ob­je­ti­vo de un edi­tor es evi­den­te: ven­der libros, co­lo­car ejem­pla­res, con­se­guir lec­to­res. Los mu­chos ma­ti­ces que po­de­mos aña­dir no en­cu­bren que to­das las es­tra­te­gias des­ple­ga­das es­tén en­fo­ca­das a la di­fu­sión de lo edi­ta­do. Los me­jo­res se es­fuer­zan eli­gien­do tex­tos, in­flu­yen­do so­bre los au­to­res ele­gi­dos, cam­bian­do tí­tu­los, re­dac­tan­do so­la­pas, en­car­gan­do ilus­tra­cio­nes, re­di­se­ñan­do co­lec­cio­nes... Es un ofi­cio de pro­yec­tis­tas. A ve­ces se les acu­sa de in­ter­ven­cio­nis­tas, co­mo si tu­vie­ran que li­mi­tar­se a ser una em­pre­sa de ser­vi­cios. ¿Qué, sino in­ter­ve­nir, es ser edi­tor? Otra co­sa es acer­tar en la in­ter­ven­ción. En los ochen­ta, los (po­cos) chi­cos que cur­sá­ba­mos fi­lo­lo­gía in­gle­sa en la UB nos enamo­ra­mos de Gee­na, una jo­ven lec­to­ra de Illi­nois que nos im­par­tió un cur­so de Li­te­ra­tu­ra Nor­te­ame­ri­ca­na. La herencia que con­ser­vo de ella es un ejem­plar (no re­tor­na­do a una bi­blio­te­ca) que me re­ga­ló del Lea­ves of Gras sde Whit­man y la lec­tu­ra com­pa­ra­da de The Scar­lett Let­ter y Moby Dick. Re­cor­dé las re­la­cio­nes en­tre dos ti­ta­nes co­mo Hawt­hor­ne y Melville el año pa­sa­do, cuan­do la fi­ní­si­ma edi­to­rial de Se­go­via La uÑa Ro­Ta pu­bli­có la tra­duc­ción al cas­te­llano (de Car­los Bueno Ve­ra) de las car­tas que Melville (31 años) en­vió a Hawt­hor­ne (46) en­tre 1851 y 1852. El mo­ti­vo es la his­to­ria (real) de una tal Agat­ha Hatch que le cuen­tan du­ran­te una tra­ve­sía por las is­las de Nan­tuc­ket y que le re­cuer­da a Wa­ke­field, el re­la­to de Hawt­hor­ne de un hom­bre que hu­ye de ca­sa. Melville le su­gie­re que qui­zá po­dría no­ve­lar la his­to­ria de es­ta hi­ja de un ve­la­dor que sal­va de un nau­fra­gio a Ja­mes Ro­ber­tson, ma­ri­ne­ro in­glés, se ca­san, se que­da em­ba­ra­za­da, él la aban­do­na y no re­gre­sa has­ta die­ci­sie­te años des­pués.

Hawt­hor­ne de­cli­nó y Melville de­ci­dió es­cri­bir él la novela, pe­ro su ver­sión (Is­le of Cross) su­frió un re­cha­zo edi­to­rial en 1853 y se per­dió. La gen­te de La uÑa Ro­Ta, tras edi­tar las car­tas, ejer­cie­ron de edi­to­res proac­ti­vos plan­tean­do el en­car­go des­aten­di­do a dos na­rra­do­res con­tem­po­rá­neos de la sol­ven­cia de Sa­ra Me­sa y Pa­blo Mar­tín Sán­chez. El re­to es ma­yúscu­lo. Ha­cer el ejer­ci­cio de es­cri­bir hoy una his­to­ria pen­sa­da, es­bo­za­da, es­cri­ta y per­di­da ha­ce más de cien­to cin­cuen­ta años. Los dos se apli­ca­ron a ello. La ma­dri­le­ña con Un re­loj y tres cha­les (des­de el pun­to de vis­ta de la hi­ja de Agat­ha) y el reusen­se con La his­to­ria de Agat­ha (en Li­ver­pool, con un an­ciano que ofre­ce un ma­nus­cri­to ti­tu­la­do La is­la de la cruz, que pue­de ser de Melville o de Hawt­hor­ne). Los edi­to­res de Se­go­via ac­túan en sin­to­nía con la pul­sión na­rra­do­ra que lle­vó a Melville a in­ten­tar que otro es­cri­bie­ra esa his­to­ria. Para re­ma­tar la ope­ra­ción es­ta nue­va Agat­ha in­clu­ye la pri­me­ra car­ta de Melville y un in­for­me ju­di­cial con los de­ta­lles del ca­so. ¡Me­nu­das ga­nas de leer!

Los edi­to­res in­ter­ven­cio­nis­tas ¿de­be­rían ser una me­ra em­pre­sa de ser­vi­cios? ¿Qué es ser edi­tor sino in­ter­ve­nir?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.