Ami­go Ru­bia­nes

Joan Lluís Boz­zo evo­ca en el li­bro ‘Pe­pe i jo’ al po­pu­lar ac­tor ga­lai­co­ca­ta­lán con el que man­tu­vo cua­tro dé­ca­das de amis­tad

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - JUS­TO BA­RRAN­CO Bar­ce­lo­na

No es una bio­gra­fía. Ni un re­cuen­to de anéc­do­tas hi­la­ran­tes per­pe­tra­das por al­guien ca­paz siem­pre de pro­vo­car ri­so­ta­das. Es un pa­seo por 40 años de amis­tad que, pá­gi­na a pá­gi­na, re­vi­ve a Pe­pe Ru­bia­nes. De su enor­me cul­ti­vo de la amis­tad a sus ma­nías: iba en ta­xi, aun­que fue­ra a Am­pos­ta, en vez de en trans­por­te pú­bli­co. Des­de su pa­sión por Lor­ca y Ma­cha­do has­ta su do­lor por la cen­su­ra de Lor­ca so­mos to­dos en Ma­drid. Des­de la ac­tua­ción en un cam­po de fút­bol de un pueblo de Llei­da de la que sa­lió es­col­ta­do por la Guar­dia Ci­vil –el pú­bli­co no en­ten­día su humor y en­ci­ma él se en­fren­tó a la au­dien­cia– has­ta su adic­ción al ta­ba­co, dis­pa­ra­da al de­jar el al­cohol. De sus ex­plo­sio­nes de ra­bia a su bru­tal vis có­mi­ca. Des­de su amar­ga ex­pe­rien­cia con Boa­de­lla en Ope­ra­ció Ubú –quien in­clu­so le re­co­men­dó ir a es­tu­diar ac­tua­ción a la es­cue­la de Jac­ques Le­coq– has­ta su mar­cha a Cuba y el na­ci­mien­to de sus mo­nó­lo­gos. Y, por su­pues­to, su en­fer­me­dad. Y muer­te.

Se tra­ta de Pe­pe i jo (Pòr­tic), un li­bro es­cri­to por Joan Lluís Boz­zo, ca­be­za vi­si­ble de la com­pa­ñía Da­goll Da­gom, con la que Ru­bia­nes ac­tuó en No ha­bla­ré en cla­se y An­ta­via­na. Boz­zo co­no­ció a los 16 años a Ru­bia­nes, que ya te­nía 22 y ha­cía teatro universitario. El ac­tor gallego ya po­nía poe­sía en el es­ce­na­rio y Boz­zo en­ton­ces iba para gui­ta­rris­ta y puso mú­si­ca de fon­do. “Le in­tere­sa­ba so­bre to­do la ge­ne­ra­ción del 27”, ex­pli­ca el director de Da­goll Da­gom, que re­cuer­da que en los úl­ti­mos años le ob­se­sio­na­ba la ima­gen de los úl­ti­mos mo­men­tos de Ma­cha­do, mu­rien­do él y su ma­dre en la mis­ma ha­bi­ta­ción por las pe­na­li­da­des del via­je al exi­lio fran­cés.

Boz­zo re­cuer­da que Ru­bia­nes era “muy com­ple­jo, muy con­tra­dic­to­rio, po­co ri­sue­ño, co­mo pa­sa tan­tas ve­ces con mu­chos hu­mo­ris­tas que en su mun­do in­te­rior tie­nen tris­te­za, so­le­dad. De he­cho, nun­ca qui­so acep­tar la pa­la­bra hu­mo­ris­ta, ha­cía teatro. Con­ta­ba his­to­rias que mu­chas ve­ces no te­nían na­da de có­mi­co con una fuer­za tan gran­de de co­mu­ni­ca­ción y con una vis có­mi­ca tan po­de­ro­sa que ha­cían reír”.

Boz­zo re­cuer­da que el pú­bli­co ca­ta­lán fue apren­dien­do a es­cu­char a Ru­bia­nes, pe­ro los pri­me­ros años “mu­cha gen­te se sen­tía en la ne­ce­si­dad de ha­cer­se la ofen­di­da cuan­do de­cía pa­la­bras soe­ces”. “Su ma­te­ria pri­ma era la blas­fe­mia y la pa­la­bra soez. No te­nía las li­mi­ta­cio­nes que im­pli­ca la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, par­tía del lenguaje po­pu­lar, vi­vo, un po­co car­na­va­les­co, no te­nía nin­gu­na au­to­cen­su­ra”.

Tam­bién re­cuer­da que era muy im­pul­si­vo y tu­vo mu­chos pro­ble­mas “por de­cir lo que pen­sa­ba y no pen­sar lo que de­cía, con el tiem­po lo fue con­tro­lan­do”. En ese sen­ti­do, evo­ca la po­lé­mi­ca “cuan­do di­jo ‘Es­pa­ña me la su­da por de­lan­te y por de­trás’, era al­go ex­tem­po­rá­neo, lue­go in­ten­tó ex­pli­car de qué Es­pa­ña ha­bla­ba, pe­ro hu­bo gen­te que ya en­fer­mo le pa­ra­ban y le de­cían: ‘Tie­nes lo que te mereces’”.

El li­bro repasa su cul­ti­vo de la amis­tad, sus ex­plo­sio­nes de ra­bia o su ex­pe­rien­cia amar­ga con Boa­de­lla

AR­CHI­VO JOAN LLUÍS BOZ­ZO

Joan Lluís Boz­zo y Pe­pe Ru­bia­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.