La ame­na­za de Márquez

El ca­ta­lán se ha caí­do es­te año 26 ve­ces, su ma­yor pe­li­gro para lo­grar el título

La Vanguardia (1ª edición) - - DEPORTES - TO­NI LÓ­PEZ JOR­DÀ Ches­te

Va­len­cia 2006. Va­len­tino Ros­si lle­ga lí­der a la úl­ti­ma carrera con 8 pun­tos so­bre Nicky Hay­den. El ita­liano te­nía su­fi­cien­te con aca­bar jus­to de­trás del es­ta­dou­ni­den­se para ser cam­peón por sex­ta vez se­gui­da. Pe­ro en la se­gun­da cur­va, la Doohan, un án­gu­lo lar­go a la iz­quier­da, el Dot­to­re se fue al sue­lo. Título para Hay­den, el úni­co que ga­nó.

“Pe­ro yo no pien­so en lo que le pa­só a Ros­si; só­lo en lo bueno, en los tí­tu­los que ga­né aquí en el 2010 y el 2013”, se sa­cu­de el mal fa­rio Marc Márquez, qui­ta bi­cho, para no re­edi­tar la pe­lí­cu­la de te­rror de Va­len­tino 11 años des­pués en for­ma de caí­da. Y es que ir­se al sue­lo es una de las po­cas si­tua­cio­nes que po­drían evi­tar ma­ña­na en Ches­te que el pi­lo­to de Cer­ve­ra se pro­cla­me cam­peón de Mo­toGP

EL PLAN­TEA­MIEN­TO DEL 93 “Po­dría ser con­for­mis­ta, pe­ro no es mi men­ta­li­dad; lo que me sa­le es apre­tar más, ser fiel a mi estilo”

por cuar­ta vez. Que­dar en­tre los 11 pri­me­ros le sir­ve; siem­pre que ha acabado es­te año, 14 de las 17 ca­rre­ras, lo hi­zo más arri­ba. Así que, al mar­gen de una ave­ría co­mo en Sil­vers­to­ne –bas­tan­te im­pro­ba­ble–, una caí­da es la prin­ci­pal ame­na­za, el ma­yor pe­li­gro que afron­ta el ca­ta­lán: no en vano es­te año acu­mu­la 26 re­vol­co­nes por el as­fal­to, más que en nin­guno de los otros cua­tro cur­sos en la cla­se rei­na.

Un da­to de­be­ría in­quie­tar a Marc, al me­nos por sim­ple cálcu­lo de pro­ba­bi­li­da­des: se ha ido al sue­lo en al­gún mo­men­to en ca­si to­dos los gran­des pre­mios, en 14 de los 18; la úl­ti­ma vez, ayer mis­mo, en el se­gun­do en­tre­na­mien­to, y pre­ci­sa­men­te en la re­fe­ri­da cur­va Doohan. A su fa­vor: que só­lo 2 de las 26 caídas ocu­rrie­ron en carrera (en Ar­gen­ti­na y Fran­cia); la ma­yo­ría fue­ron “bus­can­do el lí­mi­te” en los en­sa­yos (18) o arries­gan­do para con­se­guir la po­le (6).

“Es­pe­ro que sea la úl­ti­ma caí­da del fin de se­ma­na...”, sus­pi­ra Márquez, que qui­ta hie­rro a la can­ti­dad de caídas. “La ma­yo­ría vi­nie­ron en la par­te fi­nal de los en­tre­na­mien­tos, por­que bus­co el lí­mi­te. Es­ta vez no me la es­pe­ra­ba; es­ta­ba em­pu­jan­do bas­tan­te, a

ver si po­día dar más, pe­ro no ha­bía más...”, reía Marc, que in­clu­so ha­cía bro­ma de su há­bi­to de ro­dar por los sue­los. “Pa­re­ce que ya cai­ga con estilo, ¿eh? Me cai­go, pa­tino con el cu­lo y me le­van­to de golpe; pa­re­ce au­to­má­ti­co, ja­ja­ja”, des­dra­ma­ti­za el de Cer­ve­ra.

Pe­ro, an­te el ries­go in­con­tro­la­ble de ir­se al sue­lo, ¿qué pue­de po­ner él de su par­te?, le plan­tea­ba es­te dia­rio. “Pue­des cam­biar de men­ta­li­dad, ser más con­for­mis­ta, dar por bueno el rit­mo y ba­jar el pis­tón, pe­ro es­ta no es mi men­ta­li­dad. Lo que me sa­le de den­tro es apre­tar más. Y en es­te gran pre­mio se­ré fiel a mi estilo has­ta el warm-up del do­min­go, in­ten­tan­do em­pu­jar al má­xi­mo. Lue­go en la carrera ya se ve­rá có­mo es­tá Dovizioso”, se receta Marc, que con­si­de­ra tam­bién con­ve­nien­te “arran­car de la pri­me­ra lí­nea por­que así evi­tas mu­chos ries­gos en la pri­me­ra cur­va”.

En to­do ca­so, su filosofía en es­tos ca­sos siem­pre ha si­do no pen­sar en las caídas si no quie­res caer­te. Así lo hi­zo en el desen­la­ce del 2013. “Al fi­nal, si sa­les a no caer­te, no pue­des ir rá­pi­do, en­se­gui­da rue­das un se­gun­do más len­to sin dar­te cuen­ta; só­lo si es­toy con­cen­tra­do al 100% pue­do evi­tar las caídas”.

Para An­drea Dovizioso, el tro­pie­zo ayer de Marc no tras­pa­sa el ám­bi­to de la anéc­do­ta. “Él va al lí­mi­te siem­pre, se cae mu­chas ve­ces, pe­ro no creo que sea im­por­tan­te. Só­lo él sa­be si hay un pro­ble­ma o no. Pe­ro bueno, no creo que le su­pon­ga una cri­sis”, co­men­ta­ba el ita­liano, que no por ver en el sue­lo al ca­ta­lán ha in­cre­men­ta­do sus es­pe­ran­zas de po­der ser cam­peón.

A fa­vor de Márquez, ade­más, es­tá el he­cho de que ha apren­di­do a caer­se. Por ha­bi­li­dad o por for­tu­na no se ha­ce da­ño. “Ha­go mu­chos es­ti­ra­mien­tos para es­tar más ágil, y para caer­me me­jor”, da una po­si­ble cla­ve el ca­ta­lán.

Y es que, co­mo de­cía el re­cor­da­do Joan Mo­re­ta, quien fue vi­ce­pre­si­den­te de la FIM e im­pul­sor de las ca­rre­ras de promoción del RACC don­de se ini­ció Marc y me­dia pa­rri­lla, Márquez “tie­ne un sen­ti­do es­pe­cial del equi­li­brio, igual que te­nía Cri­vi­llé; na­die en­tien­de có­mo sal­va las caídas”, co­men­ta­ba con ca­ri­ño años atrás a es­te dia­rio el pa­drino de los pi­lo­tos ca­ta­la­nes, fa­lle­ci­do en el 2015.

MO­TOGP

Marc Márquez vol­vió a caer­se ayer en el cir­cui­to Ri­car­do Tor­mo, en el se­gun­do en­tre­na­mien­to, sin con­se­cuen­cias fí­si­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.