Vi­vien­das de com­ba­te

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - LLÀT­ZER MOIX

Es in­fre­cuen­te que un pro­yec­to re­ci­ba un pre­mio an­tes de ser ter­mi­na­do. Pe­ro eso es lo que les ha ocu­rri­do a las vi­vien­das de La Bor­da, que em­pe­za­ron a cons­truir­se la pa­sa­da pri­ma­ve­ra y no se acabarán has­ta la pró­xi­ma. Es­te ha si­do uno de los cin­co pro­yec­tos pre­sen­ta­dos por Bar­ce­lo­na (y ga­lar­do­na­dos) en la re­cien­te Bie­nal de Bue­nos Ai­res, jun­to a la To­rre Jú­lia, el con­jun­to de Fort Pienc, Fabra & Coats y la res­tau­ra­ción del mi­ra­dor del Tu­ró de la Pei­ra. Es de­cir, pro­yec­tos de al­to con­te­ni­do so­cial, que el ac­tual Ayun­ta­mien­to pre­sen­ta co­mo su bandera ar­qui­tec­tó­ni­ca.

La sin­gu­la­ri­dad de La Bor­da no ter­mi­na aquí. De he­cho, se pre­sen­ta co­mo la pri­me­ra coo­pe­ra­ti­va bar­ce­lo­ne­sa de vi­vien­da de nue­va plan­ta en sue­lo pú­bli­co. No na­ció co­mo ofer­ta de mer­ca­do, sino co­mo res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des de los ve­ci­nos. No es un blo­que de vi­vien­das más, sino de com­ba­te con­tra los es­pe­cu­la­do­res, cons­trui­do por una coo­pe­ra­ti­va, don­de la pro­pie­dad es co­lec­ti­va y los pisos se en­tre­gan en régimen de ce­sión de uso: los ocu­pan­tes no pue­den ven­der­los ni al­qui­lar­los a pre­cios más altos que los es­ti­pu­la­dos por la co­mu­ni­dad. El ob­je­ti­vo es blo­quear cual­quier po­si­bi­li­dad de es­pe­cu­la­ción para sus 28 pisos (con su­per­fi­cies de 40, 60 y 77 metros cuadrados), por­que aquí se pri­ma el va­lor de uso de la vi­vien­da, y no el de cam­bio o con­su­mo.

Es­tos plan­tea­mien­tos po­lí­ti­cos han lle­va­do a bus­car un má­xi­mo con­fort al mí­ni­mo pre­cio eco­nó­mi­co y me­dioam­bien­tal: los cin­cuen­ta coope­ra­ti­vis­tas ob­ten­drán su vi­vien­da de por vi­da me­dian­te una de­rra­ma ini­cial de 18.500 eu­ros y una men­sua­li­dad de 420. Tam­bién han mar­ca­do el pro­yec­to del edi­fi­cio, en el que han in­ter­ve­ni­do des­de pri­me­ra ho­ra. Y han si­do de­ter­mi­nan­tes en su con­fi­gu­ra­ción con­cep­tual, guia­da por cri­te­rios de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y sos­te­ni­bi­li­dad. De ahí que el edi­fi­cio ca­rez­ca de apar­ca­mien­to sub­te­rrá­neo y que in­clu­ya zo­nas co­mu­ni­ta­rias para pa­tios, te­rra­zas, la­van­de­ría, co­ci­na-co­me­dor, ha­bi­ta­cio­nes de in­vi­ta­dos, zo­nas de al­ma­ce­na­je, et­cé­te­ra.

En tér­mi­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos, La Bor­da se dis­tin­gue por su plan­ta ti­po co­rra­la, al­re­de­dor de un pa­tio cen­tral que sube las sie­te plan­tas del edi­fi­cio, y cierra la fa­cha­da. To­da la es­truc­tu­ra y ta­bi­que­ría es de ma­de­ra, con es­ca­sa pre­sen­cia del hor­mi­gón, sal­vo en el ni­vel in­fe­rior, que ofre­ce un pa­so pú­bli­co en­tre la ca­lle Cons­ti­tu­ció y el re­cin­to de Can Batlló, don­de se in­te­gra, fí­si­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te, La Bor­da.

Fa­cha­da de las vi­vien­das La Bor­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.