To­do su­ce­de en un ins­tan­te

La Vanguardia (1ª edición) - - DEPORTES - J. FONT, de­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía del De­por­te, coor­di­na­dor de mo­tors­port Cen­tre d’Alt Ren­di­ment de Sant Cu­gat del V.

Jo­sep Font

To­do su­ce­de en un ins­tan­te. No con­tro­las ese ins­tan­te y pier­des tu opor­tu­ni­dad. Eso es la esencia del ren­di­mien­to. Qui­zás es­ta­bas de­ma­sia­do ner­vio­so, qui­zás no ha­bías pre­vis­to con su­fi­cien­te pre­ci­sión lo que te­nías que ha­cer, qui­zás no pu­sis­te tu cuer­po a pun­to para ese ins­tan­te… Sea co­mo sea, las lar­gas ho­ras de es­fuer­zo, el te­són y la de­di­ca­ción, la vo­lun­tad por con­se­guir ha­brán si­do en vano, por­que no has con­tro­la­do ese ins­tan­te.

¿Com­ple­ta­men­te en vano? No, com­ple­ta­men­te no. Si de ese in­ten­to fa­lli­do so­mos ca­pa­ces de ex­traer con­clu­sio­nes ver­da­de­ra­men­te úti­les para el fu­tu­ro; si so­mos ca­pa­ces de aprender de no­so­tros mis­mos, de có­mo ac­tua­mos y de las con­se­cuen­cias de nues­tras ac­cio­nes, en­ton­ces el in­ten­to no ha­brá si­do com­ple­ta­men­te en vano. Por­que, aun fa­llan­do, eso nos ha­ce me­jo­res.

La dificultad para afron­tar una si­tua­ción de ren­di­mien­to (una com­pe­ti­ción cru­cial) es­tri­ba en que so­mos cons­cien­tes de lo que nos ju­ga­mos. Con­se­guir o no el ob­je­ti­vo es muy im­por­tan­te, sin du­da, pe­ro es una cues­tión to­tal­men­te irre­le­van­te para ac­tuar de la ma­ne­ra ade­cua­da en el ins­tan­te. Lo­grar el ob­je­ti­vo o no es al­go que pue­de su­ce­der en el fu­tu­ro, que ade­más no de­pen­de to­tal­men­te de no­so­tros mis­mos (los de­más tam­bién com­pi­ten). De ma­ne­ra que cen­trar­nos en esa idea ha­rá que afron­te­mos la com­pe­ti­ción co­mo una “ame­na­za”. Eso ade­más es es­pe­cial­men­te cier­to cuan­do so­mos los fa­vo­ri­tos, los lí­de­res o los vir­tua­les ga­na­do­res que de­be­mos de­fen­der una po­si­ción o un es­ta­tus. Una vo­ce­ci­ta en nues­tro in­te­rior nos di­ce que “no po­de­mos per­der” (¡y tam­bién se lo oí­mos de­cir al pú­bli­co, a los me­dios o in­clu­so a nues­tro pro­pio equi­po!). Sin em­bar­go, sa­be­mos per­fec­ta­men­te que eso no es cier­to: “Siem­pre po­de­mos per­der”. La con­se­cuen­cia ló­gi­ca de ese en­fo­que es el es­trés, la al­te­ra­ción emo­cio­nal y una se­rie de efec­tos que en na­da ayu­dan a ren­dir, pues­to que ba­jo ese es­ta­do al­te­ra­do la pro­ba­bi­li­dad de co­me­ter erro­res es mu­cho ma­yor. Pi­lo­ta­mos rí­gi­dos, sin sen­sa­cio­nes, ate­na­za­dos por el mie­do, por los pen­sa­mien­tos, y real­men­te po­co aten­tos a lo que su­ce­de en el pre­sen­te.

Lo ade­cua­do, lo que en es­tas si­tua­cio­nes con­si­guen ha­cer los me­jo­res, es per­ci­bir esa si­tua­ción co­mo un “re­to”. Pe­ro el error más fre­cuen­te es creer que el re­to es ga­nar la carrera o el cam­peo­na­to. Pen­sar que el re­to es ga­nar es lo mis­mo que que­rer ga­nar: no apor­ta na­da nue­vo y no apar­ta de nues­tra men­te la po­si­bi­li­dad siem­pre cier­ta de no con­se­guir­lo.

Un re­to tie­ne que con­sis­tir en “ha­cer co­sas”, ac­cio­nes con­cre­tas que eje­cu­tar de una ma­ne­ra con­cre­ta en ins­tan­tes con­cre­tos. Co­mo una o dos ideas cla­ras so­bre có­mo res­pon­der en, co­mo mu­cho, un par de es­ce­na­rios po­si­bles; y qui­zás al­gu­na sen­sa­ción per­so­nal que per­mi­ta al pi­lo­to man­te­ner­se cen­tra­do en su pi­lo­ta­je. “El re­to es ac­ción” y eso es lo que per­mi­te al pi­lo­to man­te­ner­se fo­ca­li­za­do en su ac­tua­ción.

La cla­ve es: cre­yen­do que se pue­de ga­nar, acep­tar que se pue­de per­der y ac­to se­gui­do man­te­ner­se cen­tra­do en el re­to de lle­var a ca­bo la ac­ción. Y por su­pues­to acep­tar el ries­go de que cual­quier co­sa pue­de su­ce­der siem­pre. ¿No es por eso que ama­mos la com­pe­ti­ción?

Afron­tar la com­pe­ti­ción co­mo una ame­na­za es cier­to cuan­do so­mos los fa­vo­ri­tos; lo ade­cua­do es per­ci­bir­lo co­mo un re­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.